Lunes
26 de Octubre de 2020
Humor

Asimetrías: Sobre trap y otras cuestiones

Autor: Mario Miguel Rodríguez
Fotos: Ilustración de Yuset Sama
Fecha: 15 de Septiembre de 2020
Ilustración de Yuset Sama

Dividida en tres etapas, cantada por varias voces y compuesta por diferentes melodías, «Safaera» es considerada por muchos la obra cumbre del trap. En este tema, el gran Bad Bunny, Jowell & Randy y Ñengo Flow nos cuentan una historia de sexo, derroche y poliamor.

La historia comienza cuando ella—llamémosle Mami— va a dormir junto a su amado. Él, tras haberle dicho varios «piropos»un tanto indecentes, creía haberla conquistado. En cambio,es Mami quien lo sorprende y aparece desnuda a su lado,algo que él cataloga como una falta de respeto, ya que, supuestamente, había ido solo a dormir y fue ella quien decidió aprovecharse de él y de su lolypop.

De repente aparece Bad Bunny haciendo un sorprendente alarde de fe, al afirmar que «solo se puede beber o fumar si Dios lo permite». Después de este anuncio se retoma la historia donde al parecer las cosas ya han avanzado, con Mami y su amado tendidos en la cama. En medio de tanta pasión, el hombre le dice que ya no requiere de otras doncellas —usa otra palabra un poco más vulgar, por supuesto— pues ella estaba «bien buena»; y le añade un rosario de comparaciones entre sus atributos femeninos y los de las vedettes boricuas —ya sesentonas— Lourdes e Iris Chacón.

En este punto la narraciónse torna turbulenta pues aparece otro hombre interesado en Mami quien, tras un áspero silencio, grita a los cuatro vientos: «¿Mami, qué tú quieres? Aquí llegó tu tiburón». Al comienzo, esta persona solo quiere bailar con Mami: «Yo lo que quiero es perrear, perrear y perrear, y fumarme un blunt». Pero, como Mami perrea muy bien, el recién llegado decide llevar la relación a un próximo nivel.

Aparece de nuevo Bad Bunny, quien necesita desesperadamente que Mami le esconda algo en alguna parte. Cito: «Mi bicho anda fuga´o y yo quiero que tú me lo escondas». La amistad nace entre Bunny y Mami, ella le confiesa que a pesar de sus múltiples amantes, no se siente satisfecha sexualmente. Acá el Bunny, todo un caballero, se brinda a proporcionarle placer si es necesario, dejando claro que es solo un favor entre amigos, no el comienzo de una relación amorosa: «no me llames, que esto no es pa´ que me ames».

Suena una carcajada de fondo —así, sin más, de repente—. Nos percatamos en ese instante de que todo el tiempo hubo un cuarto hombre. ¿Dónde estaba? ¿Cuáles son sus intenciones con Mami? No estoy seguro de esas cuestiones. De alguna forma él ha podido observarla manteniendo relaciones con sus parejas anteriores, pues hace un comentario vulgar al respecto, incluso, quiere un selfie con ella, o mejor dicho, con una parte del cuerpo de ella.

En este punto de la trama, algunos de ustedes pensarán que Mami no ha sido del todo fiel, que no es digna del cariño de estos hombres o que la historia terminará en tragedia, en crimen pasional… o en la cárcel. Sin embargo, la canción nos guarda una última sorpresa: «Bunbun piquete. Piquete bunbun». Todos terminan en una gran orgía. Así sus autores demuestran —una vez más— que el trap es la música del futuro y que su mensaje es de amor y comprensión; una idea que queda clara en el minuto 1:28 cuando sentencian, sin un ápice de arrepentimiento: «Orientando a las generaciones nuevas».

 

Le sugerimos...

Bad Bunny: las claves de un trapero tonto

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)