Lunes
03 de Agosto de 2020
Cultura

El arte conectado, a pesar de todo

Junto a médicos y enfermeros, junto a científicos y trabajadores de múltiples oficios, los músicos y actores han sido de los primeros en desenfundar sus armas para darnos fuerzas y dejarnos la buena música, el entretenimiento y la información a un clic de distancia.

Autor: Penélope Orosco Ortega, Laura Patricia Ruiz Ledón y Max Barbosa Miranda
Fecha: 22 de Abril de 2020
«Esta enfermedad es algo que nunca habíamos vivido. Incluso para los adultos es algo muy nuevo. Al principio, cuando ves las noticias dices: “esto no puede ser cierto”... Cimafunk.  Vocalista y compositor

De repente despertamos un día y todo cambió, en Disney se apagó la magia, la Muralla China no es tan fuerte, ahora New York duerme y ningún camino quiere conducir a Roma. Un virus se corona como dueño del mundo y nos damos cuenta de cuan frágiles somos. No sabemos si el daño es provocado por irresponsabilidad nuestra, pero la amenaza está ahí, y es cada día más fuerte.

A diario morimos un poco más y, aún así, malgastamos el tiempo. Aunque todas las cosas vividas no compran un minuto, debemos quedarnos con los mensajes de apoyo, con la solidaridad, con la sensación de protección que nos da estar en casa y saber que tenemos un lugar a salvo mientras «el mundo está patas arriba».

El 2020 nos trajo el coronavirus, el encierro, la incertidumbre. Nos ha dejado ya una imagen memorable, muy propia —también— de los tiempos perfórmicos que corren. Para contrarrestar el terror que generan el mal encarnado en el cuerpo y su acelerado contagio, algunos artistas se las han ingeniado en devolverle al enfermo un rostro humano y al paranoico un instante de calma.

Pese a todo, a este surrealismo mundial sin precedentes no le ha faltado un halo artístico. Ante la tensión y el encierro cotidiano, la cultura se ha levantado con fuerza para enfrentar pandemia. El objetivo es no dejar vencer al virus, y ella, la cultura, es un antídoto. Con algunos de sus jóvenes hacedores, conversó Alma Mater.

Cimafunk

Vocalista y compositor

«Esta enfermedad es algo que nunca habíamos vivido. Incluso para los adultos es algo muy nuevo. Al principio, cuando ves las noticias dices: “esto no puede ser cierto”, pero luego piensas en que hay que tomar medidas higiénicas y recluirse un poco, porque “la jugada está caliente” y el virus está en todos lados. Por el método de contagio de la enfermedad, no hay manera de que no lo cojas si andas en la calle.

«Y ahora que está “todo el mundo tranca’o en el gao”, todos en cuarentena, y la Internet saturada, es cuando uno empieza a pensar un poco más en sí mismo. La gente tiene miedo de no haberle dado todo el cariño a los seres queridos y de que les pase algo, sin haberles dicho cuánto los quieren. Eso siempre me ha golpeado: la manera en que las personas se limitan a darse cariño. Este virus ha hecho que la gente empiece a tomar una conciencia más familiar.

«Ahora es cuando piensas en que estamos aquí “prestados”, y lo que estamos viviendo ha llegado como un flechazo que provoca paranoia. Pero no nos puede dar ni por correr ni por escondernos, aunque nos cambie la forma de vida. Es triste, pero natural. Tenemos que pasar esto entre todos y tratar de incrementar la sensibilidad humana.

«Por estos días, la mayor parte del tiempo, estoy haciendo mi música y pendiente a mi familia. Yo no me siento encerrado, me siento en un tiempo de relax para escribir y estudiar un poco.

«En las redes se ha generado mucho y esa es la mejor manera de ayudar: haciéndole pasar un pedacito de buen tiempo a los demás. Pero tampoco es muy positivo que la única opción de pasar el tiempo en el día sea estar pegado al teléfono. Podemos buscar opciones más interactivas y saludables. Para eso hacemos llegar nuestra música, para generar otro medio de disfrute. Darle al público tu punto de vista sobre la situación e informarlos de forma positiva —sin tirar piedras— es también un buen pasatiempo. Pero… “si hace falta coger la calle para ayudar, también la cojo”.

«Peor que cualquier virus, peor que todo, es el miedo, y tenemos que huirle porque eso sí te mata. Hay que “descargar” como se pueda. Ya hemos pasado por mucho. Pronto “vuelve a venir la caliente”, pero nosotros estamos “calientes” también y “vamos a pelearla, sí o sí”».

 

Carlos Sarmiento

Actor y máster en dirección escénica

«Veo esta enfermedad con mucha preocupación. Lamentablemente por estos días hemos visto colapsar sistemas sanitarios de países del primer mundo. Por ese motivo se debe tener conciencia del peligro de esta enfermedad y el riesgo al que podemos exponernos. La única manera de mitigar el impacto es darnos cuenta de que estamos conectados a los demás, y que nuestros errores y aciertos repercuten en el otro.

«Los artistas están promocionando iniciativas interesantes y útiles para llevar entretenimiento a los hogares en estos días de aislamiento. En nuestro caso, el teatro es un arte eminentemente colectivo, pero aún así se han visto acciones maravillosas. Teatro La Proa ofreció, para los más pequeños de casa, una función de “Entre quesos y ratones”, en vivo, a través de Facebook. Teatro de las Estaciones en su página oficial está realizando “Un minuto con Pelusín del Monte”, para acercar al público a nuestro títere nacional. Ernesto Parra, desde Las Tunas, ha socializado junto a ese excelente colectivo que es Teatro Tuyo, una experiencia fantástica, a través de las redes, llamada “Payasos a domicilio”.

«Por otro lado, Yunior García, excelente dramaturgo y director, compartió en YouTube su cortometraje “Cerdo”, así como el multipremiado espectáculo teatral Jacuzzi. Agnieska Hernández colocó en esta plataforma “El gran disparo del arte”. Se lanzó un concurso de dramaturgia internacional para textos breves llamado “Escenas del confinamiento”. Son propuestas desde las artes escénicas para estos días de necesario aislamiento social.

«Lo más importante, en estos momentos, es estar bien informados, por eso en mi casa, la conferencia de prensa de las once de la mañana y las principales emisiones del noticiero son parte de la rutina diaria. Además, estoy aprovechando la circunstancia para adelantar algunas lecturas que tenía pendientes, así como películas y series que, por la dinámica propia de mi trabajo diario, las tenía acumuladas. Ya culminé la versión final de mi texto más reciente, “Player”, para enviar a la editorial que lo va a publicar y además estoy iniciando una investigación a ver si brota otro texto teatral.

«Cuando todo termine —que espero sea pronto, con la menor cantidad de pérdidas y secuelas posibles— retomaremos el montaje de “Player”, que nos tenía ocupados antes de esta situación. Trabajaremos con fuerza para lograr estrenar en julio, como teníamos previsto, y también continuaré en la animación, junto a mis Legendarios del Guajirito.

«Después de este periodo creo que no seremos los mismos. Seguro estoy de que asumiremos una mayor conciencia social, seremos mejores seres humanos y, sobre todo, tendremos que replantearnos cuáles son las cosas que realmente importan en la vida y el valor que le otorgamos a lo material, en estos tiempos tan convulsos».

 

Zeney Alfonso

Director de la banda Toques de Río

«Es difícil juzgar las decisiones de quienes tienen que lidiar con algo tan delicado como la vida humana. Solo espero que, tras la última palabra, haya un mismo objetivo: salvar al mundo y que viva la paz. Creo que Cuba ha mostrado un gran esfuerzo para enfrentar esta situación. La información y el modo en que hemos respondido, hasta hoy, me hace sentir tranquilo. No me queda duda de que la solidaridad y el ser humano son lo principal para nuestro país. Los hechos hablan por sí solos. En el mundo, amén de las cortinas de humo, visualizan nuestro papel.

«Gracias a Dios, tengo una nueva integrante en la familia y eso nos da mucha luz. Además, mi familia es muy unida. Este tiempo lo aprovechamos para hacer cosas que mi trabajo me impide, lo que no me limita de seguir creando, para eso también hay un espacio del día. ¿Lo negativo? Que extraño a los buenos amigos, los conciertos, los ensayos, las salidas en familia a algún lugar; pero eso, mientras sea por salud, se supera. ¡Ya volveremos a compartir los buenos momentos!

«Por nuestra parte, Toques... ya tuvo un concierto online, iniciativa de Tunturuntun, en el que enviamos muchos mensajes de protección a nuestros seguidores. Sobre todo, pedimos a las personas no salir de casa, medida que garantiza su salud y la de sus seres queridos. De igual modo, nuestros canales ponen a disposición de todos, la música que hacemos y nuestros videos para que, desde la casa, disfruten del arte. Seguiremos apoyando en lo que sea, incluso, donde seamos necesarios y a los seguidores de la revista Alma Mater: salud y música».

 

Alex Duvall

Cantante y compositor de música urbana

«Esta me parece una situación súper triste, por las miles de víctimas que ha cobrado la enfermedad. Es algo nunca antes visto por esta generación y solo nosotros podemos controlarlo. Está en nuestras manos. De la actitud de uno depende el futuro de todos. Espero que pase rápido.

«Desde el arte y las redes sociales trato de incentivar a la gente a que se quede en casa, tome las medidas higiénico-sanitarias. Fui uno de los primeros con la iniciativa de hacer los conciertos live. En el último concierto acústico estuvimos conectados con muchísimas personas y fue una forma de dar entretenimiento a todos los que nos siguen día a día y que, ahora, están en sus casas. Esta es una vía de ayudar e incentivar a las personas.

«Acá en Cuba, he visto que muchos, sin estar en cuarentena obligatoria, la han asumido y salen menos a la calle, y si salen lo hacen con protección. Me hace sentir orgulloso de mi pueblo. El gobierno también ha tomado las riendas y ha sabido actuar, asumiendo el cierre de fronteras y el aislamiento para los nacionales llegados del exterior».

 

Jorgito Kamankola

Músico, rapero – trovador y compositor

«Esto es algo que ha removido al mundo entero, es un cambio radical para la vida. Estamos todos encerrados y con la obligación de hacerlo para poder estar bien.

«Como muchísimos otros artistas del mundo, intento apoyar desde lo que somos, desde nuestro arte. Aquí, en Cuba, es más complejo porque el Internet es caro y lo mismo se lo cobran a quien hace una transmisión directa que a quien quiere verla. Pero lo hacemos desde el corazón, desde la humanidad. Armo mi escenario, pido que comenten con las canciones que quieren oír para complacer a la gente y trato de hacer que las personas se sientan un poco más arropadas en sus casas. Pero sin más, estamos haciendo lo que nos toca.

«Hoy el planeta está paralizado por el miedo, pero también estamos cerca de la familia y lejos de la contaminación. Estamos volviendo a pensar en sentimientos que habíamos olvidado. Ojalá los políticos del mudo entiendan que eso es lo verdaderamente importante: la vida, estar con los seres queridos, reforzar la atención médica, olvidar las guerras y el vicio de poder absurdo.

«Yo soy una persona “callejera”: me encanta oler la calle, me gusta escuchar conciertos en vivo, socializar, hablar con la gente, el “piel con piel”. Estoy que me subo por las paredes, pero a la vez he descubierto que me gusta estar en casa, cuidando de mi hija, algo que —por mi trabajo y hasta un poco de egoísmo— no había hecho. ¡Me lo estoy pasando genial con ella!, pero me queda un sabor agridulce».

 

Kike Rodríguez

Director Musical de la banda Toques del Río

«Creo que las situaciones que se han originado producto de la pandemia y el aislamiento actual nos han llamado a la reflexión. Algo muy recurrente hoy es la palabra “valorar” —como casi siempre sucede ante el miedo que provoca lo desconocido o inesperado— más aún con esta magnitud, que nos hace pensar en todo tipo de teorías, historias y hasta lo que hemos visto en el cine o la literatura.

«Ahora valoramos el amor hacia todo lo que es parte de nuestras vidas: la familia, los amigos, la profesión; y el verdadero tiempo que le dedicamos a cada parte: las prioridades, las metas, los proyectos que nos proponemos y a los que no siempre les dedicamos toda la energía o enfoque, ya sea por el rigor del ritmo de vida de los tiempos actuales o por otras causas.

«Algo importante que noto es que ha quedado en evidencia lo vulnerable que somos como especie y lo poco unidos que estamos para contingencias de este tipo, potenciado en este caso por la gran diferencia que existe entre unos “pocos dueños” del planeta y sus recursos, y la gran mayoría, que estamos del otro lado.

«No me considero optimista al pensar que todo sea para el mejoramiento, o el modo de hacer reaccionar a la mayoría, o un verdadero llamado a la conciencia de todo lo que nos une como especie. Pero estoy más que agradecido de vivir en un país donde todos importan, y aunque tenemos que cambiar muchas cosas, el sentido humano, la unidad y solidaridad entre nosotros como nación y hacia el mundo, me hacen sentir infinitamente orgulloso.

«Desde el mundo del arte se han tomado muchas iniciativas, formas de creación e interacción que fomentan la unión e incitan a la toma de medidas necesarias para superar la crisis actual, brindan mensajes de aliento, hacen llamados a la conciencia.

«Gracias al poder de convocatoria que tenemos los artistas y a lo sensible y espiritual de este momento, la contribución de la muchos ha sido de suma importancia y ayuda. Desde mi casa —vía Internet, junto a mis compañeros— nos hemos integrado a cuanta iniciativa ajena o propia se ha tomado para sumarnos a la causa, dentro de lo que la conexión y economía permiten. Tenemos muchas ideas para llevarle nuestra música a todos y hasta bailar con ellos por los medios que existen. Y aunque la conectividad no nos permite hacer más, no dejamos de crear, producir y ver la forma en que hacemos llegar nuestro trabajo.

«Mientras hay tormenta los pescadores reparan botes y redes, cuando vuelve la calma salen a pescar, así que no queda otra cosa que prepararnos para lo que venga, desde lo positivo siempre, a pesar de todo. Estudiar, leer, planificar proyectos, reflexionar sobre lo cotidiano en tiempos normales y seguir soñando, componer; pero, sobre todo, valorar las cosas simples e importantes que tenemos en el día a día, para disfrutar de cada momento más conectados con todo y todos cuando volvamos a la normalidad».

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)