Lunes
03 de Agosto de 2020
Deporte

Apretadito, pero relajado

Autor: Darío Alejandro Escobar
Fecha: 9 de Diciembre de 2019

Al final se dio lo que todo el mundo intuía. Lionel Messi ganó su sexto Balón de Oro y se ubica como el único líder en el premio individual más importante del fútbol. Fue ajustada la votación, el argentino del Barcelona FC ganó por solo siete votos (686) al holandés Virgil Van Dijk (679) del Liverpool.

¿Estaremos conscientes de la época que vivimos en este deporte?

Es el sexto Balón de Oro para un jugador de 32 años. Una barbaridad. Y quizás no sea el último. Se puede discutir si se merecía el del 2010. Considero que no, para mí el premio correspondía al holandés del Inter Wesley Sneijder, pero la verdad es que el argentino siempre ha estado en la pelea. Su asignatura pendiente sigue siendo la selección nacional, aunque es injusto decir que no lo ha intentado. Ha alcanzado finales en un par de ocasiones y ha quedado a punto. No son malos resultados. Veremos si consigue un título con albiceleste antes del retiro.

También creo que nos quedaremos con la duda de qué hubiera pasado con Messi si hubiera decidido fichar por otros clubes. La pregunta pasa a terreno de la especulación, pero resulta interesante. Estamos disfrutando de un atleta capaz de transformar la historia de un club. Antes, el Barza competía bien y tenía su palmarés, pero no clasificaba en los top cinco clubes ganadores de la Champions. Ahora es favorito año tras año. El talento y la continuidad de Messi son incuestionables. Ha hecho durante muchísimo tiempo lo que otros no pudieron sostener más de un lustro.

En competencia queda Cristiano Ronaldo con cinco balones de oro. El astro de la Juve vive las horas más bajas de su extraordinaria carrera. Pronto tendrá 35 años y ya el tiempo le pasa factura. Hizo muy mal el portugués en no asistir a la gala de premiación. Un profesional no solo puede ser catalogado como tal por su desempeño especializado y excelente, sino también por la actitud asumida en buenas y malas situaciones ante sus semejantes. La ética deportiva es tan importante como los títulos. Por lo demás, ojalá se recupere y aprenda a dosificarse. Si CR7 rinde un par de años más al máximo nivel le hará muy bien al espectáculo y al mismo Messi, que ha dicho lo mucho que extraña a su rival.

Cuando veo los partidos con mis amigos en casa siempre soy el que aconseja disfrutar del momento. En un par de años le tocará reinar a Neymar, Mbappé o quizás Ansu Fati, pero siempre nos quedará esta década y un poquito más para vanagloriarnos ante nuestros descendientes de haber disfrutado a uno de los más grandes futbolistas de la historia.

El 24 de agosto del 2005, la Juventus de Fabio Capello disputó el torneo de pretemporada Joan Gamper al Barcelona de Frank Rijkaard. El técnico italiano recuerda que ver a Messi “me dejó alucinado. Que un futbolista de su edad jugara de aquella manera, ante 90.000 espectadores, sin dejarse intimidar por Balzaretti, el lateral que le marcaba y a quien parecía que conocía perfectamente por todo lo que le hacía. Tenía personalidad, calidad, dribling, fantasía. Agarraba el balón y se iba directo a portería con un descaro inusual. A los 25 minutos de partido me acerqué a Frank Rijkaard y le pedí la cesión para la Juve”. No pudo ser, pero ¿se imaginan? Felicidades campeón.


Le sugerimos…

José Mourinho: viene el lobo

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)