Viernes
10 de Julio de 2020
Cultura

El eco de los pasos de Carpentier

Autor: Kevin Soto Perdomo
Fotos: Tomada de articulo.mercadolibre.com.ar
Fecha: 29 de Mayo de 2020
Alejo Carpentier y Los Pasos Perdidos

Alejo Carpentier entendió el halo misterioso que envuelve la zona comprendida entre el río Bravo y la Patagonia, y dedicó la mayor parte de su obra literaria a pintar este fenómeno, al cual él bautizaría como lo Real maravilloso.

Los Pasos Perdidos es una de las obras cumbre de la narrativa carpenteriana, ejemplo de las impresiones casi mágicas que causa en los visitantes las tierras al occidente del Atlántico. Escrita en 1953, narra en primera persona las experiencias de un músico, del cual nunca conoceremos el nombre, por las tierras selváticas de América del Sur en su búsqueda de instrumentos y sonoridades indígenas.

Carpentier en el verano de 1947 invocaba una de sus lecturas juveniles calificando de “invitación al viaje” su participación en una expedición por la casi desconocida región de la Orinoquia venezolana. La frondosidad de la naturaleza dejó una huella en el escritor, por lo que repetiría la experiencia un año después.

Producto de las impresiones y vivencias en esos viajes son las páginas que conforman la novela que nos concierne, en la cual el autor logra adentrarnos en un viaje prácticamente en imágenes.

La novela está conformada por seis capítulos, cada uno dividido en días, simulando así un diario. Narrada en primera persona causa en el lector un efecto vivencial y funciona como una herramienta eficaz para escudriñar en el interior de la conciencia humana.

El protagónico es un hombre que sufre la desmotivación provocada por la rutina y el asfixiante ambiente de una ciudad del “viejo mundo”, pero como cosa del destino le encargan el trabajo de hacer una investigación sobre la música originaria de las zonas selváticas de América del sur y llevar consigo de regreso algunos ejemplares de instrumentos musicales de esa región.

Sin muchas complicaciones, parte hacia lo que se sobreentiende que es la Orinoquia o la Amazonia, pues en la historia nunca se muestra la ubicación exacta de los personajes, y ahí emprende un viaje no solo hacia un mundo desconocido para él, sino hacia la búsqueda de sus motivaciones, pasiones y deseos.

El libro nos hace partícipes también de un conflicto sentimental. Un triángulo amoroso entre la esposa del protagonista, la amante y una desconocida hallada en la selva, quien representa lo atractivo de Latinoamérica y tiene un romance lleno de pasión con el músico. Todo acontece entre conflictos que hacen referencia a luchas de revoluciones y movimientos de liberación nacional, relatos de actividades económicas y las fiebres sucesivas de diamante y otros minerales que han hecho sufrir esas tierras, y la reflexión sobre el reencuentro del personaje principal con sus raíces. Es un maravilloso viaje a la inversa, desde una megalópolis hasta las tierras donde se vive aun en el principio de los tiempos.

Alejo Carpentier y Valmont nació en Lausana, Suiza, el 26 de diciembre de 1904 y falleció en París el 24 de abril de 1980. Fue un escritor, periodista y musicólogo de nacionalidad cubana considerado una de las personalidades más importantes de las letras hispanas del siglo XX. Artífice de la renovación literaria latinoamericana, incorporó un estilo que juega con las dimensiones de lo terrenal y lo místico al cual nombró como lo Real maravilloso.

Hijo del arquitecto francés Georges Álvarez Carpentier y de la profesora de idioma de origen ruso Lina Valmont. La familia viaja a Cuba cuando Alejo era un niño, pues Georges deseaba escapar de la decadencia europea y vivir los aires de un país joven, por lo que Carpentier creció entre las raíces de un asombroso mestizaje cultural del cual bebió y empleó para el posterior desarrollo de su obra intelectual.

Muchos de los temas tocados por el creador de lo real maravilloso son circundados por la mezcla de culturas, esencialmente las africanas, europeas y las autóctonas de los pueblos indígenas de Latinoamérica. Suele emplear la imagen del hombre blanco como representación de cuatro instituciones represivas: la cárcel, la iglesia, la esclavitud y el imperialismo extranjero, y es usual encontrar en la obra carpenteriana la huella ensangrentada de los opresores en los pueblos caribeños y latinoamericanos.  

Entre los muchos premios y galardones que recibió en vida por su obra se encuentran entre los más importantes el Prix du MeilleurLivreEtranger en 1956 por la novela tratada en esta reseña, el Premio Internacional Alfonso Reyes en 1975 y el Premio Miguel de Cervantes en 1977.

Algunas de sus obras más conocidas son El Reino de este mundo (1949), El siglo de las luces (1962), Concierto Barroco (1974) y El Arpa y la sombra (1979).

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)