Lunes
14 de Octubre de 2019
Universidad

¿Cómo evitar el finalismo?

¿Quieres lograr un hábito de estudio inquebrantable? Mira aquí y no te arrepentirás.

Autor: Damepa
Fotos: Tomada de psicologiaymente.com
Fecha: 17 de Septiembre de 2019
¿Cómo evitar el finalismo? ¿Quieres lograr un hábito de estudio inquebrantable? Mira aquí y no te arrepentirás.  Foto: Tomada de psicologiaymente.com

En la universidad no todas y todos sabemos convivir con las distracciones sin perder la meta. Las amistades, los amores, la diversión, la movida cultural… o el descanso atentan contra ese tiempo precioso que debemos dedicarle al estudio. Por eso, muchas veces nos vemos ante cien notas, fórmulas, conceptos inentendibles justo el día antes de un examen.

Sí, el finalismo es una epidemia de fácil contagio, asintomática y no distingue en víctimas. Sin embargo, se puede evitar.

— No pierdas el objetivo.
Si estás estudiando una carrera es porque te trazaste la meta de ser profesional, adquirir conocimientos, lograr una especialización. Estas son reflexiones que no puedes perder de vista en ningún momento. Hay muchas distracciones y placeres en la vida y la juventud es la edad ideal para disfrutarlos, pero mantén una dosis que no afecte el reto que tú elegiste para tu futuro.

— Organiza tu tiempo.
Si tiendes al caos, la desorganización… intenta mantener este elemento fuera de los límites del estudio. Preparar el día, aunque debas hacer salvedades por imprevistos, resulta un buen método para aprovechar el tiempo al máximo. Puede serte útil que crees un horario no solo de las materias, sino de las otras actividades que puedes y quieres hacer en la semana.

— Céntrate en una actividad.
Si estás en una fiesta, no dediques una neurona a pensar en los exámenes; mas, si estás estudiando, no pienses en otra cosa que te saque de esa actividad. Es importante que meriendes, calmes la sed, te vistas cómodamente, vayas al baño, apagues el teléfono… antes de sentarte a estudiar.

— Establece una rutina.
Busca un lugar para estudiar con la menor distracción posible. Cómodo, tranquilo y luminoso. Intenta que cada día coincidan los horarios dedicados a esta actividad. Apóyate en una rutina. Por ejemplo: empieza por las tareas, trabajos, investigaciones que dejaron en las materias. Continúa repasando las clases que tuviste en el día. Haz hincapié en las dudas. Lee los libros de textos o de apoyo. Trata de elaborar un pequeño resumen con los contenidos nuevos.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)