Lunes
23 de Julio de 2018
Ilustración de Yaimel
Preocupa. Y hasta resulta lógico que así sea. ¿Podrán los jóvenes echar «palante» la Revolución? La pregunta asoma en cualquier espacio donde se debata el futuro de Cuba...
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
Ilustración de Yaimel
Andan por el mundo muchos Quijotes que construyeron historia, forjaron presente, nutrieron las venas del innegable futuro. Cabalgan por diversos confines caballeros andantes desafiando molinos, empuñando adargas, ­descreyendo imposibles.
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
Ilustración deYaimel
Allí, sobre el escenario, la trovadora derrochaba maestría musical. De pronto, unos gritos desde áreas cercanas interrumpieron su actuación ante la mirada atónita de los presentes...
Imagen de: 
Ilustración deYaimel
Licenciada María Esther Ortiz Quesada. Presidenta de la Sección de Conductas Adictivas de la Sociedad Cubana de Psicología y responsable de una sección de consejería en la revista digital Salud-Vida
«Las adicciones pueden llevar a cualquier ser humano a la nada». Con la misma franqueza que muestra cada miércoles en su programa televisivo En línea directa, conversó con Alma Mater la licenciada María Esther Ortiz Quesada.
Imagen de: 
Luis Pérez Borrero
Ilustración de Carralero
Siquiera de cuando en cuando, las clases de actuación debieran impartirse cerca de un mostrador. Ganarían las artes escénicas, si desde temprano pudiese ser suficientemente estudiado y aprehendido cada gesto, expresión facial e inflexión de la voz cuando alguien da o recibe un NO por respuesta...
Imagen de: 
Ilustración de Carralero
Ilustración de Yaimel
Hacer y vivir en un pueblo pequeño tiene desventajas y también sus puntos a favor. Cuando comencé a estudiar Periodismo —carrera de la cual me enamoré en el cuarto grado de la primaria
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
El mundo frente a ti entre la dulce individualidad y el ríspido débito social
Ser joven en Cuba tiene retos paradójicos. Ante sí vislumbran —y desafían— un dilema complejo. Por un lado van proyectos de vida, perspectivas laborales y aspiraciones espirituales, y por el otro vienen marchando a campo traviesa necesidades afectivas, choques generacionales, carencias materiales y deseos insatisfechos.
Imagen de: 
Ilustración deYaimel

Páginas