Jueves
06 de Agosto de 2020

Mella por siempre

La reforma

Fuente: Archivo de la Revista Alma Mater
La reforma

¡Estudiantes!

El movimiento reformista iniciado hace unos días es ya una victoria casi completa de la clase estudiantil, nadie ni nada nos pudo hacer resistencia, el Derecho y la Justicia estaban con nosotros, por eso la opinión pública, unánime nos prestó su apoyo en todos los momentos.

Los estudiantes tenemos un sentimiento, mezcla extraña de orgullo y tristeza, orgullo por el triunfo que nos produce el engrandecimiento y regeneración de la Universidad, tristeza por haber tenido que venir esta regeneración y engrandecimiento de la Universidad a causa de la imposición de la Federación de Estudiantes.

Hubiésemos deseado que las reformas viniesen por mutuo acuerdo, que nuestros derechos se otorgasen espontáneamente.

No pudo ser después de todo, la Fuerza es aliada del Derecho, bendigamos el acto rebelde de la toma de la Universidad, que demostró a todos, cuán grande es la actual organización de los estudiantes, cuán poderosa es nuestra Federación, cuán altos son nuestros ideales.

Dijo el Maestro, en la Asamblea del Aula Magna: «No es de hombres sensatos quitar importancia a los hechos sociales. Con el de la huelga de estudiantes, estamos ante uno de gran importancia.—E. J. Varona».

De gran importancia es en verdad el movimiento estudiantil, es un motivo de optimismo para el porvenir, demuestra cómo la nueva generación que será dueña de los destinos de la patria, es una generación digna sucesora de las virtudes e ideales de los Martí, Maceo, Gómez; no es igual a la generación actual, de los (?) la que tiene el poder para el lucro, no para el desarrollo de las grandes ideas, la que sirvió a la Libertad para luego prostituirla, la que encumbra a la mediocridad, al «rastacuerismo » y posterga en sus torres de marfil, en el país del olvido, a los grandes pensadores y genios, en fin, la que ha vendido la soberanía al extranjero... Patria, madre doliente, contempla con orgullo a tus jóvenes hijos, admira su grito de rebeldía y siente honda satisfacción al conocer sus virtudes.

¡Ojalá sirva el gesto cívico de la juventud universitaria, como ejemplo, a los adultos de hoy, y tras la regeneración de la Universidad venga la de Cuba!

La característica de este movimiento ha sido la cordura, el buen tacto con que se han provocado los acontecimientos, la causa del éxito parcial todavía, es la unión existente entre los estudiantes del país que como un solo hombre, han respondido al llamamiento de los universitarios.

Aún la victoria no se ha conseguido, el Dr. Menocal ha sido suspenso en las labores de su cátedra, pero todo lo demás, la autonomía, representación, la depuración del Claustro, están por venir, mantengámonos, como hasta ahora, unidos en apretado haz, esto nos dará la victoria final.

La lucha es de vida o muerte, si perdemos, se perderá todo, el curso, el honor de la Universidad, nuestro nombre glorioso, seguiremos siendo los parias de antes pero ahora, para siempre.

Hagamos todo por el triunfo, ya que nos va la vida y el honor, no se nos tenga que decir después como al rey bárbaro vencido: «No llores como mujer lo que no supiste defender como hombre».

 

Julio Antonio Mella

 

ALMA MATER, año II, N° 3, p. 11. La Habana, enero de 1923 (Biblioteca Central, Universidad de La Habana, Hemeroteca).

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)