Sábado
17 de Noviembre de 2018
Deporte

Adrenalina al por mayor. Deporte extremo ¿Una realidad o un sueño?

Autor: Jorge Gorgoy Crespo
Fotos: Tomada de taringa.net
Fecha: 23 de Octubre de 2017
Foto tomada de taringa.net

Deportes extremos. Quién acuñó el término? Quizás es una analogía de la vida o la invención de alguien para comercializar una práctica tan antigua como la humanidad.

Acaso la lucha por la supervivencia, en las praderas africanas o en las regiones nevadas, le impuso al hombre primitivo una meta a superar. En eso estriba la práctica de los llamados deportes extremos: superar lo imprevisto, exponer habilidades, resistencia, derrochar adrenalina, en fin, una lucha entre el deportista y las leyes de la naturaleza, o la utilización de esta en su beneficio.

Las estadísticas muestran que el error aquí se paga muy caro, una lesión te puede dejar secuelas graves de por vida o la muerte le pondrá fin a los sueños del atleta y sus seres queridos.

No obstante los trágicos números, hoy son millones los que dedican tiempo y recursos para saborear la adrenalina que anula el miedo e inspira a desafiar las alturas, las fuertes olas del mar, los rápidos ríos, montarse sobre una moto o bicicleta para recorrer escabrosos caminos y montañas, o aquellos que prefieren la inmersión en las profundidades oceánicas, por solo citar algunos de los escenarios donde se ejecutan estas prácticas deportivas.

Las primeras manifestaciones del uso del término se remontan a mediados del pasado siglo en los Estados Unidos. Ya en la década del 50 se hace más frecuente la terminología y a finales de los sesenta el bicicross, como deporte extremo nacido en la ciudad de Los Ángeles, populariza el concepto.

Quienes promueven esta carga emocional, no apta para cardíacos, tienen en los jóvenes su principal cantera. Aunque hay muchos entraditos en años que añoran someterse a tales pruebas.

En torno al concepto se incluyen deportes conocidos que en sus nuevas variantes exigen un mayor esfuerzo físico y mental. Pero con el devenir de los años otras modalidades que han surgido no poseen similitud con las populares disciplinas deportivas.

A la mayoría de ellas las une un factor común, el alto precio de los accesorios, trajes, implementos y escenarios donde entrenar. Estos últimos, si son artificiales, necesitan de mucho dinero para su construcción y si son naturales por lo regular están alejados de las ciudades o se encuentran en otros países, lo cual encarece el traslado de los atletas.

La práctica de los deportes extremos o de aventuras, como se le ha dado en llamar, no está sujeta a reglamentos, ni regulada por asociaciones o federaciones internacionales para organizar competencias.

Entre los deportes extremos más riesgosos se encuentran:

El paracaidismo: Consiste en el lanzamiento de un ser humano, desde cierta altura, usando un paracaídas para amortiguar el impacto del aterrizaje.

El puenting o bungee jumping: Una persona amarrada con una cuerda elástica, por un tobillo o la cintura, se lanza desde una altura de cientos de metros, y el otro extremo de la cuerda está atado al punto desde donde se lanzó.

El motocross: Se realiza en circuitos cerrados, físicamente es muy exigente y consiste en realizar impresionantes acrobacias a altas velocidades, donde existen curvas cerradas, superficie irregular y es necesario hacer cambios bruscos de dirección.

El montañismo o alpinismo: Nació en los Alpes a finales del siglo XVIII, y su objetivo es ascender hasta la cima de las montañas.

Actualmente hay otras versiones como son la escalada, en la cual el practicante no posee ningún equipo que lo proteja ante una caída.

El parapente: Este nació a finales del siglo XX por inventiva de quienes ascendían a las cimas de las montañas y querían bajar volando mediante un paracaídas.

La lista es amplia y cada uno de ellos tiene sus características y riesgos, aunque a todos les es común la adrenalina liberada para eliminar el miedo y el aumento de los niveles de dopamina, endorfinas y serotonina para responder positivamente al esfuerzo físico que demanda la actividad.

Los X Games

En el año 1993 el canal de televisión ESPN comenzó a madurar una idea que se concretó dos años después. Sus directivos apostaron por hacer una competencia en la cual se dieran cita los mejores en los deportes de acción.

Del 24 de junio al 1 de julio de 1995, en las ciudades de Newport y Mount Snow, en Estados Unidos, inauguraron los X Games donde se compitió en nueve disciplinas, con la entrega de medallas de oro, plata y bronce, además de un premio en metálico para los ganadores de la justa.

Estos juegos se extendieron a ­Europa, Asia y América Latina y tienen sus versiones de invierno y verano, aglutinando a millones de espectadores y miles de practicantes los cuales además de perseguir una medalla, se mueven por el interés de mostrar nuevos trucos para engrosar su prestigio de deportista.

Cuba no participa en estas lides pero sí cuenta con muchos adeptos al derroche de energía y las fuertes emociones. La práctica de estas modalidades, además de muy costosas, encuentra muchas incomprensiones en la Isla. Sobre ello estaremos hablando en un próximo trabajo.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)