Sábado
24 de Julio de 2021
«Fue hace algunos meses en medio del aislamiento social, la conversación comenzó con la respuesta de un estado. Desde esa noche, exactamente a las 10:40 p.m. mi mundo se viró al revés. Somos amigos desde hace años, jamás imaginé que en algún momento pasara algo entre nosotros».
Imagen de: 
Ilustración de @orestesbaratuti
Historias de amor en pandemia a propósito de este 14 de febrero. ¿Vives en pareja? ¿Esperas por alguien especial? ¿Detuviste tu vida amorosa y sexual hasta que esto pase? ¿La convivencia arruinó tu relación? Quizás tu historia sentimental no ha sufrido los impactos del coronavirus, o sí, y estás viviendo algo similar a Pedro, Alina, Esteban, Anita o Luisa.
Imagen de: 
Imagen tomada de pinterest.com.mx/
Foto de Elio Mirand
La pregunta que muchos se hacen sobre cuánto habría escrito José Martí de haber tenido acceso a las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones. Y es que en verdad la computadora resulta una herramienta fabulosa que dinamiza y hace más eficiente y eficaz la creación.
Imagen de: 
Elio Mirand y Gráficas: Alejandro y Jorge Sariol
El Sistema de Atención a la Familia (SAF) se ha mantenido ininterrumpidamente durante la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, queda mucho por hacer para que nuestros ancianos y personas vulnerables reciban su alimento con calidad y sensibilidad.
Imagen de: 
Cortesía de la autora - Ilustración de Karla Milena
Foto tomada de uh.cu/
Tengo que decirlo. Ser hija de un maestro es duro; lo que, a estas alturas de la vida, ese sentimiento duro tiene un sabor agridulce, a recuerdos y lágrimas.
Imagen de: 
Tomada de uh.cu/
Foto de Jorge Ricardo
En mi cortísima carrera como profesora he vivido cientos de alegrías y momentos tensos. He tenido estudiantes que me doblan la edad, he impartido clases a un hijo y a su padre al mismo tiempo, he sido la profesora de mi primo hermano, he tenido amigos que luego se convirtieron en mis estudiantes, he tenido estudiantes que hoy son grandes amigos.
Imagen de: 
Jorge Ricardo
Foto de Elio Mirand
Él, con su característico ropaje gris, se sentaba junto a nosotros, no en el habitual “promontorio” de los profesores sino a nuestra misma altura, pues decía que era un estudiante más y que también venía a aprender.
Imagen de: 
Elio Mirand
Foto de Elio Mirand
Dos cuadras y 44 escalones para honrarte. Entro, por vez primera después de su reparación, al salón Los Pasos Perdidos, en el Capitolio Nacional de Cuba.
Imagen de: 
Galería: Elio Mirand

Páginas