Lunes
03 de Agosto de 2020
Sociedad

Decálogo para un buen uso del nasobuco

Autor: Texto e imágenes de Jorge Sariol
Fecha: 25 de Mayo de 2020
Decálogo para un buen uso del nasobuco

1. Utilice la tela necesaria, justo para cubrirse la boca y la nariz. No necesita media sábana para hacer un nasobuco. La eficacia es una virtud, la eficiencia una necesidad.
 

2. No se ajuste demasiado el nasobuco. Usted precisa protegerse, no disfrazarse de momia. No va a asustar a la COVID con eso.

 

3. No deje demasiado holgado el nasobuco; una simple ventolera puede convertirlo en una vela áurica y hacer de usted una tabla de surf. No se ha dado el caso, pero ¡quién sabe!…

4. Puede usarlo con elegancia, con estilo tragicomedia o en modo tecno, pero en este último caso se deberá citar la fuente, debidamente indexada, si es posible.


 

5. No se recomiendan soluciones virtuales. Un nasobuco es o no es.
 

6. Su fabricación en 3D sería lo máximo. Pero bien mirado es tecnología incosteable. (habrá oído, seguro, algo de gorriones y cañonazos).
 

7. El nasobuco está contraindicado para asaltos de banco. Ni lo intente. Es tórpido. Su letalidad rebasa el 99.9 %.


 

8. El modelo pensado para comer, beber, fumar y tener sexo (oral), sin quitárselo, está aún en fase de prueba. Yo, francamente, no veo cómo.

 

9. Los de color blanco protegen además de insolaciones; los verdes, de contaminación sonora y los rosados de falsos testimonios.


 

10. En caso de uso en fiesta de disfraces, lleve por escrito un autorizo sanitario de presunción de inocencia. Aunque la COVID-19 sea historia, puede ser que lo consideren persona Non Grata y salga por el techo.

 

 

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)