Sábado
16 de Febrero de 2019
Cultura

Jazz Plaza Internacional 2019. David Weckl: la precisión del francotirador.

Autor: Jorge Sariol
Fotos: Alba León
Fecha: 18 de Enero de 2019
Jazz Plaza Internacional 2019.  Concierto de David Weckl en el Teatro Mella, Cuba.  Foto de Alba León

Sonido limpio y cálido, rapidez increíble, precisión en los break, combinación entre registros agudos y medios-graves y altos reflejos para dialogar con otros percusionistas.

Es el estilo del baterista norteamericano David Weckl: la precisión del francotirador.

Casi con la velocidad de un clic se desliza, detrás sus baquetas, de la caja al tons de base y lo repite en marcha atrás, como dios manda. Vuela en su Yamaha y se divierte tañendo los platillos, de vez en vez, de abajo hacia arriba.

En la noche de este miércoles 16 de enero, así se nos presentó Weckl en el escenario del teatro Mella en la capital habanera, junto al joven Janio Abreu y Aire de Concierto, en medio de las presentaciones del 34 festival Internacional Jazz Plaza.

En todas las piezas interpretadas hubo magia. En todas brilló, menos en Mambo de concierto. En esa se pasó tres pueblos. Y había llegado a un escenario ya caliente, con el paso de Ruy López-Nussa y La Academia, que anduvo desgranando géneros y estilos.

 

Jazz Plaza Internacional 2019.  Concierto de David Weckl en el Teatro Mella, Cuba.  Foto de Alba León

 

Nacido en St. Louis, Missouri, 8 de enero de 1960, Weckl se inició en su arte con 8 años y llega a La Habana con una experiencia tan grande como su fama. Y la fama le ha llevado lejos.

Si Gene kruppa, a quien llamaban El Reloj, fue tal vez el primer gran baterista “mediático”, que en los años 20 del siglo pasado sentara cátedra y recibiera de la crítica el título de El mejor del mundo, hoy se le adjudica el epíteto a Dennis Chamber, un monstruo del drums, a quien veremos este viernes 18 en la sala Avellaneda, junto Jeff Berlin (Bajo), Oz Noy (guitarra) y David Sancoius (teclado), en el ensemble Moshulu Band.

Nunca me ha gustado participar de esquinas calientes donde se debatan títulos de El-mejor-del-mundo.  La teoría de la relatividad también tiene redobles en la música y lo supe cuando de jóvenes perseguíamos los performans del cubano Enrique Plá ―con Irakere o…― porque ya desde entonces descubrimos, comparado con otros, que Plá estaba entre los mejores, por ese sonido «limpio y cálido, precisión en los break, combinación entre registros agudos y medios-graves y altos reflejos para dialogar con otros percusionistas».

Entre kruppa y Chamber hay casi un siglo de perfeccionamiento. Y de todo hay en La Villa del señor.

Con un lugar prominente, en esa Villa anda David Weckl.

 

Le sugerimos...

Broadway sonaba en La Habana

Señoras y Señores, con ustedes ¡El Jazz!

Deje su comentario

*(Campos requeridos)