Domingo
22 de Septiembre de 2019
Opinión

Integración de la universidad cubana ¡En la unión está… la tesis!

Autor: Jorge Sariol
Fotos: Ilustración de Yaimel
Fecha: 4 de Junio de 2015
Ilustración de Yaimel

«Las contradicciones generan desarrollo», asegura un sólido precepto marxista: ¡Cuidado con desestimarlo! Ni el marxismo ha muerto ni hay otro postulado filosófico que haya logrado demostrar lo contrario. Sin embargo, entre tanto, hagámonos a la idea de que las contradicciones por sí solas no generan otra cosa que confusión, si no hay detrás argumentos —no antagónicos pero sí diversos— y sobre todo resultados visibles.

En medio de opiniones encontradas, navega el proceso de integración de la universidad cubana. Tal vez ayude recordar un viejo axioma: Nada hay tan bueno que no pueda mejorar.

En apenas tres meses comenzará la segunda etapa del proceso de integración de las universidades cubanas, en los territorios de Pinar del Río, Villa Clara, Las Tunas, Granma, Holguín y Santiago de Cuba.

Si no contamos la experiencia primigenia —iniciada en las entonces recién nacidas provincias de Artemisa y Mayabeque1—, la primera etapa ocurrió en septiembre de 2014 en Matanzas, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey y Guantánamo.2

Una tercera —¿y última?— llegará en septiembre del 2016 a los centros de educación superior de la capital.

El crédito de la nueva integración se lo lleva el propósito de institucionalizar una universidad única y perfeccionada, de aportes científicos en las ciencias técnicas y humanísticas para un mayor desarrollo económico social de los territorios.

El propósito es loable por los cuatro costados. Pero los resultados estarán por ver.3

Como principio se advierte que la integración no supondrá disponibilidad laboral, «Porque en Cuba nunca sobrará un profesor universitario», han dicho altos funcionarios.

Ante tal proceso, algunas opiniones tienden peligrosamente a convertirse en verdades absolutas: «En las provincias pequeñas sería más fácil la integración»… «En ciudades donde las sedes están másseparadas, será más complicado entender el proceso»… «Es lógico que los líderes elegibles sean de formación pedagógica base»…

«No, los claustros deberán conducirse por los de más experiencia universitaria, provenientes de los antiguos centros adscritos al MES; otros ámbitos son conservadores, algunos tienden más a lo escolástico»… «Al integrarse Cultura Física deben dirigir los que vienen del Pedagógico, porque la universidad no prepara deportistas, sino profesores de cultura física y en todo caso, estudiantes integrales; algún escapado de una lámpara maravillosa, irá a un centro de alto rendimiento».

Eficacia, eficiencia, pertinencia… transparencia

Si la esencia de la universidad son los universitarios, la gestión de los recursos humanos, puestos en función de formar futuros profesionales, es piedra angular. La selección del profesorado en la enseñanza superior cubana ha logrado sistematizar una compleja y madura estructura, desde la categorización académica. Sin embargo, para la integración en curso tendrá que renovarse la vieja y a veces ambigua política de cuadros.

Quienes dirijan deberán ser capaces de gestionar esos recursos humanos no como una simple administración de personal; deberán ser capaces de mantener la funcionalidad del sistema de conocimientos, experticias, valores, conciencia, ética, aptitudes y actitudes de los componentes de un claustro, para propiciar la creatividad de cada quien en su ámbito.

Camino a la organización del trabajo, será preciso la capacitación, el desarrollo y necesariamente la evaluación del desempeño, las competencias laborales y la no menos conveniente estimulación moral y material.

Conseguir que esa gestión sea pertinente en la universidad integrada dependerá de las potencialidades que se fomenten.

¿Cómo se estructurará la transparencia de la asunción de jerarquías y jefaturas en el ámbito académico? ¿Bajo qué criterios se decide quiénes asumirán la dirección de los nuevos departamentos integrados? ¿Serán las competencias académicas el centro de un ambiente de participación y creatividad? ¿Lo será para evaluar el cumplimiento de los objetivos; para analizar los requisitos integrales de idoneidad y para apreciar la preparación en pos de exigencias actuales, y sobre todo, futuras?

Una investigación está en marcha para definir las mejores maneras posibles de estructurar la integración de los centros de educación superior de la capital en septiembre del 2016.

Las expectativas andan generando polémica. ¿Tú que piensas?

 

NOTAS

1. En diciembre de 2013 al evaluar la "Política para asegurar los recursos humanos e infraestructura requerida para el incremento de la calidad de la educación superior”, el Consejo de Ministros acordó extender a otras provincias el experimento de integración de las universidades.

2. Propuesta aprobada en el Consejo de Ministros el  21 de junio de 2014.

3. Ver Alma Mater número 539, año  2014, pág. 12-13, artículo «¡Pertinencia, pertinencia!»

 

También puede interesarle:

Extensión universitaria: Paradigmas y otras encrucijadas... Por Jorge Sariol

La necesidad cultural siempre está presente... Por Damepa

Universidades: Extensión e intención... Por J. S. Elcano

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)