Lunes
19 de Octubre de 2020
Universidad

La Psicología cubana promueve el bienestar frente a la COVID-19

La Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, en su compromiso con la promoción del bienestar físico y psicológico de las personas, ha generado espacios de atención psicológica a la población y proyectos de promoción de salud, en los que se han sumado la mayoría de los estudiantes y profesores. Dentro de todos estos proyectos sobresale Psico-Prosalud, estrechamente vinculado al trabajo comunitario

Autor: Leidy Laura Ávila Fernández y Gabriela Méndez Dávila, estudiantes de Segundo Año, Psicología, UH. - Coordinadora principal del proyecto Psico-Prosalud: Dra Annia Almeyda Vázquez, vicedecana docente de la Facultad de Psicología de la UH.
Fotos: Grupo de Comunicación del proyecto
Fecha: 21 de Julio de 2020
Objetivos del Proyecto Psico-Prosalud.  Infografía:  Grupo de Comunicación del proyecto

En el marco de la lucha contra la COVID-19, en Cuba se ha promovido la cooperación de los estudiantes y profesores universitarios. Este llamado, unido al deseo de erradicar la pandemia, suscitó la aparición de numerosas iniciativas que ponen los conocimientos al servicio de esta lucha de todos.

Psico-Prosalud es un proyecto de extensión universitaria de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. Según su coordinadora principal, la Doctora en Ciencias, Annia Almeyda Vázquez, surgió con el propósito de enfrentar a la COVID-19 mediante acciones dirigidas a favorecer el bienestar a través de la identificación, prevención o minimización de factores de riesgo, así como la asimilación de estilos de afrontamiento saludables por parte de las personas.

Concebido desde la propia Dirección de la facultad, de manos de la también vicedecana Annia Almeyda y la vicedecana Sofía Sordo, ProSalud encuentra su impulso principal en los estudiantes, quienes tienen como labor la promoción de conductas protectoras de la salud, dentro del espacio comunitario. El medio que utilizan para llevar a cabo esta labor de prevención/promoción es a través de las llamadas telefónicas, así encuentran total coherencia con las medidas de aislamiento social y distanciamiento físico orientadas.

Teniendo como guía los documentos base para el trabajo,[1] cada semana, a través del grupo de WhatsApp del proyecto, los estudiantes entregan un modelo de reporte donde dejan plasmadas las principales observaciones. Luego esa información es procesada y sistematizada por profesores de la facultad, y se utiliza finalmente para ofrecer recomendaciones al gobierno sobre otras formas de combatir el coronavirus.

El proyecto cuenta con la participación de 159 miembros: 101 estudiantes del Curso Regular Diurno y 58 de Curso por Encuentro. Está distribuido dentro de siete provincias: Pinar del Río, La Habana, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Sancti Spirítus y Santiago de Cuba.

 

Distribución del Proyecto Psico-Prosalud. Elaborado por el grupo de Comunicación del proyecto

La principal acción que desarrolla el proyecto está fundamentada en el método de la observación natural para la detección de conductas inapropiadas. Por otro lado, el uso del teléfono y las redes sociales permiten llevar a cabo la promoción de conductas protectoras. Para aquellos casos en los cuales no exista acceso a Internet o que no posean un teléfono fijo, los estudiantes han buscado otras alternativas como la colocación de afiches, carteles y pancartas en los lugares más frecuentados de las comunidades. Ello permite una mayor cobertura a los servicios de orientación psicológica que se brinda a las personas, así como la promoción del proyecto.

Isachy Peña, estudiante de cuarto año comenta: «Oleadas de estados en publicaciones de las redes sociales que potencian la búsqueda por el bienestar psicológico, comentarios anónimos dando las gracias por los mensajes, vecinos agradecidos por las charlas o vecinas buscando nuevas actividades que hacer con sus niños pequeños en casa; eso y más es lo que me da el verdadero placer de la labor que realizamos».

Desde su creación hasta la fecha, el proyecto Psico-Prosalud cuenta con disímiles ejemplos de las acciones que estudiantes y profesores han llevado a cabo. Entre ellos: Promover el consumo de los medios informativos oficiales para mantenerse al tanto de la situación epidemiológica nacional, tales como la Televisión Nacional, el sitio web Cubadebate, canales en Telegram de Juventud Técnica, Juventud Rebelde, Tribuna de La Habana y de la revista Alma Mater. Dar a conocer los espacios de orientación psicológica que han sido puestos a disposición de la población: los Psico Grupos de WhatsApp, la línea 103 y los programas televisivos que cuentan con la presencia de profesionales de la psicología.[2]

 

Ejemplos de promoción de los servicios de orientación en el espacio comunitario.

También brindan acompañamiento a los profesores de las diferentes facultades, que se encuentran dentro del grupo de los adultos mayores o que están en situación de vulnerabilidad. Promueven las medidas higiénicas y de protección recomendadas por las autoridades de la salud. Para ello se han utilizado fundamentalmente las redes sociales, aunque, en muchos casos, se ha solicitado el apoyo de los CDR y el consultorio médico de la familia.[3]

«Mediante el apoyo de profesores y especialistas, he logrado activar los organismos de la unidad del pueblo, CDR y FMC, por ejemplo, y mediante el uso del teléfono, fijo o móvil, he ayudado a erradicar los actos negativos, y he resaltado e instado a repetir los positivos», afirma Lizbeth Labañino, de quinto año.

 
Ejemplos de las infografías con recomendaciones para los diferentes grupos etarios.

Por otro lado, han ofrecido alternativas a las madres para que realicen actividades con los niños en casa, como una forma de paliar la ansiedad que puede generar la permanencia en el hogar por largos periodos de tiempo. Además, estas actividades recomendadas, son potenciadoras del desarrollo de los infantes, a la vez que promueven la armonía familiar.[4]

Ejemplos de las infografías con recomendaciones para los diferentes grupos etarios.


Gracias a la exhaustiva observación y al análisis de reportes semanales, se han detectado conductas de riesgo específicas para los diferentes grupos etarios, de esta forma, se han podido dirigir las acciones de forma diferenciada.[5]       

 
Ejemplos de infografía con las principales conductas de riesgos detectadas en los diferentes grupos etarios.

«Me asombra mucho la baja percepción de riesgo que pueden tener las personas, y las acciones riesgosas que algunos individuos llevan a cabo. Esos actos indebidos, realizados por desconocimiento, irresponsabilidad o necesidad, pueden verse señalados y corregidos gracias a las labores de los miembros del proyecto, que, con sus saberes, paciencia, amabilidad y amor por la Psicología, ayudan a que prevalezca el bienestar comunitario», alerta Dianne Mendía, de segundo año.

Ejemplos de infografía con las principales conductas de riesgos detectadas en los diferentes grupos etarios.

El proyecto también ha ajustado cada una de las acciones de acuerdo con la nueva fase de desescalada que se está aplicando en las diferentes provincias del país. Los objetivos están encaminados al acompañamiento de la población en aras de prepararlos para la «nueva normalidad».[6]

Como parte de estas acciones, Psico-Prosald se incorpora al proyecto de la Finca de los Monos que es coordinado por el MINSAP, en el cual se lleva a cabo un trabajo con los niños para identificar las conductas que evidencien un impacto de esta situación sobre ellos —por ejemplo, el sobre apego, la ansiedad de separación, entre otras—. Por otra parte, se ha trabajado en la promoción de acciones que inciten al disfrute de este verano 2020 teniendo en cuenta vías para evitar el contagio del virus dentro de la población.

 
Total de personas con las que se ha interactuado en correspondencia con el grupo etario al cual pertenecen. Cortesía de Annia Almeyda, vicedecana de la facultad de Psicología

«Las experiencias y los conocimientos aplicados y obtenidos tanto en la interacción comunitaria como en lo compartido en el grupo de trabajo por WhatsApp, han sido enriquecedoras en el plano profesional. El pueblo, y sobre todo el barrio, ha notado la presencia de la Psicología y se han sentido acompañados, asistidos y tomados en cuenta», opina Estrella Herrera, de tercer año.

Psico-Prosalud ha brindado a los estudiantes de Psicología una alternativa para lograr un entorno sano y brindar un acompañamiento psicológico dentro del nuevo contexto en el que nos encontramos viviendo. Según Annia Almeyda, tiene también «un gran impacto en la formación profesional de los estudiantes en la activación de los recursos profesionales, en su motivación y el fortalecimiento de la vocación humanista».

Aporta, del mismo modo, «información relevante para el desarrollo de un observatorio del comportamiento social ante la pandemia. A través del rol de Lente Psicosocial, desde el balcón o la ventana en casa, cada miembro observa de manera crítica nuestra realidad con la perspectiva de lograr convertirse en agentes de cambio social», concluye la especialista.

 

[1] PSICO-PROSALUD. Proyecto de extensión universitaria de la Facultad de Psicología para el enfrentamiento a la COVID-19, Annia Almeyda Vázquez, versión digital.

[2] Ídem/ PSICO-PROSALUD. Proyecto de promoción de conductas protectoras de Salud ante la COVID 19. Elaborado por: Dra. Annia Almeyda. Versiones digitales

[3] ídem

[4] ídem

[5] ídem

[6] Proyecto PSICO-PROSALUD. Acciones que favorezcan la preparación de los pobladores de la comunidad para la “nueva normalidad”, a partir de la fase de recuperación pos COVID-19 en Cuba. Elaborado por: Dra. Annia Almeyda. Vicedecana Docente. Versión digital.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)