Jueves
06 de Agosto de 2020

Mella por siempre

La casa del estudiante

Fuente: Archivo de la Revista Alma Mater
La casa del estudiante

Otra  necesidad imperiosa para la existencia de la Federación es la construcción de la Casa del Estudiante. Los universitarios necesitan hacer la unión material, lo mismo que han conseguido la unión espiritual. Muy unidos están hoy los universitarios por las anormalidades de la situación, pero el día que la victoria sea nuestra en todo, el día que no necesitemos la unión para luchar, nos dividiremos y entonces todos nuestros triunfos vendrían a ser nada. Para impedir la derrota es necesario que nos unamos fuerte e indisolublemente.

La construcción de la Casa del Estudiante sería el único medio de que los estudiantes todos permaneciéramos federados y progresistas.

Una Casa-Club con taquillas, baños, gimnasio, salón de fiestas, bibliotecas, oficinas para las Asociaciones de Estudiantes y para el Directorio, sería el ideal de la juventud. Todos serían socios y si además se les concede a los miembros derechos de asistencia médica en las salas de los hospitales, especiales para los alumnos, como existe en otros países, habría hecho la Federación una obra verdaderamente digna de encomio por las ventajas que traería a los educandos.

Las cinco Asociaciones adquirirían mayor auge, serían ricas y tendrían más fuerza, porque según los planes proyectados para la realización de esta obra, una cuarta parte de la cuota que los alumnos paguen a la Federación es para la Asociación a que pertenezca el individuo.

No se crea que esto es algo imposible, depende de los hombres que los lleven a cabo y de que sean hombres de acción y no ilusos soñadores.

 

Debajo, al centro, un anuncio publicitario de la sastrería y camisería Unión Club, negocio de Nicanor Mella (padre de Mella) donde radicó en sus inicios la administración de la revista Alma Mater.

Anuncio publicitario de la sastrería y camisería Unión Club, negocio de Nicanor Mella (padre de Mella) donde radicó en sus inicios la administración de la revista Alma Mater.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)