Viernes
10 de Julio de 2020
Nuestro credo

Ecuador, tribuna mundial del movimiento juvenil antiimperialista

Fotos: Archivo
Nuestro Credo

La juventud del mundo vuelve a unirse en festival. Y lo hace para aunar fuerzas, revitalizar el espíritu y fortalecer lazos de paz y amistad entre los pueblos. Levanta ahora las banderas de las transformaciones sociales, como vía eficaz para combatir al imperialismo. No por gusto es Ecuador el país sede de la cita. «Vivimos un cambio de época y no una época de cambios», ha expresado en varias ocasiones el presidente Rafael Correa.

Organizado por la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (FMJD), los festivales suman lo más avanzado del pensamiento joven. Los escépticos critican sus resultados y dicen que quienes asisten solo van a repartir besos y hacer catarsis. Subvaloran así la capacidad de liderazgo que poseen los grupos estudiantiles y juveniles en el orbe ante causas tan justas como el reclamo del pueblo palestino a un Estado independiente o la denuncia a la tenencia de armas nucleares.

Cuando muchos pensaron que el derrumbe del campo socialista traería consigo «el fin de la historia», Cuba revitalizó este movimiento, con una alegría contagiosa que inundó los hogares donde se hospedaron miles de visitantes. Quedó demostrado entonces, contra la tesis de Fuku­yama y sus seguidores, que la historia apenas comenzaba. La izquierda insuflaría nuevamente sus fuerzas, inspirada en manos juveniles.

Quienes llegaron hasta Argelia en 2001, además de vivir el primer festival en continente africano, constataron la pluralidad de culturas, el conjunto de tradiciones que ofrecían la singularidad de un mundo complejo, diverso, pero unido en intereses comunes. Al país árabe arribaron los primeros médicos internacionalistas después del triunfo de la Revolución y en las calles argelinas aún preguntan por el Che, quien dejó profundas huellas en la región.

Cuatro años después del encuentro de Argel, Venezuela estremeció al planeta cuando miles de voces aclamaron al presidente Chávez durante su discurso de bienvenida desde el Fuerte Tiuna. Allí estaba el líder, entero, dispuesto a dar innumerables batallas. En su cuello, los atributos de los pueblos indígenas; en su mano, la sagrada bandera de la patria de Bolívar. «La revolución la tienen que llevar adelante ustedes, los jóvenes», repetía frente a la multitud.

Y otro grande, Nelson Mandela, constituyó obligada referencia en el último evento, con sede en Sudáfrica. Tuvo lugar en momentos de graves peligros para la humanidad, ante las amenazas de una invasión a Irán que podría desembocar en un conflicto nuclear de consecuencias insospechadas. Fidel estuvo al tanto de cada paso de la delegación cubana y envió un mensaje que fue motivo de orgullo y aliento para los asistentes.

Mucho antes de la cita de diciembre en Ecuador, Cuba se encuentra en festival. Es un movimiento que va desde el comité de base de la Unión de Jóvenes Comunistas hasta las plazas territoriales. Tiene lugar poco tiempo después de que el Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana diera su último adiós. Cada acción asume la confianza en la victoria, para reafirmar que las ideas de Chávez viven y se multiplican en el corazón de los pueblos y en el alma de la juventud.

Comentarios

Alissita (no verificado)
Imagen de Alissita
26 Octubre 2013 - 7:13pm
muchisimas felicidades por lograr q alma mater tenga su version online, estoy en ecuador y desde ya aseguro visitar quito cuando arranque el festival!

Deje su comentario

*(Campos requeridos)