Lunes
03 de Agosto de 2020
Sociedad

Diez ejemplos de cómo la cuarentena se pone tragicómica

Autor: Isabel Cristina
Fotos: Jorge Ricardo
Fecha: 16 de Junio de 2020

1- Cuando te levantas y te das cuenta de que no queda nada por limpiar, por ordenar, por recoger y te pones, intertextual y metafórico, a deshacer el tapiz como Penélope y ensucias en la noche lo que limpiaste en la mañana, mientras le das de lado al aburrimiento y esperas con ternura la llegada de una nueva rutina.

2-Cuando llega la compra online que tanto habías esperado durante semanas y el corazón se te quiere salir de la contentura, entonces te entregan el papelito con los nombres de los productos que faltan. Descubres que solo podrás tener una parte del exquisito menú que soñaste: pollo a la barbacoa sin pollo y sin mantequilla, tostones rellenos sin relleno y arroz con leche sin leche. Por suerte, llegó la sopa de estrellas, con ese glorioso nombre, para iluminar tu mesa y apuntalar tu esperanza.

3-Cuando te paras frente al armario y ves tu ropa «de salir» con nostalgia y sabes que no puedes salir y cuando lo puedas hacer te pondrás muy feliz, pero la ropa no te quedará igual de bien porque habrás engordado unas cuantas libritas de más.

4-Cuando ya tu hijo te tiene mal y se han acabado todos los juegos inventados por el hombre en miles de años de civilización y te pones a cantarle las canciones de Arcoíris Musical y te das cuenta de que te las sabes todas, desde «Tita y Tota» hasta «El juego de los nombres» y los grandes de la casa terminan haciéndote el coro: Se abren las puertas de la fantasíaaaaaa y entra volando una flooooor… traigan sus pétalos gotas de lluvia, que bañan los rayos del sooooool. Y es solo entonces que surge la magia y transforma la sombra en coloooooor... Y hace la luz dibujando sonrisas, la vida se torna cancioooón…. Tic tac, tic tac, hace el reloj… que ya es la hora de cantaaaar, tic tac, tic tac, ya comenzooooó tu Arcoíris Musical. Ooooooooouuuuuoooooooo…

5-Cuando tocan a tu puerta después de tantos días y te peinas y te arreglas para abrir, entonces recibes con decepción a la pesquisadora del nasobuco rojo, porque esperabas con ansiedad al fumigador de la camiseta verde.

6-Cuando el día te sorprende con la maravilla de tu primera cosecha y ahora sí crees en todo eso de la agroecología y el desarrollo sostenible, entonces comienzas a hacer los cálculos de cuántos germinados en pomitos de cristal tendrás que hacer, como te enseñaron en la primaria, para llegar a un potaje de frijoles negros.

7-Cuando estás de cumpleaños y tienes tres cajas de cerveza y dos mazos de cartas para jugar Continental, pero todos los que te llaman para felicitarte te dicen: «#yomequedoencasa» y terminas borracho y jugando solitario.

8-Cuando eres terriblemente hipocondríaco y paranoico y tienes síntomas, pero no son respiratorios.

9-Cuando esperas que se acabe el coronavirus y todo vuelva a la normalidad, pero suspiras y sufres antes de tiempo porque tu vida no será la misma sin los ojos lindos del Doctor Durán mirándote como si fueras la única en el mundo.

10-Cuando extrañas de afuera lo que nunca pensaste extrañar y anhelas volver al trabajo o a la escuela en una guagua llena de gente, con el tipo de atrás repellándote y la mujer de al lado a punto de sacarte un ojo con su uña postiza y tú ensayando en silencio la famosa frase: «¡Chofe abre atrás!»

 

Le sugerimos...

Aprendamos de los niños hoy y siempre

Diez cosas buenas de la cuarentena

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)