Jueves
06 de Agosto de 2020

Mella por siempre

Función social de la Universidad

Fuente: Archivo de la Revista Alma Mater
Ilustración de Yaimel

Ya el profesorado universitario ha sido depurado aunque según dijo un eminente médico en la última sesión del Claustro hay que recordar la frase que se pone a las entradas de los manicomios: «No son todos los que están ni están todos los que son». Pero en fin, algo se ha conseguido, la obra no podría ser perfecta y radical. La Asamblea Universitaria estará organizada y funcionando dentro del presente mes, el elemento sano, joven, vigoroso y liberal, el elemento estudiantil, tomará parte en el gobierno inyectando nueva savia al viejo árbol ya caduco, de la Real y Pontificia Universidad.

El Directorio de la Federación ha comprendido que aún queda algo grandioso por hacer, y que está en la mente de todos, esto es, la verdadera función de una Universidad en la sociedad, no debe ni puede ser el más alto centro de cultura una simple fábrica de títulos, no es una Universidad latina una escuela de comercio adonde se va a buscar tan solo el medio de ganarse la vida; la Universidad Moderna debe influir de manera directa en la vida social, debe señalar las rutas del Progreso, debe ocasionar por medio de la acción ese Progreso entre los individuos, debe por medio de sus profesores, arrancar los misterios de la Ciencia y exponerlos al conocimiento de los humanos.

El Directorio consciente de la verdadera obra de la Universidad planea, ya en estos momentos, una fructífera campaña para hacer que la Nueva Universidad de La Habana, cumpla con su cometido en el conglomerado social en que vivimos.

Una Comisión de Instrucción Pública ha sido creada y esta organizará

escuelas nocturnas de la enseñanza elemental para adultos, clases de las ciencias sociales, y de todas las materias que comprende la Segunda Enseñanza. Y por último, series de conferencias dadas por los elementos más autorizados del país sobre todas las ramas del saber humano.

 

Julio Antonio Mella

 

ALMA MATER, año II, No 4, p. 11.

La Habana, febrero de 1923 (SEDER, Stadium Universitario, Universidad de La Habana).

Deje su comentario

*(Campos requeridos)