Miércoles
15 de Julio de 2020
Cultura

Alta definición

Autor: Ernesto Lahens Soto
Fecha: 25 de Junio de 2020
Alta definición.  Cuenta con 20 relatos de distintos autores, ofrece una experiencia que va desde lo excitante a lo refrescante, y podría convertirse en uno de los referentes de la década en cuanto a la temática audiovisual.

Es difícil comprobar la existencia de un movimiento literario en Cuba con un estilo propio y marcado, como los que se dieron durante el romanticismo, el modernismo o las décadas de 1950 y 1960. Más bien el universo literario cubano se ha fragmentado, son diversos los autores con estilos propios que no se encuentran vinculados a ningún «-ismo» o vanguardia. Se le achaca este efecto a distintas causas, pero es evidente que este no es solo el caso de Cuba sino de gran parte del mundo. Como mencionase el filósofo francés Michel Foucault:« (…) las utopías se han transformado en heteropías, y los universos de cada individuo se diferencian formando disímiles visiones de una misma realidad».

Estas visiones de la realidad pueden retratar un mismo fenómeno desde distintos ángulos. Sucede en Alta Definición, una antología de cuentos de autores cubanos acerca de la temática de los medios audiovisuales. Pero no resulta una antología monótona y predecible, un mosaico de estilos que hacen de su lectura un espacio de sorpresa y descubrimiento. Tal y como dijera su antologadora Barbarella D´ Acevedo: «esta compilación transita por diversos géneros, desde el realismo, hasta la fantasía y la cienciaficción».

Pero este libro no es solo un punto de encuentro entre estilos, sino también entre generaciones. Autores de experiencia y renombre como Yoss, Erick Mota, Raúl Piad Ríos (ganador del Premio David de Ciencia Ficción 2017) y Ona Gutiérrez; con otros autores que publican por primera vez en el mundo de los relatos de ficción tales como Ernesto Lahens Soto (autor de esta reseña), Sofía Miragaya Bacallao (también colaboradora de Alma Mater) y Diana John Meletiche. Muchos de estos escritores tienen como punto de encuentro el Centro de Formación Literaria «Onelio Jorge Cardoso», que se ha convertido en la principal academia, sino la única, de los jóvenes narradores cubanos.

Algunos de los autores participantes en la antología son miembros de la generación Ariete. Nacida en el seno del Centro Onelio, presenta un fuerte eclecticismo entre sus integrantes. El amor por la literatura y el afán por derrumbar las barreras del mundo editorial contemporáneo son sus únicas características distintivas.

Las escasas oportunidades para publicar no son un mal que solo afecte al grupo Ariete, sino a todos los jóvenes creadores en Cuba, acrecentado en los últimos tiempos por la escasez de materias primas. Esto fue un problema a la hora de buscar una editorial para la antología Alta Definición, la cual tuvo que salir más allá de nuestras fronteras y ser publicada por la Editorial Primigenia. Aunque no se descarta la posibilidad de que pueda ser impreso y vendido en Cuba, en estos momentos solo se encuentra disponible en Amazon, tanto en formato impreso como digital.

El título, que cuenta con 20 relatos de distintos autores, ofrece una experiencia que va desde lo excitante a lo refrescante, y podría convertirse en uno de los referentes de la década en cuanto a la temática audiovisual; que al decir de la antologista está cada vez más presente en la vida actual. El suspenso, la sátira, la distopía y la crítica a la sociedad consumista y sedentaria no son ajenas a las páginas de Alta Definición; lo cual lo hace un texto acorde a distintos públicos.

Le sugerimos...

El Coronel sigue esperando a que le escriban

Memorias de un buen emperador

Deje su comentario

*(Campos requeridos)