Lunes
13 de Julio de 2020
Deporte

Curiosidades olímpicas

Autor: Jorge Gorgoy
Fotos: Archivo
Fecha: 12 de Agosto de 2016
Curiosidades olímpicas, imagen de archivo

La ciudad de Olimpia, en Grecia, es considerada la cuna del olimpismo por haberse celebrado allí, en el 776 a.C., los primeros Juegos Olímpicos de la Antigüedad. Estos deben su origen a las fiestas fúnebres en honor de Pélops. Con la inscripción del nombre de los ganadores de esa primera cita los griegos iniciaron su calendario helénico.

Los juegos se efectuaron cada cuatro años, hasta el 339 d.C, cuando fueron suspendidos por decreto del emperador romano Teodosio I el Grande. Las competencias eran solo para hombres, y estos debían ser ciudadanos que entrenaban en instalaciones deportivas llamadas gimnasios (del griego común gymnos, que significaba desnudez). En esos recintos, por cierto, los ejercicios se realizaban totalmente en cueros.

Entre los atletas participantes en las Olimpiadas antiguas trascendió hasta nuestros días el nombre de Milón de Crotona. Este fortachón fue campeón seis veces en Olimpia, repitió igual cantidad de triunfos en los Juegos Píticos, diez en los Ístmicos y nueve en Nemeos. Su proverbial fortaleza se veía recompensada al comerse un ternero ¡él solo!

De la antigüedad a la modernidad

Pierre de Fredi, Barón de Coubertin, viajero infatigable y apasionado de la historia, en especial de la de Grecia clásica, se hizo escuchar en una reunión efectuada en la Sorbona de París en 1894, donde pidió la reinstauración de los juegos de la antigüedad.

A partir de esa idea, varios centenios después de la cita deportiva inicial, la ciudad de Atenas vistió sus mejores galas para dejar inaugurados, el 6 de abril de 1896, los primeros Juegos Olímpicos de la actualidad. El estadio Liburgo, construido cuatro siglos a.C., acogió a más de 70 mil personas para presenciar la apertura de la primera cita estival de la modernidad. Dato curioso, la prensa no estuvo en el acontecimiento al cual asistieron 200 deportistas, representantes de 14 naciones.

El primer campeón olímpico de Atenas 1896 fue el norteamericano James B. Connolly, en atletismo. La maratón fue ganada por el griego Spiridon Louis, y también Grecia obtuvo medallas en la prueba de natación de cien metros libres, en la que ser marinero y griego era requisito indispensable. Solo brillaron entonces medallas de plata y bronce.

La segunda Olimpiada aconteció en París, en 1900, y fue un verdadero desastre. Tuvo lugar dentro del marco de la exposición mundial y duró un periodo de cinco meses, de mayo a octubre. Los vencedores recibieron regalos en lugar de medallas: al pasar los años se supo que no había financiamiento.

El primer caso de fraude en estos eventos lo protagonizó Fred Lorz, en la cita de San Luis 1904, Estados Unidos. Al llegar a la final de la maratón, con un tiempo que sorprendió a los jueces, se conoció que hizo parte del trayecto en coche, por lo que fue descalificado.

 

Uno de los mayores bochornos de estos juegos fueron los «días antropológicos», censurados por Coubertin, ideadas para que compitieran negros, indios y sirios. De los 617 atletas participantes, 525 eran norteamericanos.

Londres 1908, 1948, 2012

Es la única ciudad que ha organizado tres citas olímpicas. En 1908 le cayó del cielo el evento. Roma era la designada, pero la erupción del volcán Vesubio, unido a los problemas económicos de Italia, la hicieron renunciar en 1907. Por primera vez, en este certamen las mujeres participaron en deportes de exhibición; además fue la más larga de la historia, pues se dilató desde abril a octubre, un total de 187 días.

A Londres 1948 viajaron muchos atletas ¡con su comida!, por estar los víveres racionados en esa urbe. Los cuarteles de la II Guerra Mundial sirvieron de villa olímpica y las medallas fueron nada menos que de hojalata.

Varias leyendas deportivas nacieron en esta cita, entre ellas, el checo Emil Zapotek «la locomotora humana», ganador del oro en 10 mil metros y plata en 5 mil. También Harrison Dillar, de Estados Unidos, quien venció en los cien metros planos y el diestro KarolyTakacs, oro en tiro rápido con pistola, disparando con la izquierda.

Londres 2012 tampoco quedaría atrás con sus rarezas, y una de ellas la protagonizó la firma Durex, en coordinacióncon el Comité Organizador del certamen al repartir, de forma gratuita, cerca de 150 mil preservativos entre los más de 16 mil atletas participantes.

La Federación Internacional de Bádminton en esos juegos se mostró implacable al suspender a una pareja de China, otra de Indonesia y dos de Corea del Sur, al dejarse ganar para tener un cruce de eliminatorias favorable a ellos.

Estocolmo 1912 establece el rumbo

En esta ocasión el Comité Olímpico Internacional decidió poner coto a los juegos dilatados en el tiempo. Esta vez se compitió del 6 al 15 de julio, y además surgieron reglas más estrictas que aparecieron paulatinamente en otras ediciones.

Allí nació el rumbo de lo que son las Olimpiadas en la actualidad y quedaron implementados el cronometraje electrónico y la photofinish para la llegada a la meta de las carreras atléticas.

En Estocolmo vieron la luz las últimas medallas hechas completamente de oro: las actuales son un 92,5 % de plata y el resto un recubrimiento áureo, lo que las hace casi iguales a las de plata. La de bronce, material que es resultado de la aleación de cobre y estaño, contiene 90% y 10% de esos elementos, respectivamente.

La ciudad belga de Amberes, en 1920, tuvo el honor de izar por primera vez la bandera olímpica, y sus ciudadanos escuchar, en la voz del atleta VictorBoin, el primer juramento.

El conde Henry de Baillet-Latour al sustituir a Pierre de Coubertin, al frente del COI, recibió su bautizo de fuego en los juegos de Ámsterdam 1928, donde las mujeres fueron autorizadas a participar como competidoras en atletismo.

Alemania, con Hitler al frente, intentó demostrar la superioridad de la raza aria con la celebración de la Olimpiada de Berlín 1936, todo un fracaso para el sistema nazi; pasarían a la historia como los primeros juegos televisados en directo, solo para la urbe sede.

A Roma 1960 le correspondió el privilegio de transmitir, en directo, para toda Europa. Allí ClassiusClay ganó oro en los semipesados, con solo 18 años y el etíope AbebeBikila triunfó, corriendo descalzo, en la maratón.

Otro adelanto televisivo llegó en Tokio 1964, al transmitirse los juegos a color para el país sede y los Estados Unidos. Cuatro años después, en México, fueron batidas 257 plusmarcas olímpicas y 27 mundiales.

Uno de los principales logros de Cuba en una cita estival fue en Montreal 1976, donde Alberto Juantorena obtuvo un doblete inédito: oro en 400 y 800 metros. Allí debutó la rumana Nadia Comaneci, quien con solo 14 años mereció siete calificaciones de diez en gimnasia deportiva.

Moscú 1980 fue boicoteada por Estados Unidos, en represalia a la ayuda prestada por los soviéticos a Afganistán: 58 naciones no asistieron a la cita. La táctica del boicot continuó, y a Los Ángeles 1984 dejaron de asistir 14 países cómo respuesta a Moscú 80.

Barcelona 92 es también recordada por muchos motivos, entre ellas la canción tema, interpretada por Freddy Mercury y Montserrat Caballé. Sin embargo, esta Olimpiada tiene el mérito de haber reunido por primera vez a todos los comités olímpicos inscritos en aquel entonces. Aunque el récord de países participantes lo ostenta Atlanta 1996, con la asistencia de 197 naciones.

Y llegamos a Río 2016. Por primera vez una nación suramericana, Brasil, organiza una Olimpiada, la cual también tendrá sus curiosidades. Pero ya les adelanto una de Tokio 2020. Los organizadores se vieron obligados a cambiar el logo del diseñador japonés Kenjiro Sano, por acusaciones de que era demasiado similar a un diseño de Olivier Debie para el teatro de la ciudad belga de Lieja.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)