Miércoles
13 de Diciembre de 2017
Ciencia y tecnología

Aplomos y saberes

Diálogo con una joven geofísica que sabe lo que quiere, cuándo y cómo.

Autor: Jorge Sariol
Fotos: Del autor
Fecha: 18 de Abril de 2017
Jessica Morales es una joven recién graduada de la Facultad de Ingeniería Civil, en la carrera de Geofísica de la CUJAE.  Foto de Jorge Sariol

Jessica Morales es una joven recién graduada de la Facultad de Ingeniería Civil, en la carrera de Geofísica de la CUJAE.

En la pasada VII Convención de Ciencias de la Tierra, presentó los resultados de una indagación nacida de su tesis de graduada. En su exposición, titulada “Propuesta de sectores perspectivos para depósitos de hidrocarburos en la zona Majaguillar-Martí”, Jessica se adentra en los estudios de procesamiento e interpretación  de datos, ideales  en el ámbito de la geofísica aplicada a la ingeniería geológica e hidrogeología.

Con solo 24 años, la joven es docente en la misma casa de altos estudios, en las asignaturas de Teoría del Potencial, Gravimetría y Procesamiento de datos.

«Tengo interés en desarrollarme lo más rápidamente posible» —dice sonriendo— mientras me cuenta de los cinco posgrados, un diplomado y cuánto conocimiento le sirva  para desarrollar sus capacidades.

«Estoy contenta con mi trabajo como profesora. De hecho estoy organizando una investigación pedagógica  para perfeccionar la enseñanza en una asignatura de la carrera».

Pareciera muchos frentes de batallas para una muchacha tan joven. Y se lo comento.

«No es problema para mí —dice— pues además de la docencia, parte de mi tiempo lo dedico a producción, en otros temas de investigación en el Centro de Investigaciones del petróleo (CEINPET)».

¿Qué motivó tu investigación?

«El marco de las investigaciones petroleras, el trabajo por lo general se apoya en la “sísmica”, un método de búsqueda de lo que se conoce como “trampas”, es decir, posibles estructuras“positivas”, que encierra los hidrocarburos. Sin embargo, la complejidad sísmica de nuestro país hace que no siempre sea tan efectiva como en otros lugares del mundo».

¿Incluye manejo de riesgo?

«Toda búsqueda en geofísica prevé potencial de riesgo. De lo que se trata es de investigar todos los posibles métodos, que abaraten los procesos.

«No se trata de que haya muchos o pocos. En la búsqueda de petróleo nunca serán “muchos” los estudios que se pueden hacer. Existen métodos excelentes, pero extremadamente caros y se obvian otros No convencionales, como el complejo REDOX, Aerograma espectrometría, Magnetometría, Pruebas Geoquímicas, que en el ámbito de la geofísica —eso está demostrado— tienen resultados muy satisfactorios.

«De eso se trataba mi tesis de graduada. Cuando comprobamos el nivel de certeza, utilizando parámetros de la Sísmica, se obtuvo más del  80% de certeza, que son parámetros internacionales».

Fue tu tesis de graduada ¿Supone una segunda parte?

«Sí, pero por cuestiones de licitaciones del área en que trabajé, he tenido que cambiar de zona y planeo desarrollarla en lo que se conoce como Cuenca Central, provincia de Villa Clara, lugar conocido como Majagua, con las mismas proyecciones, pero ahora para desarrollar una maestría.

«De hecho me facilita desplegar metodología distinta al Bloque 9, el escenario, donde desarrollé el trabajo de campo para mi tesis».

La Geofísica vuelve a tener relevancia en la realidad nacional.

¿Es tu percepción?

«Es indudable que Geofísica, como otras carreras, está vinculada a la producción, de manera muy activa. Y es imprescindible el trabajo unido entre geólogos y geofísicos. Nadie sustituye a nadie.

«Por lo demás, en geofísica, nadie puede considerarse especialista en “algo”, pues en este ámbito hay que tener muchos campos interrelacionados».

¿Te gustaría hacer ya un doctorado?

«Sí, estoy convencida de que hacer un doctorado ahora sería ideal para mí. Lamentablemente en Cuba se cree que por ser muy joven no se pueda hacer un doctorado. A veces pienso que es desconfiar demasiado, porque hay quien no ha justificado capacidad para ello, obviando a los que sí lo ha demostrado.

«Y por encima de todo eso, soy mujer;  y una mujer cubana además y del siglo veintiuno. Yo estoy por la igualdad de género, pero hacer un doctorado con un niño en brazos, no es igual. Y esa es responsabilidad de una madre, que quiere disfrutar esa condición. Con 24 años, tengo ahora más madurez para hacer un doctorado que para ser mamá.  Y quiero mucho ser mamá.

«Ahora necesito saber más, tener más conocimiento de mi trabajo y desarrollar mis capacidades profesionales».

Deje su comentario

*(Campos requeridos)