Lunes
03 de Agosto de 2020
Nuestro credo

Cultura chatarra, fácil al paladar juvenil

Autor: Mayra García Cardentey
Fotos: Tomada de Juventud Rebelde
Fecha: 10 de Octubre de 2016
Foto tomada de Juventud Rebelde

¿Cómo alcanzar un equilibrio entre divertimento y formación en las juventudes cubanas? ¿Cómo coexistir con el consumo superficial de cuestionables contenidos y cuáles mecanismos articular para amenizar desde el audiovisual, tópicos históricos o políticos?

Estas y otras interrogantes emergen en un mes dedicado a la cultura cubana. Preocupaciones urgentes, necesarias, impostergables.

La solución no solo resulta en la exigencia de más espacios para la recreación y el consumo cultural, sino en proponer, además, mecanismos para aprovechar las opciones existentes y diversificar las alternativas de entretenimiento que hoy se reducen, en muchos casos, a bailables, discotecas y zonas de baño.

En este enmarañado problema es factor ineludible la accesibilidad económica de muchos jóvenes cubanos a espacios de ocio, especialmente la de estudiantes.

Tampoco se desconoce que en localidades, pueblos y asentamientos remotos las instalaciones resultan escasas  para algún tipo de esparcimiento, mientras no cuentan con talento local para oxigenar y proponer actividades, sin depender de giras nacionales de costosas orquestas.

A esto se suma una ineficiente divulgación cultural y la necesidad de una producción audiovisual más nacional, con la respectiva programación televisiva de proyectos del patio actualizados y atemperados en los dilemas del día a día.

Se añora diversidad, pluralidad con un enfoque al entretenimiento instructivo, y siempre con un valor de autoctonía e identidad. De igual forma, el espíritu debe mirar hacia la creación de sujetos críticos, capaces de discernir entre propuestas de mayor o menor calibre, entre lo constructivo y el más puro ocio.

La cultura chatarra es fácil al paladar juvenil, asequible, pero, ¿cómo responden ante tales retos el país, sus medios, las instituciones culturales y deportivas? Alma Mater se suma a la (pre) ocupación, y desde nuestras páginas, debate y propone.

 

Comentarios

Gicela Morales (no verificado)
Imagen de Gicela Morales
13 Octubre 2016 - 5:14pm
Gracias por reflejar esta problemática, soy madre y los fines de semana los niños adolescentes desde 12 a 15 años no encuentran opciones recreativas. Ya los parques infantiles no funcionan para ellos y la isla del coco casi no funciona la mayoría de sus aparatos parte de que tienes que llevar una millonada de dinero porque la mayoría de los aparatos son de los particulares, el Parque Lenin lo mismo ... Deben de ampliar la red de cines con películas 3D, y realizar actividades deportiva y recreativas propias para esas edades

Deje su comentario

*(Campos requeridos)