Sábado
25 de Noviembre de 2017

Mella por siempre

En el feudo de BUSTAMANTE

Fuente: Archivo de la Revista Alma Mater
Ilustración de Yaimel

ACUSACIÓN CONTRA EL DR. ENRIQUE LAVEDÁN

 

Señor Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

POR CUANTO: en los primeros días del pasado mes de Febrero, el Directorio de la Federación de Estudiantes formuló una acusación ante el señor Rector de la Universidad, contra el doctor Jorge García Montes, Profesor Agregado de Derecho Penal, primer curso, la que el citado Rector remitió a la Facultad de Derecho por considerar que era el Claustro de la misma el competente para conocer de ella.

POR CUANTO: en sesión celebrada por el Claustro de la Facultad de Derecho para conocer de la acusación citada contra el doctor García Montes, luego de leída y enterados todos los señores Profesores de su contenido, hubo de acordarse no tomar en consideración la misma, por estimarla infundada, no obstante citarse hechos y personas que el Directorio estaba dispuesto a probar como oportunamente hizo saber.

 

POR CUANTO: en la citada sesión en que se conoció de la acusación contra el doctor García Montes, por el Claustro de la Facultad de Derecho, el doctor Enrique Lavedán, Profesor Titular de Derecho Penal, presente en aquel acto, hubo de declarar a los allí reunidos, que él «se consideraba culpable de los cargos formulados contra el doctor García Montes, ya que el Profesor Agregado al actuar de ese modo, lo hacía en cumplimiento de las instrucciones que él le había dictado».

POR CUANTO: el Dr. Enrique Lavedán, en entrevista sostenida en su bufete con la comisión designada por el Directorio de la Federación, constituida por los señores Bernabé García Madrigal y Rigoberto Ramírez Estrada, hubo de hacer idéntica declaración de culpabilidad de los cargos de que se hacía responsable al doctor García Montes, a los citados señores.

POR CUANTO: el Dr. Enrique Lavedán hizo parecidas manifestaciones a todos sus alumnos de Derecho Penal, el primer curso, congregados en su clase a las ocho de la mañana del día 20 de Febrero último, agregando que «por la puerta que saliere el doctor García Montes lo haría asimismo él, y que de no retirarse dicha acusación renunciaría a su cátedra de Profesor Titular de Derecho Penal».

POR CUANTO: el doctor Enrique Lavedán ratifica dichas manifestaciones con su actitud adoptada más tarde, al no asistir a su clase sino en compañía del doctor García Montes, contra el que ha ratificado su acusación el Directorio, y al que los alumnos de dicha asignatura no aceptan de nuevo en ella como se lo han demostrado absteniéndose de asistir a la misma.

POR CUANTO: el doctor Enrique Lavedán no ha dado muestra de amor a su cátedra ni a la Universidad como es deber de todo Profesor de la misma, solicitando con frecuencia licencias por causas de enfermedad que no son ciertas, abandonando su cátedra para poder dedicarse con toda libertad a los asuntos de su bufete de Abogado; y lo que se comprueba por manifestaciones hechas por él mismo a los señores Bernabé García Madrigal, Eduardo Suárez Rivas y Pedro de Entenza y Joya, que en comisión del Directorio lo visitaron en los primeros días del pasado mes de enero, y a los que declaró «que su secretario particular tenía un sueldo mensual mayor que él como Catedrático de la Universidad Nacional», sin tener en consideración al expresarse de ese modo, el prestigio de esa Cátedra dado por el inolvidable González Lanuza y de la que él recoge hoy sus frutos.

POR CUANTO: el doctor Enrique Lavedán al hacer uso de las frecuentes licencias que le eran concedidas sin reparo alguno por el Rector, abandonaba las explicaciones de su Cátedra en manos de sus Profesores Agregados, quienes no están lo suficientemente preparados para ocupar una Cátedra de la importancia de la de Derecho Penal cuya asignatura es tan necesaria en el ejercicio de la Profesión.

POR CUANTO: el doctor Enrique Lavedán ha cometido el hecho insólito y sin precedente en los anales de la Universidad de La Habana, de haber acudido a la Secretaría de Gobernación solicitando el auxilio de la Policía para entrar en su aula, como puede comprobarse con la presencia que de los tres miembros de la Policía Secreta se notó en la mañana del sábado tres del actual mes de Marzo en el interior de la Universidad, sin la debida autorización del Rector, único capacitado por los Estatutos para hacer tal solicitud.

POR CUANTO: los hechos anteriormente relatados, que se refieren a la actitud del doctor Enrique Lavedán en relación a la acusación formulada contra el doctor García Montes, lo hacen aparecer como autor o inductor de los hechos cometidos por el citado Profesor Agregado.

POR TANTO: este Directorio estimando que dichos hechos son lo suficientemente eficaces para considerar al doctor Enrique Lavedán, como autor por inducción de los cargos formulados en su oportunidad contra el doctor García Montes.

ACUERDA:

Someterlo a la consideración del señor Decano de la Facultad de Derecho, para que elevado al señor Rector de la Universidad, en cumplimiento de lo que preceptúan los Estatutos, se suspenda al doctor Enrique Lavedán de su cargo y como consecuencia sea separado del cuadro de Profesores Titulares de la Facultad de Derecho.

 

Habana, Marzo 6 de 1923.

El Directorio

 

Lord Mac Partland

 

ALMA MATER, año II, N° 5, p. 19. La Habana, marzo de 1923 (SEDER, Stadium Universitario, Universidad de La Habana).

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)