Sábado
16 de Enero de 2021
Sociedad

«Biden no es Obama»

Autor: Haroldo M. Luis Castro
Fotos: Tomada de EFE
Fecha: 27 de Noviembre de 2020
En las elecciones recién realizadas hubo un récord histórico de votos. De acuerdo con el medio informativo BBC en español, hubo una participación estimada del 66.3 por ciento, solo superada por el 73.7 por ciento alcanzado en los comicios de 1900, cuando las mujeres aun no podrían votar. Foto: EFE

Luego de un proceso electoral marcado por la presencia de profundas tensiones políticas, el demócrata Joseph R. Biden resultó electo como el 46 presidente de los Estados Unidos de América (E.E.U.U).

En un contexto donde el actual mandatario, Donald J. Trump, continúa sin reconocer el resultado de los comicios y a duras penas accedió en días recientes a iniciar la transición de poderes, el presente y futuro inmediato se antoja un acertijo sumamente complejo.

Por eso, la Máster en Historia Contemporánea, periodista, profesora e investigadora del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de La HabanaDalia González Delgado , conversó en exclusiva con Alma Mater para poner en perspectiva lo que acontece y pudiera acontecer en la nación norteamericana.

Se acaba de vivir un proceso electoral que, más allá del resultado, deja al país sumamente polarizado ¿Cómo puede influir esto en la administración Biden para los cuatro años que tiene por delante al frente del gobierno?

«Eso significa que Biden va a ocupar la Casa Blanca en enero con una parte de los estadounidenses pensando que él llegó ahí producto de un fraude, y a lo mejor eso es lo que está buscando Trump y los republicanos que le han seguido la corriente. Porque, incluso, aunque no consigan la victoria en sus reclamos ante los tribunales, están socavando el futuro gobierno[2] ».

Según el discurso de Trump y del núcleo duro del Partido Republicano, Biden representa a la izquierda radical dentro de la corriente demócrata. Hasta se le ha tildado de comunista. ¿Qué tanto de real hay en esto según su larga trayectoria política?

«Biden no representa a la izquierda radical. Ese fue un discurso empleado por Trump para acusarlo de comunista, para decir que Estados Unidos jamás sería un país socialista y cosas por el estilo. Un mensaje pensado para ganar votos. Es cierto que en el Partido Demócrata hay políticos como Bernie Sanders que califican como socialistas. Pero, si miramos sus propuestas, se encuentran mucho más cerca de lo que representa a la socialdemocracia en Europa.

«También hay un movimiento progresista impulsado por Sanders, Alexandria Ocasio-Cortez y otros que, aunque no han conseguido nominar un candidato a la presidencia, han alcanzado victorias importantes. Especialmente en la Cámara de Representantes.

«Estas personas proponen, por ejemplo, el acceso a servicios médicos para todos y matrículas gratuitas en las universidades públicas, aplicar el Green New Deal[3] [1], limitar el impacto del dinero en las campañas electorales cambiando el sistema de financiamiento; pero no es que sean socialistas.

«En las primarias, de hecho, Bernie Sanders era el favorito de los progresistas y Biden representaba lo que sería el establishment dentro del Partido Demócrata. Acusarlo de que personifica a algún tipo de izquierda radical simplemente no tiene sentido».

Como se sabe, Trump tiene intenciones de continuar con las impugnaciones legales de los resultados electorales ¿Cuenta realmente con alguna posibilidad de salir airoso con este recurso?

«Resulta altamente improbable que el resultado final de las elecciones vaya a cambiar. Aunque estamos hablando de un escenario en tiempo real. Mañana la situación puede indicar otra cosa porque este es un tema en permanente evolución[4] ».

¿Cuál es el peor escenario qué pudiera ocurrir al respecto?

«Podría, por ejemplo, continuar con todos estos reclamos ante los tribunales, no es ilegal que haga eso, aunque en este minuto no pareciera que esas demandas vayan a tener éxito.

«Trump ya apeló a retrasar el proceso de transición de un gobierno a otro, que normalmente ocurre de forma bastante natural e inmediata. Otra acción que está llevando a cabo es fomentar el malestar político interno, algo que no es nuevo en él. Con sus reclamos sobre el carácter fraudulento de las elecciones — aunque no tenga ni se hayan presentado pruebas de eso — ha exacerbado a parte de su base electoral.

«Otra posibilidad que puede ocurrir de aquí a enero y que en realidad es bastante aterradora, se relaciona con lo que algunos expertos han llamado el escenario WagtheDog[2]algo así como crear una crisis internacional, real o ficticia, para desviar la atención y mantenerse en el puesto. Un escenario poco probable, pero se debe tener en cuenta.

«También pudiéramos esperar la eventual renuncia de Trump antes de que se termine su mandato para que Mike Pence se convierta en presidente y le otorgue un indulto,teniendo en cuenta que el hoy presidente de E.E.U.U podría enfrentar una serie de demandas ante los tribunales federales cuando deje el cargo».

¿Qué clase de agenda política debemos esperar de Biden?

«Aquí hay una idea que me parece importante resaltar, y es que Biden no es Obama. Lo digo porque existe una tendencia a pensar que, como fue su vicepresidente, pues entonces sus políticas van a ser similares, y eso no tiene por qué ser así. Biden y Obama son políticos diferentes, con trayectorias distintas, con intereses distintos que, además, van a llegar a la presidencia en contexto regionales e internacionales diferentes y eso también tiene un peso.

«En este sentido, una de las cosas que creo que sí podríamos afirmar es que Biden ve de forma muy diferente a Trump el papel de E.E.U.U en el mundo; y es muy probable que busque cambiar el unilateralismo que ha caracterizado al actual gobierno. Que regrese al Acuerdo de París [5] y otras decisiones similares.

«También me parece que, por la situación actual de E.E.U.U, las prioridades, por lo menos al comienzo, van a dirigirse más hacia las cuestiones internas. Porque va a heredar varios desafíos de muy difícil solución: la pandemia por el coronavirus que está descontrolada, la crisis económica, el desempleo, el racismo sistémico, las protestas, la violencia policial[6] »…

Uno de los temas más abordados por Biden durante su campaña electoral fue el relacionado con las políticas a seguir para neutralizar la propagación del coronavirus, una enfermedad que hasta la fecha ha causado la muerte a más de 260 mil estadounidenses. Foto: Reuters


¿Qué desafíos deberá enfrentar en cuanto a política exterior?

«En el caso de la política exterior, lo relacionado con América Latina y el Caribe representa un tema aparte porque la consideran su área de influencia y así se comportan sin tener en cuenta el presidente o la situación del país.

«Yo no veo, por lo menos a corto plazo, posibilidades de una transformación radical de las políticas hacia Venezuela, de la agresividad contra el gobierno de Nicolás Maduro, aunque sí puede ser que los métodos cambien. Pero para hablarte ya de medidas específicas hacia Venezuela, Cuba, Brasil, China o Rusia creo que hay que esperar porque acá también juega un rol importante el equipo de gobierno, todos los actores e instituciones que de una forma u otra participan en la formulación de la política exterior[7] …

El presidente electo ya anunció la nominación de Alejandro Mayorkas, un inmigrante nacido en Cuba, como secretario de Seguridad Interior y de Antony Blinken, promotor del multilateralismo como secretario de Estado. Asimismo, designó a John Kerry, exsecretario de Estado de Barack Obama, como su enviado especial para clima y a Avril Haines como directora de inteligencia nacional. Foto: Reuters


«También hay que ver que pasa finalmente con el Congreso, ya sabemos que la Cámara va a quedar en manos de los demócratas, pero falta el Senado, donde quedan elecciones pendientes. Si los republicanos conservan la mayoría ahí, significa que asumirán la presidencia de los distintos comités. Por ejemplo, el Comité de Asuntos Exteriores y el Comité de Inteligencia también tienen relevancia en el diseño de la política exterior».

¿Y con respecto a Cuba?

«En el caso de la política hacia Cuba, esta siempre es una pregunta muy difícil porque también hay muchos escenarios posibles. Sabemos que solo el Congreso puede eliminar completamente el bloqueo, pero hay cosas que Biden podría hacer utilizando sus prerrogativas ejecutivas como quedó demostrado con Obama y también con Trump en un sentido negativo.

«Biden tendría la potestad de revertir las últimas medidas contra Cuba. Sin embargo, ¿hasta dónde está dispuesto a llegar?,¿cuándo se darían esos cambios?, ¿a qué velocidad? Creo que no hay muchas certezas con eso ahora mismo y aquí quiero añadir también el papel del Congreso.

«Después de estas elecciones habrá 10 legisladores de origen cubano — tres senadores y siete en la Cámara de Representantes — que posiblemente serán voces contrarias a cualquier tipo de normalización de las relaciones con Cuba. Las declaraciones de Biden y Kamala Harris apuntan a un regreso a políticas tipo Obama, pero eso no significa que volveremos inmediatamente a una situación como la que vivimos en 2015.

«Sería incluso más simple en algunos sentidos porque no habría que empezar de cero, sino retomar lo que ya fue una política de la que Biden también fue parte y que contó con importantes niveles de apoyo.

«Aunque, vuelvo a insistir, son escenarios posibles. No hay certeza de que realmente irá por ese camino. Quizá dejen de aplicar nuevas sanciones, pero también puede suceder que Cuba no sea un tema de prioridad inmediata para el próximo gobierno».
 

[1] El “Green New Deal” “Nuevo Acuerdo Verde” es una propuesta elaborada por la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Ed Markey — ambos demócratas — para combatir el cambio climático y promover medidas para reducir la desigualdad económica en Estados Unidos.

[2] Hace referencia a la película estadounidense exhibida en 1997 y dirigida por Barry Levinson.

Le sugerimos...

Elecciones presidenciales en Estados Unidos

Deje su comentario

*(Campos requeridos)