Domingo
07 de Marzo de 2021
Deporte

60 SNB: Récords y rarezas en una serie atípica

Autor: Duanys Hernández Torres y Benigno Daquinta
Fotos: Roberto Morejón
Fecha: 4 de Noviembre de 2020

La 60 Serie Nacional de Béisbol dedicada al 60 aniversario de la creación de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) pasará a la historia por ser un torneo atípico en muchos aspectos. El certamen se vio aplazado por cinco meses debido a la propagación de la COVID-19 en el país. Los atletas tuvieron que reinventar sus planes de entrenamiento individuales desde casa, y en solo seis semanas los conjuntos se pusieron a punto para el largo torneo.

Con estrictos protocolos de seguridad fue posible el inicio del evento, pero sin público en los estadios. Un sabor agridulce para los peloteros que necesitan sentir la presencia de los fanáticos. Pero más allá de estas particularidades, en la serie se han dado sucesos bien curiosos.

Récords increíbles en el primer tercio

Según los archivos estadísticos del inagotable Benigno Daquinta, se han registrado récords muy interesantes en la primera parte de este torneo. El regreso del lanzador camagüeyano Yusney Saborit marcó una de esas hazañas.

El zurdo de los Toros de la Llanura demoró seis años, nueve meses y 24 días para repetir una victoria en series nacionales. Su último triunfo databa del 9 de diciembre de 2013 ante Matanzas, por lo que necesitó 2490 días para sumar otro juego ganado a sus archivos. Casi nada.

En esta temporada alcanzó sus dos primeras victorias en la misma semana entre el 3 y el 8 de octubre. Proeza esta que le sirvió para salir elegido como el Jugador Más Valioso en esos siete días.

Caricatura tomada del perfil en Facebook de Bola Viva: Roberto Carlos Serrano

Saborit superó los seis años, dos meses y 15 días que demoró el zurdo indómito Rubén Rodríguez en alcanzar su victoria 99 en nuestros clásicos. Otros lanzadores que demoraron bastante en sumar un triunfo fueron el tunero Carlos Juan Viera (cuatro años, nueve meses y nueve días), y el zurdo cienfueguero Alexander Quintero, quien necesitó cuatro años, un mes y once días.

Otro gran protagonista ha sido el mánager debutante Michael González. El timonel de los Huracanes de Mayabeque dirige con el mismo ímpetu que mostró como jugador en su provincia y como refuerzo.

Michael González. Foto de Alain Mira

Michael igualó la marca de utilizar a doce lanzadores en un mismo partido. Antes lo había concretado el Matanzas de Víctor Mesa el 8 de abril de 2014 en la 53 Serie ante Pinar del Río. Lo curioso es que Mayabeque ganó este partido con marcador de nocaut 19–9 ante Industriales, y Matanzas cedió 5–12 ante Pinar del Río.

En este partido entre Huracanes y Leones se estableció la marca de más lanzadores utilizados por ambos equipos con 19, ya que siete serpentineros azules tuvieron acción.

La anterior marca era de 17 en dos partidos en los que estuvieron enrolados equipos yumurinos dirigidos por Víctor Mesa. El 25 de febrero de 2011 la selección de Ciego de Ávila le propinó nocaut de 24–14 a Matanzas. En ese juego actuaron once lanzadores por los Cocodrilos y seis por los Tigres.

El 13 de abril de 2014, cinco días después de los doce lanzadores utilizados por Víctor Mesa, Pinar mandó a la lomita a once serpentineros por seis de sus rivales para sumar 17. Los vegueros ganaron ese duelo con marcador de 9–8 en once entradas.

El otro récord increíble fue el establecido por Granma para un partido de nueve entradas. Los lanzadores de ese equipo regalaron 18 boletos en la derrota del martes 13 de octubre ante Camagüey. Lo curioso es que ese encuentro lo abrió el derecho Lázaro Blanco, uno de los mejores lanzadores de Cuba, y quien se caracteriza por su exquisito control. Anteriormente el cuerpo de tiradores de Matanzas le había regalado 18 boletos a Pinar del Río el 12 de marzo de 2004, pero en 13 entradas de labor.

En el duelo entre Alazanes y Toros se concretaron 24 bases por bolas entre los dos conjuntos, pero no constituye un récord, aunque se acercó bastante. El 20 de septiembre de 2015 Villa Clara y Artemisa se cayeron a bases por bolas cuando cada equipo le regaló al otro trece boletos.

Marcas inesperadas y números redondos

Otros hechos llamativos se han dado en este torneo, aunque sin llegar a establecer cotas. El torpedero Juan Miguel Martínez cometió tres errores en la tercera entrada del tercer duelo entre Cocodrilos y Leones el 15 de octubre. Sin embargo, el récord le pertenece al camagüeyano Luis González, quien jugando en tercera base cometió cuatro marfiladas en el quinto inning del juego celebrado el 5 de diciembre de 2014 ante la Isla de la Juventud.

Los Elefantes de Cienfuegos no tienen nada de lentos. En los primeros 26 juegos de la temporada conectaron 17 triples, y al menos siete jugadores registran batazos de este tipo. Esta fue la misma cantidad de triples que los convirtieron en líderes durante los noventa juegos de la campaña pasada.

Felix Rodriguez. Foto de Roberto Morejón

De seguir con ese frenético ritmo superarían los 44 que concretaron en la LI Serie Nacional de Béisbol, aunque la tarea resulta titánica. El récord para una temporada lo tiene Villa Clara con 48 triples en la XL Serie. Parece una marca de otra galaxia.

Entre las marcas redondas sobresale Yoelvis Fiss, quien se convirtió en el jugador 21 en llegar a las mil carreras impulsadas y el primero de su provincia. Otro avileño el receptor Osvaldo Vázquez arribó a los 100 jonrones en el estadio Latinoamericano.

El capitalino Stayler Hernández también llegó al centenar de cuadrangulares para convertirse en el jugador 132 en conseguirlo y en el decimosexto capitalino.

Stayler Hernandez. Foto de Roberto Morejón

En cuanto a lanzadores Yoanny Yera resultó el número 77 en conseguir las cien victorias en series nacionales, quinto matancero y decimosegundo zurdo, y el onceno en tener más de cien victorias y mil ponches.

Yoenni Yera. Foto de Roberto Morejón

Le siguió los pasos el avileño Yander Guevara, quien pudo arribar el mismo día que Yera, pero tuvo que esperar otras dos salidas para concretar la hazaña. No pudo ese mismo día ante Santiago de Cuba y tampoco ante Guantánamo. Lo consiguió frente a Holguín el 21 de octubre en el regreso del béisbol al estadio José Ramón Cepero. Se convirtió en el quinto avileño en arribar a la respetable cifra.

Yander Guevara. Roberto Morejón

Lisbán Correa también llegó a los cien jonrones en series nacionales el jueves 22 de octubre ante Villa Clara. El capitalino lo consiguió veinte años después que lo hiciera su padre Iván. Es la segunda pareja de padre-hijo que logra la hazaña solo antecedidos por Lourdes y Yuliesky Gurriel.

Otras hazañas y marcas interesantes llegarán en esta atípica serie. Un torneo que será recordado por el silencio en las gradas, y las rarezas que siempre sorprenden. Porque el béisbol es tan veleidoso que siempre puede arrancarnos una señal de asombro.

 

Le sugerimos...

Orel Morales: de Santa Clara a seleccionador nacional en España

Béisbol y softbol en Cuba: ¿primos o enemigos?

Deje su comentario

*(Campos requeridos)