Viernes
07 de Agosto de 2020
Nuestro credo

Cuidemos los recursos hídricos del planeta

Fotos: Archivo
Nuestro Credo

«Año 2070. Acabo de cumplir los 50, pero mi apariencia es la de alguien de 85. Tengo serios problemas renales porque bebo muy poca agua. Creo que me queda poco tiempo. Hoy soy una de las personas más longevas en esta sociedad.

«Recuerdo cuando tenía 5 años: todo era muy diferente. Había muchos árboles en los parques, las casas tenían hermosos jardines y yo podía disfrutar de un baño de regadera hasta por una hora. Ahora usamos toallas empapadas en aceite mineral para limpiar la piel».

Así comienza un texto que desde hace algunos meses circula por la red de redes. Su título: Carta escrita en el año 2070. Con ello se pretende realizar una alerta sobre la situación de los recursos hídricos del planeta y la necesidad que todos tenemos de protegerlos.

Según organismos internacionales, la disponibilidad de agua potencial para los habitantes de la Tierra está disminuyendo constantemente, por lo que se prevé que para el 2025 la mayoría de la población estará viviendo bajo condiciones de bajo o catastróficamente bajo suministro.

Teniendo en cuenta esta problemática, el 2013 fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) «Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua».

El objetivo será dar a conocer el potencial que implicaría un aumento de la cooperación, así como difundir los desafíos que enfrenta la gestión gubernamental debido al aumento de la demanda y la baja disponibilidad del vital líquido.

También será una oportunidad para aprovechar el impulso creado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), y para apoyar la formulación de nuevos objetivos que contribuyan al despliegue de estos recursos.

Durante todo el año se convoca a la reflexión y el debate de los temas más relevantes en materia de cooperación en este ámbito: educación sobre el agua, diplomacia del agua, gestión de aguas transfronterizas, financiación, marcos jurídicos nacionales e internacionales, así como la relación de este producto con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Señala la nota de la AGNU que el agua aparece como denominador común entre los retos mundiales más importantes de nuestro tiempo, como la energía, los alimentos, la salud, la paz y la seguridad. Un correcto uso puede reducir el riesgo de la sequía o las inundaciones. Con las cuencas fluviales transfronterizas y los sistemas acuíferos que representan casi la mitad de la superficie de la Tierra, la cooperación en torno al tema se revela vital para la paz.

Cuba también se prepara para enfrentar estos desafíos, sobre la base de una concepción hidráulica que beneficie a la población y al medio ambiente. Los trasvases realizados en el Oriente del país reflejan la voluntad política de alcanzar un uso adecuado y sostenible del agua.
Todos los seres vivos, independiente del medio en que viven, aire, suelo, mares, lagos, etc., necesitan al menos de un mínimo de humedad. No por gusto en la Antigua Grecia, filósofos como Tales de Mileto, veían en ella el origen del universo.

Hoy podemos decir, a la par del Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, que somos todo el río. No permitamos que en 2070 dejen de fluir nuestras corrientes.

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)