Lunes
06 de Abril de 2020
Ciencia y tecnología

De regreso a la Cueva de la Guinea

Autor: Dra. Yadira Chinique de Armas
Fotos: Elio Mirand
Fecha: 28 de Febrero de 2020

Rescatar a nuestros pueblos indígenas del olvido es tarea obligatoria para las mujeres y hombres de ciencia dedicados a la reconstrucción de la historia precolonial de Las Antillas. Durante el mes de febrero de 2020 un equipo multidisciplinario de especialistas del Parque Nacional Caguanes y del Departamento de Estudios Arqueológicos y Paleontológicos del Centro de Servicios Ambientales del Citma, en Sancti Spíritus,confirmó la presencia de un sitio funerario aborigen precolonial en La Cueva de la Guinea, en Guayarues, Yaguajay.

El grupo de investigación estuvo liderado por el arqueólogo José Eusebio Chirino, de la institución antes referida, y la bioarqueóloga Yadira Chinique de Armas, miembro del proyecto Arqueología de prácticas mortuorias en comunidades aborígenes de bajos niveles productivos de Cuba, adscrito al Departamento de Arqueología del Instituto Cubano de Antropología (Citma), y profesora de la Universidad de Winnipeg. El equipo contó con la participación especial del director del Parque Nacional Caguanes, MSc. Norgis V. Hernández López, el Dr. Ulises M. González Herrera, investigador principal del proyecto de prácticas mortuorias antes mencionado(Citma) y la Dra. Silvia T. Hernández Godoy, del Grupo de Investigación y Desarrollo de la Dirección Provincial de Cultura de Matanzas.

José Eusebio Chirino refirió que en dos campañas arqueológicas dirigidas por los doctores Manuel Rivero de La Calle yJosé Ramón Dacal Moureen, en 1982, y posteriormente, por Alfredo Rankin Santander y Luis Olmo, en 1987, se exhumaron un total de siete individuos de filiación «Preagroalfarera». Desde entonces, el sitio había sido objeto de excavaciones furtivas y alteraciones antrópicas modernas, poniéndolo en una situación de vulnerabilidad que preocupara por años al arqueólogo Chirino, cuya vida laboral ha sido dedicada al estudio y protección del patrimonio arqueológico de la región.

En esta ocasión, el equipo combinó la fotogrametría, y los sistemas de información geográfica, para el registro de las evidencias arqueológicas. Excavar un sitio antiguo es como leer un libro cuyas páginas van desapareciendo a medida que se avanza en la lectura. Es por eso que hacer una adecuada interpretación del contexto, y preservar gráficamente la asociación entre sus evidencias, es tarea obligatoria de la práctica arqueológica. Con el uso de estos procedimientos, es posible entonces preservar la información en el tiempo, lo cual permite revisitar el contexto original para su estudio posterior, y poner la información a disposición de las nuevas interpretaciones que vendrán como consecuencia natural del desarrollo de la ciencia en el futuro.

Esta oportunidad sirvió como polígono de entrenamiento para que las nuevas generaciones de profesionales interesados en la arqueología fueran adiestradas en el uso de tecnologías de avanzada y de los procedimientos básicos de excavación en sitios funerarios indígenas. Como resultado, seis individuos fueron registrados en el sitio, parte de lo que parece ser un extenso espacio de enterramiento aborigen. Se pudo identificar, además, una variada fauna, predominantemente terrestre, y la presencia de numerosos elementos de la cultura material de estos grupos, incluyendo ornamentos tales como pendientes confeccionados con huesos de animales y líticos.

Con esta excavación otra etapa de investigaciones se inicia en la Cueva de la Guinea. ¿Quiénes fueron estos hombres, mujeres, niñas y niños que vivieron en la actual región de Guayarues? ¿En qué momento colonizaron el archipiélago y cómo interactuaron con su medio? ¿Qué legado dejaron a las generaciones posteriores? El grupo de investigación hará uso de disímiles técnicas disponibles en la actualidad, como los fechados radiocarbónicos, los estudios de ADN, la reconstrucción de las prácticas alimentarias, combinado de isótopos estables y paleoetnobotánica, los estudios osteológicos y de paleomovilidad, con el objetivo de reconstruir la identidad biológica y cultural de las poblaciones que utilizaron la actual Cueva de La Guinea como lugar de enterramiento. Este empeño está encaminado a recontar la historia de las poblaciones aborígenes que poblaron el archipiélago cubano e ir más allá del discurso colonialista que mostró a estos grupos humanos como arcaicos y salvajes. Una visión simplista que ha reducido más de 4000 años de ocupación indígena en el territorio a unas pocas páginas en los libros de texto de los niveles de enseñanza primaria y secundaria. Es el compromiso de los arqueólogos de hoy a hacer uso de la ciencia para narrar la historia de aquellos vencidos que no tuvieron la oportunidad de contarla.

 

Le sugerimos...

La historia desde una cueva

Deje su comentario

*(Campos requeridos)