Sábado
23 de Septiembre de 2017
Sociedad

La OCLAE y la FEU, inseparables con el estudiantado

Autor: Redacción Alma Mater
Fecha: 18 de Agosto de 2017

La Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE) surgió el 11 de agosto de 1966 en un contexto difícil para la región.

Desde entonces han pasado 51 años. Las cosas han cambiado en muchos de los países que vivían una efervescencia política por aquel entonces. Pero el panorama no pinta demasiado distinto. Por lo cual la OCLAE no se aparta de la situación política que viven las naciones de la zona. Mantiene su camino junto a las vanguardias revolucionarias y al estudiantado comprometido con su futuro y el bienestar de su patria.

La Federación Estudiantil Universitaria de Cuba (FEU) continúa acompañando a esta organización y con cada joven presidente que sale de sus filas se reafirman los principios de integridad latinoamericana.

Yordan Bango Porro es el estudiante cubano que coordina la OCLAE en Cuba, sobre las proyecciones de la organización en los momentos actuales conversó con Alma Mater.

¿Cuál es el legado con el que recibes la dirección de la OCLAE?

Una organización que se fortalece y que representa el espíritu de lucha de la clase estudiantil en defensa de un futuro mejor para nuestros pueblos. Una plataforma rebelde que se moviliza y articula con los movimientos sociales.

No la recibo a título personal. Es la FEU de Cuba quien la recibe, por su prestigio, tradición de lucha y por ser ese referente en la educación para el continente y el mundo.

Precisamente ese es el mayor legado con que recibo el liderazgo de la OCLAE, con el orgullo de tener la oportunidad de aportar en el crecimiento y la articulación real del movimiento estudiantil que desde la FEU hacemos para el continente.

¿Qué planes proyecta la OCLAE para estos 51 años de existencia?

Precisamente en el marco de este 51 aniversario hemos aprovechado para lanzar la convocatoria a nuestro XVIII Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes, que tendrá por sede la ciudad argentina de Córdoba.

Será un momento trascendental para nuestro debate en entorno a esos dolores que aún nos quedan a cien años de la Reforma de Córdoba. El manifiesto Liminar aún vive en el corazón de los jóvenes estudiantes de todo el mundo cuando ven mancillados sus sueños de esa educación pública, gratuita y de calidad que tanto anhelan.

A eso convocamos a todas y todos los estudiantes del continente, a la permanente movilización y a lanzar propuesta de esa educación que queremos y necesitamos.

Será un momento para defender los principios fundacionales de la OCLAE y volver a levantar las banderas del antifascismo y del antiimperialismo en defensa de nuestra América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Para ello es necesario hacer de la OCLAE una organización amplia, unida, sólida, democrática, con la reafirmación de sus principios. Entregándole a nuestros pueblos y juventudes las reivindicaciones históricas para la educación pública y encabezando las luchas que vendrán y en las que no queda otra opción que vencer.

¿Qué protagonismo adquiere la OCLAE en el contexto latinoamericano de hoy?

A 51 años de la fundación de la OCLAE la coyuntura sigue siendo muy compleja. De hecho, el próximo periodo estará lleno de retos ante una ofensiva -cada vez más visible- de la derecha en el continente. Seguir luchando y jugando el papel que nos toca ante este escenario es uno de los principales desafíos que tenemos por delante.

La derecha siempre ha estado presente y siempre tratará de ir ganando terreno a costa de los espacios que dejemos vacíos. Ante nosotros tenemos un escenario muy complejo, en el cual la derecha se reorganiza y toma fuerza en una contraofensiva peligrosa para el futuro cercano de nuestros pueblos.

Para hablar de ese protagonismo de la OCLAE tendríamos que referirnos a las más de treinta Federaciones que la integran, y que cada una tiene su propia realidad. Son los estudiantes los primeros en denunciar los golpes de estado perpetrados en el continente, en movilizarse por una mayor inversión social entre las que se incluyen las educativas.

No hay un movimiento estudiantil que contemple la realidad donde se desenvuelve sino que lucha en las calles, defiende sus principios y juega el rol que le corresponde en los momentos actuales.

Nuestro deber es el de consolidarnos como un espacio de articulación donde se potencie la unidad y continuar luchando sin descanso por el bienestar de nuestros pueblos.

¿Cuáles son las actividades programadas con el estudiantado para los próximos meses?

En lo adelante tenemos muchas actividades para ir calentando el camino de nuestro futuro congreso y entre las cuestiones fundamentales está la caravana, Hasta la Victoria Siempre, en homenaje a los 50 años de la desaparición física del Guerrillero Heroico, que es un símbolo para los jóvenes progresistas del mundo.

Estaremos discutiendo sobre la educación que queremos en las universidades, las ciudades, los campos, las escuelas…. para levantar el debate y la percepción de la crucial importancia del momento en que vivimos. También abordaremos cómo desde las educaciones podemos formar a los hombres y las mujeres que tendrán a su cargo cambiar el destino de nuestras naciones para que sean más justas y equitativas.

Uniremos al movimiento secundario en el marco de su II Encuentro Latinoamericano para soñar y pujar por esa escuela liberadora y democrática a la que aspiran los pinos más nuevos dentro de la OCLAE.

No podemos subestimar la capacidad movilizativa de nuestros estudiantes secundarios en la región y la pasión con la que reclaman sus derechos, por eso sus aportes son muy importantes.

En febrero de 2018 en la Reunión del Secretariado General, que tendrá La Habana como sede, ajustaremos la agenda rumbo al XVIII CLAE. Contaremos con el aporte de todas las organizaciones para que sea un congreso participativo e histórico del cual la organización salga mucho más unida y fortalecida.

 

Yordan Bango Porro fue electo recientemente como presidente de la OCLAE

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)