Martes
21 de Mayo de 2019
Cultura

Asimetrías

Amelia García Bravo, Estudiante de Segundo Año de Ciencias de la Información, y trabajadora de la revista Bohemia.

Autor: Amelia García Bravo - Coordinador: Antonio Herrada
Fotos: Ilustración de Carralero
Fecha: 23 de Marzo de 2017
Asimetrías (Poemas).  Ilustración de Carralero

Des tiempo

En el momento oportuno o en el silencio callado,

Él seguirá su vuelo, lejano e inesperado,

Dejará dolor y angustias o alegría al desterrado,

Pero él seguirá su paso, al confín de algún pasado.

Sabrá que otros esperan y pierden mucho a su paso,

Cura heridas, mata sueños o se pierde en el ocaso,

Seguirá cambiando vidas o mostrando algún milagro,

Pero el tiempo no perdona, ¡eso dicen los más sabios!

Él, cambia al profano, o persigue al precedente,

Pero decide por otros la muerte del inocente.

No conduce a duras penas, ni pierde su fe consigo,

O puede quitar la vida como culpa o por castigo.

Es por ello Amigo Mío que me pierdo en la distancia,

Y busco en la luz del alba, la magia del sueño mío,

Por si acaso él se tropieza, o quiere morir conmigo,

yo volaré sin miedo a nada  y de la mano contigo.

Sin mirar veré tu rostro y sin tocar seré divina,

Amar será mi costumbre y mi paz tu compañía.

Olvidarme de que en la vida existe el profundo dolor,

Será la fuerza implacable para llegar al amor,

Si para ello he de sentir la magia que nadie ve,

Me lanzaré al abismo, no por miedo ni placer,

Sino porque en ese destino, intermedio de la paz,

Estarán tus manos vírgenes rescatando mi verdad.

Pero aún no llegará, y si llega, habrá llegado

No temas Amigo Mío, aquí estaré, a tu lado.

Y sin pensar que mañana será el futuro, y el ayer nuestro pasado,

Tendré en mi alma tu alma y tú en la tuya mis manos.

Tal vez en el instante que el crepúsculo acontece,

Te miraré diferente ¿qué será?, ¿será mi suerte?

Veo en tus ojos la vida y en esta la juventud,

De saber que por ti ha vuelto, mi pasión, mi plenitud,

Ese deseo implacable que envuelve todo mi ser,

Me llevó a nacer de nuevo y morir en el intento

Y a mostrarme que a tu lado

Me encuentro FUERA DEL TIEMPO.

No pensaré por segundos, ni reiré por instantes,

Fue el minuto el adecuado, fueron tus ojos de ángel,

Aquellos que por castigo o por pasión prohibida

Hoy convierten de mi ayer la despedida

Solo ahí podré decirte que ni él con su capricho,

Ha impedido que te mire, que te bese y que seas mío

No ha podido prohibirme

QUE TE AME ¡AMIGO MÍO!

 

Destierro a tu adiós

Desterrada bajo penumbras falsas

Moría bajo la noche sombría y en desolado amanecer

Quise amar, más al no poder

Me resigné a perderte, al fracaso, tal vez.

Vuelvo a verte, vuelvo a ser

Quien te amó a destellos y a contraluz ¡yo sé!

Desde el insomnio de aquella piel

Presa y cautiva de un voraz ayer.

 

Volvió tu risa y aquella voz

¡Y sin creerlo yacía perdida!

Aquella niña que dejaste, nada sabía

Ya no era un sueño, ahí estarías.

 

Al esperar ¿lo lograría?

Hasta tu encuentro ¡la lealtad que implica!

Está mi fragilidad por temor de aquello

Que fue divino, que fue misterio

Años callado y ahora despierto.

 

¡Cuenta la historia!

No me involucres

Llegaré, llegaré…

A ti, al lugar aquel

Donde fui tan tuya que mi alma dejé.

 

Luz inacabada

(…) Es preciso decir tu nombre apagado

Cuántos gritos impunes tus manos abrazan

Mi lealtad fingida y prisionera sin cárcel

De una verdad que no fue más que un adiós miserable.

Quisiera tanto bailar esta danza

Loca o vacilante de un cuerpo impaciente

Pero me prohíbes basado en tus ansias

Verme encendida o frívolamente.

Vengativa te alerto que no tengo nada más que a mí misma

No utilices mi alma dañada

Para envolver de dudas mi piel carente

Tomo otro rumbo entre nubes y suerte

Me voy un tiempo, aunque luego regrese (...)

 

Alas de espuma

Llegaron deslumbrantes, imperfectas

Con el alma rota, por probar de labios con sabor amargo, a soledad

¡Alas cobardes!

Has permitido que sobre ellas coloquen entre espinas, rosas.

Dime, soñador ¿Estás atado a sus manos o a tus miedos?

Da un paso más, rompe las cadenas que has decidido llevar

Ojos vendados han quebrado tus ganas

El deseo voraz de recorrer parajes, tu plenitud

Sacude el polvo, ponlas al vuelo

Repara con flores blancas sus heridas.

 

¡Alas de lumbre!

Si es sentimiento, deja quemar, vibrar, enloquecer

Si es solo fuego apaga con lágrimas

Arranca esos lastres de placer que nunca te han hecho el amor.

Corazón, no mueras, da un latido más

Y aún perdido muestra esa luz, deja la esperanza

No me la niegues.

 

¡Alas de cristal!

Se quiebran por el sortilegio de tu estocada

Desandar no hará que sobrevueles murallas

Mis alas no son cobardes, ni de lumbre, ni cristal

Son de espuma

Me sacrifico por las tuyas

¡Surca el aire!

 

 

Sin Preámbulos de Abril

(…) Y sin creerlo ya estaba en sus brazos

Dotada de la pasión mayor, que eran sus besos tiernos

Que ingenuidad la mía

Si pensaba que de aquel dominio excelso era dueña.

Luego en víspera divina de un abril cualquiera

¡Cómo miento!

¡Abril cualquiera!

Si fue el mejor de los abriles que han sacudido el umbral de mi vida.

Si fue la recóndita almohada de mi destello

Quien me mostró su luz y la mía que nacía

Sobre su cuerpo; y nada sabía (…)

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)