Sábado
25 de Noviembre de 2017

Mella por siempre

En el feudo de BUSTAMANTE

Fuente: Archivo de la Revista Alma Mater
Ilustración de Yaimel

Antes de comenzar a escribir la crónica de este mes quiero hacer una aclaración; me han dicho muchos que Alma Mater no tenía sección dedicada a Derecho como la tiene dedicada a otras Facultades. Esta es la página para Derecho señores preguntones, yo creí que el título explicaba con claridad la idea, Bustamante no es ningún señor que posee extensos territorios sobre los cuales domine como un antiguo caballero; el doctor Antonio Sánchez Bustamante es en la carrera de Derecho la más alta cumbre, por eso la Facultad es su feudo porque él es su señor, y por eso yo puse este título.

Aclarando este asunto voy a contarles las últimas hazañas de mis compañeros, hermanos en el despertar temprano y molesto, a que nos obliga Cueto.

El día 15 de Noviembre en medio del mayor orden, lo mismo que las nacionales del día primero, se celebraron las elecciones de la Asociación de Estudiantes de Leyes, no hubo coacción, el «ejército» no se acercó al colegio, sufridos y valientes los electores hicieron filas desde las siete de la mañana hasta las cuatro de la tarde, hora en que comenzó el escrutinio, fuera del colegio dije que había orden, pero dentro, no había desorden, no, esta no es la palabra, aquello era una lucha entre Leganés y Mazorra, todo el mundo desde que pasaba por la puerta olvidaba el cerebro, se lo dejaba en las manos a Álvarez Recio, que como no bobo se dedicó a estar en la puerta de entrada, según él para poner orden, según otros para recomendarles por última vez a todos los electores que votasen por él.

¡Eres un pillín camagüeyano!

Los casos más notables que hicieron efecto en el colegio electoral fueron: La propaganda de César Sánchez en el interior del colegio, propaganda entusiasta y rara que culminó en tener que amarrarlo a un banco y ponerle mordaza; todo esto de orden del Presidente Dr. Zamora, ecuánime catedrático que mereció los aplausos de ambos bandos por su rectitud, prudencia y profundos conocimientos del Código Crowder, que aplicó sabiamente.

Otro acontecimiento que me dio mucha luz fue un almuerzo improvisado, ya sé por qué los Rotarios se reúnen en almuerzos y por qué Gustavito el Papa de la Unión citó a todos los miembros de esta para comer y a la vez celebrar elecciones.

Hicieron una recolecta (¡Ay mis tres pesos que hoy vuelan por el éter!) y Prendes el candidato de los Progresistas, como buen idem marchó a buscar el «carbón».

¡Oh mágico poder del alimento! Ante ti todas las rencillas se olvidan, y los hombres son más mansos.

Los que momentos antes eran enemigos ardorosos, los que se insultaban con furia, ahora, con aire de burgueses, sonrisa placentera y yantar apurado, semejaban una comunidad de beatíficos monjes.

En vista del éxito del almuerzo recomiendo al Dr. Aragón invite a la Unión Atlética a comer cuando tenga necesidad de hacer alguna petición.

Bernabé García Madrigal, joven honrado, laborioso y activo salió triunfante, recibiendo la primera felicitación de su contrario Fructuoso Prendes, rasgo que mucho lo enaltece.

El mayor número de votos lo obtuvo Ramiro Areces, inteligente y bondadoso estudiante del Cuarto Curso, le siguió por poca diferencia

Emilio Álvarez Recio, candidato de los Reformistas camagüeyanos «footballista» y renombrado por su fealdad épica.

El resultado de las elecciones ya es de todos conocido, sólo resta esperar que cumpliendo cada uno con su deber lleven a la Asociación por el camino del éxito, que ella merece.

Desde el próximo número esta página se hará interesantísima, no por la pluma del insignificante actual redactor, sino por la publicación de un luminoso y valioso Diccionario Histórico Biográfico de Héroes de Derecho, que está redactando un estimable compañero nuestro.

Prepárense...

La Fraternidad Delta continúa celebrando sus conferencias en la mansión del hermano Barroso.

El éxito sonríe a los hermanos, la elocuencia dantoniana de Barroso y la argumentación convincente de Entenza junto con las conferencias de los demás fraternos nos hacen pasar unos sábados deliciosos.

Allí se vive una vida espiritual como lo pudiera hacer un enciclopedista del siglo XVIII en los salones de París.

ALMA MATER, año I, No 2, p.

22. La Habana, diciembre de 1922 (Departamento Atlético, Stadium Universitario, La Habana).

Deje su comentario

*(Campos requeridos)