Lunes
13 de Julio de 2020
Ilustración de Yaimel
Cuquina y yo conversamos casi a diario. Quizá algún día escribamos un libro de conjunto sobre los temas que discutimos. Creo que sería gracioso: autores Cuquina y Nemo. Claro, habría que decidir cómo escribir su nombre porque nunca hemos dicho si se escribe con C, con Q o con K. Pero, volviendo al tema en cuestión, hoy en la mañana hablamos mucho acerca de las canciones infantiles.
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
Ilustración de Miguel LP
Este cuento prometí no contarlo hasta que pasara un buen tiempo, y ya de eso hace dos años. Andaba yo por Villa Clara con un amigo, cuyo nombre no voy a mencionar porque nunca me lo perdonaría. Habíamos quedado con dos santaclareñas para «dar una vuelta», pero a la cita solo asistió una de ellas.
Imagen de: 
Ilustración de Miguel LP
Ilustración de Yaimel
Mijito, tú por Oriente… ¿y mi látigo? ¿Cómo hacemos? Lo necesito». Así decía el mensaje que enviaba la directora de esta revista a mi celular al percatarse de que, por mi culpa, estaba incompleto este número de Alma Mater...
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
Fui pionero en una época dorada que ahora rememoramos con nostalgia. Miramos hacia atrás y nos parece que eran los mejores años de este país...
Imagen de: 
Archivo
Ilustración de Yaimel
Estaba en G y 25 esperando el P2. A mi lado un hombre de unos 45 y un niño de 9 o 10. Escuché al pionero preguntar: Papá, ¿qué cosa es kuniyuki?
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
¿Qué ha sido de Evangelina Ortega? Yo debiera saberlo… haberlo averiguado. Anoche soñé con ella y caí en razón: le perdí la pista.
Imagen de: 
Archivo
El arte de fugarse - Ilustración de Yaimel
En los preuniversitarios y escuelas vocacionales uno de los ritos que todo estudiante debe protagonizar es el de la fuga. Salirse del control estricto de los profesores, violar lo que está establecido en el reglamento y subvertir el orden mundial, son provocaciones que te hacen desprender gran cantidad de adrenalina.
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
Playas Cubanas

Mar

En algo no coincido con José Martí, grande entre los grandes. Yo que como él odio la máscara y el vicio, yo que quiero también echar mi suerte con los pobres de la tierra, yo, simple mortal, entre el arroyo de la sierra y el mar, prefiero el mar.
Imagen de: 
Archivo
Ilustración deYaimel
Hacía quizás un año o año y medio que no nos veíamos. Yo estaba igualito, él se veía más latinoamericano que de costumbre, pero con menos acento que la última vez. Pagó la primera cerveza a pesar de ser su cumpleaños. Gracias a mi insistencia dejó que yo pagara la segunda ronda.
Imagen de: 
Ilustración deYaimel
Fidelidad
Hace unos meses dediqué varias Habladurías a pintar la vida y milagros de los maridos engañados por sus esposas, presentando diversos tipos de ellos...

Páginas