Domingo
22 de Septiembre de 2019
Historia

95 años…

Autor: Rodolfo Romero Reyes
Fotos: Ilustración de Carralero
Fecha: 22 de Marzo de 2017
Federación Estudiantil Universitaria (FEU).  Ilustración de Carralero

Nació un 20 de diciembre de 1922, en el seno de una universidad humilde de vocación y revolucionaria en ideología y pensamiento. Vio la luz en la Colina de Aróstegui, lugar hacia donde el 1ro. de mayo de 1902 se trasladó la sede de la —fundada casi dos siglos atrás el 5 de enero de 1728— Real y Pontificia Universidad de San Jerónimo de La Habana.

Nace al calor de las luchas internas universitarias que impactaron no solo en el interior de la casa de altos estudios, sino en la convulsa sociedad cubana de la segunda década de los años 20 en Cuba. Fue bautizada como Federación Estudiantil Universitaria y su nombre, escrito para la eternidad en las páginas de gloria de esta nación, se repetiría, abreviada en sus siglas, de forma contundente: la FEU.

¿Fundadores? Lo más genuino y revolucionario de la juventud de la época. Un grupo de imberbes entre los que figuraban Felio Marinello como presidente y Julio Antonio Mella como secretario; este último, su líder indiscutible. ¿Palabra que la define? Luchas. Sin asomo de duda, una de las organizaciones latinoamericanas que nunca, en ya casi cien años, ha dejado de luchar.

El propio Mella es asesinado en México, por orden del dictador cubano Gerardo Machado por el delito de ser un incansable luchador contra las injusticias. En agosto de 1933, cae el tirano. Entre las fuerzas decisivas que lo derrocan figura la FEU, que aun con el nuevo gobierno sigue en pie de guerra y logra que se apruebe, por decreto presidencial, la autonomía universitaria.

Cuando inician los 40, se crean dos centros de altos estudios: la Universidad de Oriente y la Universidad Central Marta Abreu, de Las Villas. En ellas también se organizan los universitarios y cuando se produce el golpe de Estado de Fulgencio Batista, inician diversas vías de lucha. Mientras que en Santa Clara prohíben la creación de organizaciones que representasen los intereses de los estudiantes y trabajadores, La Habana, se consolida como el centro de la lucha clandestina.

Con los ecos del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes —encabezado por egresados de estas universidades—, es electo en el curso escolar 1953-1954, como secretario general de la FEU de la Universidad de La Habana, José Antonio Echeverría. Un año y unos meses después se crea, bajo su guía, el Directorio Revolucionario (DR) que constituiría el brazo armado de la FEU. Es bajo esta nomenclatura que la FEU participa en la firma de la Carta de México, en agosto de 1956, y organiza una de las acciones más audaces y valientes que recoge nuestra historia reciente: el asalto al Palacio Presidencial y la toma de la emisora Radio Reloj, el 13 de marzo de 1957. La voz de José Antonio, a 60 años de aquellos sucesos, sigue imborrable en la memoria de cubanas y cubanos.

La acción se realiza en un momento en que las clases estaban suspendidas indefinidamente, pues desde el 3 de diciembre de 1956 se habían clausurado temporalmente los tres centros universitarios. El fracaso de las acciones del 13 de Marzo, para nada amedrentaron a los miembros de la FEU, quienes se sumaron en decenas a la lucha clandestina o a la Sierra Maestra.

El 8 de febrero de 1958, bajo las órdenes de Faure Chomón, un grupo de integrantes del Directorio desembarcó por Nuevitas y organizó un frente de lucha en las montañas del Escambray; mientras que los dirigentes estudiantiles Juan Nuiry Sánchez, Omar Fernández y José Fontanills organizaron desde Miami una expedición aérea y aterrizaron en las proximidades de Manzanillo, el 13 de octubre, incorporándose a la lucha guerrillera.

Cuando triunfa la Revolución cubana, el 1ro. de enero de 1959, la FEU es dueña otra vez de sus universidades. La lucha, ahora dentro del proceso revolucionario, se encamina por nuevos horizontes: aumentar las universidades, hacerlas asequibles a la mayoría de la población y lograr el anhelo guevariano de pintar las aulas «de blanco, de negro, de mulato». La FEU, casi en sus cuarenta, renace con más ímpetu y con un mayor impacto social.

Los años de la década de los 60 fueron de pura efervescencia revolucionaria. Quizás por esa energía y esa inyección de vitalidad recibida a casi medio siglo de su nacimiento, llega la FEU ahora a sus 95 años con espíritu joven y comprometida. Desde ahora, y hasta su cumpleaños, dedicaremos esta sección en nuestra revista para homenajear a una de las organizaciones más longevas de Cuba y, a la vez, de las más juveniles.

 

Le sugerimos la lectura de...

  … y sin embargo, se mueven

 

Comentarios

Alejandro Pérez... (no verificado)
Imagen de Alejandro Pérez Lorenzo
28 Marzo 2017 - 8:14pm
Por un aniversario más de nuestra grande Organización nos sumamos a la alegría, la fiesta, de sus 95 cumpleaños. Siente lo cubano, Siente lo alegre, Siente lo útil, Siente lo creativo CIENCIASMEDICASARTEMISA#95FEUSIENTELAFEU

Deje su comentario

*(Campos requeridos)