Miércoles
15 de Julio de 2020
Ciencia y tecnología

5 de junio: Controversias en Medio del Ambiente

Autor: Jorge Sariol
Fotos: Tomadas de varios medios
Fecha: 5 de Junio de 2020
5 de junio Día mundial del medio ambiente.  Foto tomada de radiobayamo.icrt.cu/

«El océano de la verdad se extendía,
inexplorado, delante de mí»
Isaac Newton (1642-1727)
físico y matemático británico

 

En tiempo en que la terrible pandemia de la COVID-19 ha puesto en trance la salud de muchos y por igual ciertos valores sociales en debates y en crisis muchos postulados políticos, como nunca antes la dimensiones planeta y humanos no pueden verse separados.

Cada cinco de junio el mundo celebra el día del medio ambiente[1] y también debía ser ocasión para debatir cuán importante es entender de qué sirve salvar al planeta sin salvar también al ser humano.

Hace pocos días el mundo dedicaba la jornada a la biodiversidad, con insistencia en los últimos años en salvaguardar no solo la diversidad biológica, sino también promover el bienestar humano y los procesos de su desarrollo. Al parecer en muchos lugares de planeta fue obviada la admonición, acosados por la calamidad pavorosa.

Como parte del mundo, también en nuestro país precisamos de entender las complejidades que supone la paradoja.

Por definición se entiende como Diversidad Biológica, toda manifestación de vida en el planeta, desde los genes, las células y microorganismos, hasta los ecosistemas, con el ser humano como eje.

Es tan grande la variabilidad de los componentes vivos de los ecosistemas —denominado en su conjunto como biota— que según los expertos solo conocemos un tercio en sus tres niveles básicos: la Diversidad Genética, la Diversidad Específica o de Organismos y la Diversidad Ecológica o de Ecosistemas.

Y es lógico que estos tres ámbitos precisen de armonizarse, sin creer que uno, cualquiera, es el centro de todo.

Cartel tomado de Juventud Técnica

Los humanos, ciertamente tenemos la tendencia a creernos que somos el centro. Pero llega una pandemia como la COVID y nos advierte que la vida es corta y solo somos esas partículas momentáneas, parte de un todo que en ocasiones se desarticula.

Nada escapa a la complejidad de la biota, pero un detalle otorga, desde luego, un punto de ruptura: queramos o no, inciden las razones sociales. Y eso debiera darnos otra dimensión —que no siempre va en positivo—, en capacidad de análisis para tomar decisiones a favor de todos y actuar además en consecuencia.

Son muchas las cuestiones en pro y en contra. Cuando cada 5 de junio buena parte de la humanidad ponga al medioambiente en el centro de atención, vale insistir en la buena voluntad de salvaguardar no solo el concepto en abstracto, sino también promover el bienestar humano y los procesos de su desarrollo, en medio de la diversidad biológica y sus contradicciones en este planeta que habitamos.

 

Foto tomada de guerrillero.cu/

[1]En Cuba para esta edición fue elegida como sede de la celebración nacional la provincia de Pinar del Río y las razones son muchas. De modo general el país se aviene a una estrategia que reúne bajo el nombre de «Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático», también conocido como Tarea Vida un universo más allá del medioambiente como entorno.

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)