Martes
01 de Diciembre de 2020
Cultura

Asimetría: Mi cuarto es una isla

Yess Ramírez (Guantánamo, 1985) Poeta, escritora para niños y promotora cultural. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y coordinadora general del Proyecto Grafomanía. Autora de los cuadernos para niños Coleta, corazón de papel (2017) y Retazos (2018) y el poemario Los ombligos del mundo (2019). Ha ganado diversos premios literarios y textos suyos aparecen en publicaciones cubanas y extranjeras.

Autor: Yess Ramírez
Fotos: Tomada de amazon.es/
Fecha: 23 de Octubre de 2020

MI CUARTO ES UNA ISLA

Mi cuarto es una isla bajo un muro.
Cuatro paredes
y la esperanza de cruzar la barrera.
Siempre una barrera cercenando los tímpanos.
Siempre una barrera
por la que no puedes ver la orilla
y dejar atrás la isla,
no importa que sea lo único que tengas.

Mi cuarto es una isla entre una calle y otra.
Cuatro paredes que amarillean
dispuestas a sangrar por la barrera-muro,
el muro que no es una barrera
y donde tantos se han podrido
o han visto reventar
la posibilidad.

LA MUJER QUE EN MI HABITA DESCONOCE

que en su interior,
habitan más mujeres.
Desconocedora de su fécula primaria
no advierte la burda diferencia:
esos otros seres que comparten
sus demonios,
nunca huyen de la isla.

AUTODESTRUCCIÓN

Desde este cuarto isla sueño mis derrotas.
Útero infecundo donde se agolpa un sentimiento
que apenas reconozco,
y ese espacio que reclamo
me deja solitaria.

Al lado mis padres cavan,
las palas se pierden en la profundidad
de su disgusto,
simulacro de imagen f-a-m-i-l-i-a-r
que me produce escaras.

Al lado mi hermana
se restriega el ombligo
escribe un poema modernista,
y aparece junto al arrecife,
náufraga de sus imprevisiones.

Mis padres continúan cavando
en horas discontinuas,
saben que el tiempo
es el hilo que envuelve la esfera,
que nada pueden hacer contra el desgano
y la contorsión de esos miembros
que aseguran los doctores,
eran míos.

La isla se achica
en medio de las rejas,
la isla teme que perezca
pero solo contempla y me des-hace.

Al lado mis padres se detienen,
al lado mi hermana escribe otro poema
y los conduce a la orilla,
recodo perfecto para una despedida.

 

Le sugerimos...

De una Gioconda

 Un día de suerte

Deje su comentario

*(Campos requeridos)