Lunes
13 de Julio de 2020
Deporte

Cualquiera Tiene un mal día

Autor: Jorge Sariol
Fotos: Cubadebate
Fecha: 29 de Agosto de 2016

A las puertas está la versión carioca de las Olimpiadas, este año... si la crisis política brasilera y los trances el dopaje internacional lo permiten. Con la intención de prepararse para lo peor —al menos en el ámbito antidoping— cinco mil muestras serán colectadas y procesadas durante los Juegos en el Laboratorio Brasileño de Control de Dopaje (LBCB). Muchos recelan que sea ocasión para el debut, en grande, del dopaje genético

Un montón de admiradores rendidos del «bombón» Sharapova lamentamos que la tenista rusa —¡Oh, María, llena eres… de Meldonium!— fuera puesta en evidencia durante un control antidoping en el Abierto de Australia. Sucede que las cosas, según los entendidos, se pusieron cada vez más feas desde un día de junio de 2012, cuando el pedalista norteamericano Lance Armstrong era marcado por «dopaje sistémico».

Desde entonces, tras el grito ¡Que el relajo sea con orden! se multiplicaron las investigaciones científicas y el desarrollo de tecnologías de laboratorio. Todo sumado a más rigurosos controles habituales y perfeccionamiento del ya oficial —y bastante polémico— Pasaporte Biológico de los deportistas.

Y la lista de los atletas que se estimulan artificialmente engorda, tanto como la que cada año elabora la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) —World Anti-Doping Agency (WADA)—, en su tarea de encabezar la campaña mundial de cooperación por un deporte libre de fraudes.

La lucha se torna, por momentos, encarnizada o sutil, abierta o detectivesca. La carrera por la «limpieza de sangre» —y de orina— atraviesa desde ajustes de cuentas y eliminación de potenciales rivales, al menoscabo moral, público, exprofeso, de alguna estrella del momento. De todo parece haber en la lid.

Códigos y codificaciones

Las pretensiones van más allá del propósito de sancionar conductas infractoras, de exigir —por ley— la sumisión a controles de dopaje sin previo aviso, condenar la manipulación de cualquier parte del proceso, penalizar la posesión de sustancias prohibidas y escarmentar la administración de tales elementos por terceros.

La Agencia presenta cada año una Lista de Prohibiciones, válida desde el 1ro de enero al 31 de diciembre. Tal inventario comenzó en 1963, auspiciado por el Comité Olímpico Internacional (COI). Hoy pareciera un directorio telefónico.

La relación AMA —nunca mejor dicho— cataloga la estirada enumeración de compuestos en: prohibidos en todo momento, prohibidos en competición, prohibidos en ciertos deportes y los censurados por sustancias y por método.

La edición 2016 comienza por los agentes anabolizantes, que agrupan a los esteroides anabolizantes androgénicos, en una relación que encabeza el Androstenediol, pasa por la Nandrolona y cierra con la Trembolona, sumando 46 sustancias, unidas a otras con estructura química o efectos biológicos similares.

Lo anterior es solo una pequeña parte de un todo, que incluye endógenos administrados, hormonas peptídicas, factores de crecimiento, sustancias afines y miméticos, agonistas beta-2, moduladores hormonales y metabólicos, diuréticos y agentes enmascarantes y —¡no se asombren!— el uso oftálmico de los inhibidores de la Anhidrasa Carbónica.

En algunos países latinoamericanos ocurrió el caso del Oxa B12, utilizado como analgésico, antinflamatorio o antineurítico. Los médicos lo recetan para procesos dolorosos e inflamatorios osteoarticulares y extrarticulares. Pero es una sustancia específica incluida en el listado de prohibición. Varios laboratorios desactualizados no la tenían entre sus registros. Al exigirse homologación internacional para todos, saltó la liebre con varios positivos y sus escándalos correspondientes.

Cuba antidoping

Con ánimo de adelantarse al tsunami, el 13 de febrero de 2001 quedaba abierto el Laboratorio Antidoping de La Habana. Adscripto al Instituto de Medicina Deportiva, es un centro científico y  educativo, que ofrece servicios para América Latina y el Caribe, no solo para el control de dopaje, sino también para realizar estudios de Biodisponibilidad, Farmacocinética y Bioequivalencia. Su tarea dentro de frontera incluye colaboraciones con el Laboratorio Central de Criminalística, el Centro Nacional de Toxicología y el Instituto de Medicina Legal de La Habana.

Dos años y siete meses después de su fundación recibió aval internacional del Comité Olímpico Internacional (COI), que lo acreditaba legalmente para realizar pruebas en eventos deportivos. Y la actualización de la garantía ha sido continua.

«Ningún otro país como Cuba merecía un laboratorio así», dijo entonces Patrick Schamasch, director de la Comisión Médica del Comité Olímpico Internacional.

Gen sintético: más fuerte, más rápido

Se ha dicho que, por ahora, el antidopaje llega siempre en segundo lugar en esta competencia contrarreloj.

La terrible evidencia de que algo más gordo anda desencadenándose por el mundo deportivo inquieta a muchos. Lo llaman dopaje genético, en el sentido de alteración de la composición genética. Un gen sintético es incorporado al genoma del humano, directo a la médula ósea. El nuevo gen actúa como un misil, en el empeño de ir más fuerte, más alto, más lejos o más rápido. Por ahora es indetectable y exclusivamente caro.

Sin embargo, para la Dra. Dayamín Martinez Brito, jefa del Área Analítica del laboratorio de La Habana «Ciertamente ya se está hablando de incorporar el análisis endocrino, lo que hará todo más complejo y más caro. Pero en estos momentos el dopaje genético está lejos de haberse extendido y no creo que consiga mucho más que los tradicionales».

Cualquiera tiene un mal día

Y el día es peor si es de competencia deportiva, la lid es internacional y puede suponer escalada en ranking, puestos en clasificaciones o premios contantes y sonantes.

Las alternativas tienen, a veces, espacio mínimo entre la ética y el triunfo.

«Es cierto que el antidopaje le corre detrás al dopaje, pero también es cierto que las distancias se van acortando cada vez más», explica Martínez Brito.

«En mi opinión, el Pasaporte Biológico es un gran paso de avance. Se ha comprobado que los perfiles hematológicos o esteroidales, son muy estables, y dejan huella mucho después de haberse introducido el compuesto. Como instrumento de control es efectivo, porque se basa en un sistema estadístico, sobre la base de datos históricos de los deportistas en determinado período.

«Una de las tareas que se propone el movimiento deportivo en Cuba, y nuestro centro es parte de ese propósito, radica en incrementar el conocimiento entre atletas, entrenadores y médicos de la importancia de conocer no solo la lista de sustancias prohibidas, si no las razones que motivan la inclusión de determinados compuestos, porque es el caso de algunos diuréticos, que parecen inocentes —algunos lo llaman doping familiar  porque “lo tomaba una tía” o “mi abuelo lo usaba a cada rato”— pero son potenciadores de energía o grandes transportadores de oxígeno en la sangre y AMA los tiene en la lista».

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)