Miércoles
21 de Agosto de 2019

La verdad detrás de los molinos de vientos

Don Quijote se encontraba mirando el horizonte. A lo lejos, una ciudad de molinos lo esperaba… o eran gigantes.

 

—¡Qué son gigantes!

—No señor, son molinos de vientos.

—Sancho, vi gigantes. De diez metros de altura, con piernas que parecían troncos de árboles y los brazos…

—Señor, yo veo muchos molinos.

—Me quieres volver loco.

Detrás de los molinos… o gigantes, una mujer felicitaba a un muchacho.

—Muy bien Harry, has aprobado Transformaciones.

—Gracias, profesora McGonagall.

 

Brigitte Pileta Durán