Lunes
03 de Agosto de 2020
Sociedad

En cada cuadra… los universitarios

Autor: Neida Lis Falcón
Fotos: Internet
Aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR)

Como cada año,  el aroma de las caldosas se mezclará con la alegría de los vecinos  para celebrar  la llegada del 28 de septiembre. La fecha marca un nuevo aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), una  fiesta compartida por  la familia cubana. La alegría contagiosa de niños y  jóvenes desbordará los barrios. Y  allí, bailando a ritmo de conga, o dando los últimos retoques al barrio, estarán los universitarios cubanos.

Sobran razones para que así sea. La presencia de los miembros de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU)  ha sido fundamental  para los CDR. En cada tarea cederista están los jóvenes con su entusiasmo.

Se les ha visto apoyar las labores de saneamiento ambiental,  en la convocatoria y desarrollo de un barrio-debate o de una charla educativa. De sus  opiniones emerge  siempre la sabiduría que los jóvenes pueden aportar. Y en incontables ocasiones,  lo aprendido en las aulas universitarias  contribuye a resolver problemas que afectan la cotidianidad de los vecinos.

En este cumpleaños 54, los CDR agradecen  el activo papel de los universitarios en la preparación del segundo ejercicio nacional Sin Tregua Contra las Indisciplinas Sociales, porque el enfrentamiento a las ilegalidades y los delitos cuenta  también con el protagonismo de los jóvenes.

Su inteligencia y activismo están al servicio de todos, desde ayudar a realizar el autofocal (prevenir contra el dengue) o una efectiva tala de árboles, recogida de escombros, reparación de un parque infantil, hasta improvisar una obra de teatro o danza para entretenimiento de los presentes.

Tienen la energía y la vitalidad de las edades juveniles y el compromiso de quienes han crecido junto a una organización que defiende la vida y el barrio. Saben que mucho  queda por hacer para que lo feo ceda paso a lo bello. Saben que todavía habrá que andar bastante  para que la nobleza y la decencia  recuperen las posiciones perdidas. Entienden cuánta responsabilidad tienen en lograr que las buenas costumbres  sean carta de presentación permanente.  

Queda aún mucho camino por recorrer, es cierto. Cada una de estas metas requiere  talento y corazón. Pero  allí, en cada cuadra, junto a los CDR (o más bien como parte sustancial de esa organización), están siempre los universitarios.

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)