Lunes
14 de Octubre de 2019
Ciencia y tecnología

Geoparques. Soñar con propiedad

Salvar la naturaleza para vivir en ella…y disfrutarla.

Autor: MSc. Jorge Sariol
Fotos: Del autor
Fecha: 9 de Octubre de 2019
Geoparques. Salvar la naturaleza para vivir en ella…y disfrutarla.  Foto del autor

Con la caída del mediático meteorito de febrero 2019, Viñales ha cuadruplicado su fama; si es que eso es posible. Sin embargo, la denominación de geoparque, que en breve tendría el valle, supone ir más allá de la salvaguardia de la biodiversidad y a la integridad del ecosistema, que para los no iniciados suele entenderse estrictamente solo a lo biótico.

Enclavado en territorio que en los últimos años aumentó notoriamente el turismo internacional

y el atropismo humano, su alto patrimonio geológico precisa también de metodología para hacer el inventario de geositios, evaluar el patrimonio geológico de la región y demostrar el alto vuelo de su valor científico.

Cuba ha iniciado tales estudios. Y Viñales es uno de los rincones de la geográfía nacional que lleva más camino recorrido.

Para muchos, es una nueva categoría, que suma otra manera de gestionar la conservación de la naturaleza, conociéndola a fondo. Para otros, la idea no es nueva y solo requiere enfoques actualizados y convergentes, pues obra diversa en muchas manos, demanda no menos concierto.

El Valle de Viñales ocupa territorio de dos municipios: Viñales y Minas de Matahambre. Con la nueva Constitución, esas instancias del Poder Popular tendrán más autonomía en las decisiones que competen a sus territorios. La política seguida hasta la fecha, establece el encargado de gestionar y proteger el área geográfica, turismo, asentamiento urbano u otro. El
Sistema de Áreas Protegidas tiene alta representatividad en la mayoría.

Patrimonio geológico: 57 geositios, diez de interés internacional, 27 de interés nacional, y el resto regional y local. Relieve kárstico, de mogotes, exclusivo en Cuba. Más de cinco yacimientos fosilíferos, que identifican períodos geológicos como el Jurásico y el Cretácico. Posee un conjunto de cuevas y sistemas cavernarios con una longitud total que supera los 300 kilómetros, en galerías ya cartografiadas: Gran Caverna de Santo Tomás, una de las más grandes de América Latina, con siete niveles de galerías y 46 kilómetros; el sistema Palmarito, más de 50 kilómetros de galerías y Constantino, más de 20 kilómetros.

Un sendero turístico mal diseñado pudiera atravesar yacimientos fosilíferos y dañarlo irreversiblemente.

RESERVAS DE LA BIOSFERA: áreas biogeográficas relevantes a nivel nacional, representativas de uno o más ecosistemas no alterados significativamente por la acción del ser humano o que requieran ser preservados y restaurados, en los cuales habiten especies representativas de la biodiversidad nacional, incluyendo a las consideradas endémicas, amenazadas o en peligro de extinción.

PARQUES NACIONALES: regiones a nivel nacional, de uno o más ecosistemas que se signifiquen por su belleza escénica, su valor científico, educativo, de recreo, su valor histórico, por la existencia de flora y fauna, por su aptitud para el desarrollo del turismo, o bien, por otras razones análogas de interés general.

GEOPARQUES: territorios que presentan un apreciable patrimonio geológico, al menos con un geositio de interés internacional, según definición de la Unesco, aún sin un delimitado carácter normativo. El propósito fundamental es dar a conocer los valores geológicos, sobre todo para que, a partir del conocimiento, las personas residentes y visitantes puedan ayudar a conservarlos, dentro de un plan de explotación del geoturismo, turismo de naturaleza y desarrollo local sostenible.

El inventario cubano de sitios de interés geológico (agosto de 2018), recoge un total de 491 en todo el país, de los que 155 están en áreas protegidas y 87 en áreas de turismo de naturaleza.


Le sugerimos…

Alma Mater recomienda

Deje su comentario

*(Campos requeridos)