Lunes
13 de Julio de 2020
Deporte

Béisbol contra la pandemia: ¿con el bate al hombro?

Autor: Duanys Hernández Torres
Fotos: Tomada de 1zoom.me/
Fecha: 27 de Mayo de 2020

El béisbol como todos los deportes ha sufrido el azote del nuevo coronavirus. Las principales ligas del mundo siguen paralizadas, y el futuro se torna incierto entre bolas y strikes.

Este deporte sigue con el bate al hombro en espera de hacer el mejor swing. Alma Mater repasa el mapa beisbolero mundial.

Lo mío primero

La 60 Serie Nacional de Béisbol tenía prevista su inauguración para el pasado 11 de abril. Ante la COVID-19 todos los eventos deportivos de Cuba que debían celebrarse durante abril y mayo quedaron suspendidos.

Este espacio de tiempo se alargó a los meses de junio y julio, por lo que la pelota cubana solo podría regresar eventualmente en el mes de agosto, si todo regresa a la normalidad.

La pandemia ha puesto en peligro el estreno de la nueva estructura del béisbol cubano. Lo cierto es que una vez alcanzada la normalización en el país los conjuntos necesitarán prepararse durante seis semanas.

¿Cuándo tendremos pelota en Cuba? ¿Hasta qué punto se verá afectada la cantidad de partidos de la primera fase? ¿Será viable poner en práctica la nueva estructura aunque no se vislumbren torneos internacionales a la vista?

Osvaldo Vento, presidente del Inder, aseguró ante las cámaras que el Inder tiene como meta realizar la 60 Serie Nacional en el año fiscal, y con no menos de cincuenta juegos en la etapa clasificatoria. Durante el próximo curso se estrenaría la edición 61 con los cambios realizados tras la consulta popular.

Ernesto Reynoso, director nacional de Béisbol, informó en entrevista online que «existen cuatro variantes de estructura para la venidera serie, todas con más de 50 partidos buscando siempre concluir en enero de 2021 para que no afecte los compromisos internacionales planteados por la WBSC.»

El directivo aseguró al periódico Trabajadores que la fecha tentativa de comienzo sería en el mes de septiembre, la 61 edición arrancaría en el mes de abril con todos los cambios aprobados previamente.

Cuba espera paciente por la normalización, y porque la pelota otra vez esté en boca de todos. Parece que tendremos Serie 60, y en 2020. Un soplo de aire entre tanta incertidumbre.

Japón y Estados Unidos desde el círculo de espera

Parecía que la liga profesional de béisbol japonés (NPB) sería la primera de los grandes torneos en arrancar. La propagación de la enfermedad ha obligado a presumibles fechas de posposición.

La temporada en Japón no comenzaría nunca antes del 19 de junio, por lo que demora todavía la acción en el territorio asiático. El Secretario de la NPB informó que la temporada tendría como mínimo 120 partidos.

El artículo 159 de dicha liga refiere que cada equipo debe jugar como mínimo 60 juegos en casa, lo que establece en 120 la cantidad de duelos para cada conjunto. Si se cumple esta normativa, el torneo no se vería tan afectado en cantidad de juegos, aunque la fecha de inicio sería determinante para poder cumplir con el artículo. Japón canceló el All Star Game planificado para los días 19 y 20 de julio.

La MLB tampoco tiene una respuesta a su problema. Nadie sabe cuándo será el Opening Day.

Según informó el diario Usa Today, la liga estudiaría la opción de crear tres divisiones con diez equipos cada una, y los conjuntos jugarían en sus propios estadios, pero sin fanáticos en las gradas.

El plan estaría sujeto a la aprobación médica pertinente, siempre que los jugadores no requieran estar aislados y se reduzcan los viajes de los equipos. También se habla de solo jugar la mitad del calendario y después la postemporada.

La MLB en reunión con sus peloteros llegó a un acuerdo para tomar importantes medidas de seguridad, y que los protagonistas no se enfermen durante el torneo, pero todavía no se ha dicho la última palabra de lo que sucederá.

Por lo pronto, la exaltación al Salón de la Fama de Cooperstown de la clase 2020 no se realizará durante este año. Inmortales como Derek Jeter y Larry Walker tendrán que esperar al 25 de julio de 2021 para que sus placas sean develadas junto a los elegidos del año entrante.

Ligas en acción

El primer torneo que comenzó oficialmente sus acciones fue la Liga Profesional de Béisbol de Taiwán. Taipei de China se adelantó desde el 12 de abril con algunas restricciones en los terrenos de juego.

La principal novedad fue incluir robots en las gradas que ofician como grupos animadores. Además, situaron a maniquíes como aficionados para alentar la competición. Tecnología al servicio del espectáculo en tiempos de pandemia aunque ya aumentaron la cantidad de aficionados a 2000 por estadio.

En Corea del Sur la Korean Baseball Organization (KBO) efectuó durante sus primeros entrenamientos un tope interescuadras con miembros de los Lotte Giants. La novedad radicó en que varios jugadores utilizaron máscaras para protegerse de una posible propagación. ¿Se imaginan a los peloteros luciendo sus nasobucos en partidos oficiales?

Este torneo asiático arrancó el 5 de mayo sin aficionados en las gradas. El comienzo de las dos ligas asiáticas constituye una noticia alentadora para este deporte.

Daños colaterales

No solo los principales torneos se han tambaleado con la pandemia. La organización mundial que rige los eventos internacionales de este deporte está en el punto de mira por los reajustes en un futuro cercano.

La Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC por sus siglas en inglés) también sufre problemas. La cancelación del V Clásico Mundial previsto para marzo de 2021 es casi un hecho, con un aplazamiento hasta 2023.

Con los torneos preolímpicos de las Américas y el  intercontinental sin celebrar tampoco hay seguridad para la cita olímpica por lo que el futuro se torna muy complicado.

Incluso la WSBC se plantea en los próximos años realizar torneos mundiales con clasificaciones regionales y solo cuatro finalistas que luchen por la corona. La epidemia de la COVID-19 ha trastocado todo en el mundo del béisbol.

La Little League International tampoco escapó al nuevo coronavirus. La serie final de las Pequeñas Ligas no se efectuará en 2020, y tampoco los ocho torneos regionales clasificatorios que ofrecían cupos para Williamsport, Pensilvania. Bayamo, el campeón cubano, no pudo salir en coche, y se quedó con las ganas de llegar a la final.

Paralización de eventos, incertidumbre, presión para cambiar fechas, tecnología al servicio del deporte, y hasta béisbol con máscaras ha traído el nuevo coronavirus. El mundo, casi en su totalidad, sigue con el bate al hombro.

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)