Martes
16 de Enero de 2018
El mundo frente a ti entre la dulce individualidad y el ríspido débito social
Ser joven en Cuba tiene retos paradójicos. Ante sí vislumbran —y desafían— un dilema complejo. Por un lado van proyectos de vida, perspectivas laborales y aspiraciones espirituales, y por el otro vienen marchando a campo traviesa necesidades afectivas, choques generacionales, carencias materiales y deseos insatisfechos.
Imagen de: 
Ilustración deYaimel
Venta de autos en Cuba
Si al terminar el 2013, la noticia del año fue el anuncio ―en un futuro no definido aún― del proceso para la unificación monetaria, la venta de automóviles en el mercado nacional entró pitando como fuerte candidata a la categoría de conflictiva en este 2014.
Imagen de: 
Internet
Cines de Cuba.  Fotos de archivo
Ahora voy poco a los cines, a no ser durante los festivales. Pero cuando era estudiante iba tres o cuatro veces a la semana. Y hasta más...
Imagen de: 
De archivo
Fotos de Yoandry Avila Guerra
Son la eclosión del beso eterno entre la tierra y el agua. Remontan con certera precisión las crestas de espuma que rompen en las costas y playas; también, sobrevuelan los espejos cristalinos de lagos y lagunas interiores.
Imagen de: 
Del autor
Yoel (Yoe) Suárez Fernández es uno de los 15 periodistas iberoamericanos, y el único cubano, que participó en el taller La mirada extrema, conducido por el destacado cronista argentino Martín Caparrós. Foto de Abdel Nieto
Mención Especial en género Entrevista. Concurso Manolito Carbonell
Imagen de: 
Abdel Nieto
Ilustración de Yaimel
Resulta que copiar remite a falta de autenticidad, de originalidad, a la monotonía de un estilo igualitario. Copiar es una palabra de tono amargo y debería usarse menos, aunque, por desgracia, se arraiga cada vez más en la cotidianidad estudiantil. Copiar sabe mal, sobre todo, porque recuerda al fraude.
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
Ilustración de Yaimel
La cucarachita Martina comenzó a estudiar en la Universidad. Todo iba bien hasta que un día la llamaron para cobrar el estipendio. Al verse con aquella «cantidad» de dinero entre las manos, la cucaracha inició el tormentoso y conocido camino de las dudas... ¿Qué me compraré con el estipendio?...
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel
Ilustración de Carralero
Apenas se tiene un pie dentro de la Universidad, la incertidumbre sobre el futuro laboral persiste casi hasta la fecha misma de graduación. Lo digo por experiencia propia. A mí llegaron a dibujarme la posibilidad (real) de trabajar como maestro en algún centro educativo, incluso fuera de la enseñanza superior. «Será donde el país los necesite», nos decían de forma lapidaria.
Imagen de: 
Ilustración de Carralero
Ilustración de Carralero
Quién de nosotros, al pasar frente a una fachada de vidrio o toparse con el cristal calovar de un auto —por muy apresurado que ande— no echa una miradita de reojo al reflejo de su anatomía personal? Es el poder magnético del «mimismo», que llama ante cualquier chance de «mimismear», aunque busquemos el momento en que nadie mire, o nos hagamos los que nos estamos acomodando, como por casualidad, los pelos rebeldes.
Imagen de: 
Ilustración de Carralero
Ilustración de Yaimel
Yo recuerdo mi primer día en la Universidad como si hubiese sido ayer. Y ojalá lo fuera. Pero no hay segundas oportunidades para primeras impresiones.
Imagen de: 
Ilustración de Yaimel

Páginas