Miércoles
15 de Julio de 2020
Humor

Los invade fiestas

Autor: Yoandry Avila Guerra
Fotos: Carralero
Fecha: 28 de Febrero de 2020

Nunca olvidaré la mirada penetrante de Oscarito. Hubiera jurado que aunque estoico frente a la puerta de su casa y con una sonrisa hierática, como la de las imágenes de los faraones del Antiguo Egipto, convulsionaba por dentro mientras la interminable fila de invasores violaba la sacrosanta moderación de una fiesta en Kohly.

Como dicen que los sucesos perduran finalmente como uno los recuerda, y no fieles a lo que acontece, ahí va la hoja de ruta de aquel día «memorable».

***

Aquella tarde de julio se había desbordado en emociones: la entrega de mi primer premio periodístico; un espacio con abundante comida y bebida, lleno de amigos y amigas; e incontables fotos tomadas para volver imperecedero el momento.

Alegría, emoción, cerveza, y un lapidario y punzante dolor de cabeza de colofón.

Tan cansado terminé luego del agasajo que pasé por alto dos invitaciones en el chat de Facebook: la matinée del Café Cantante y la fiesta en casa de mi socio Oscarito para celebrar su cumpleaños.

Salí de la Redacción hacia la primera parada del P2. Por el camino me encuentro con Adrianita y un amigo suyo, quienes van rumbo a uno de los festejos que decidí rechazar y esperé la guagua junto a ellos. Ya en ómnibus me piden que recapacite y los acompañe.

La música algo estridente pero agradable: los decibeles ensordecedores y apropiados de toda discoteca, el Café no fue la excepción.

Comienzan a llegar los Camping Cuba (tropa de periodistas excursionistas en su mayoría), colados en la fiesta de un centro de trabajo, gracias a una invitación personal y transferible a todo el grupo de amigos.

Usted revisa las fotos de esa tarde-noche y encontrará casi siempre un brazo admonitorio. El insistente reclamo del equipo de seguridad del Café Cantante a que saliéramos del escenario, pero, ¿cómo prender en la conciencia de una horda exacerbada de «fiestantes» que el tablado está fuera de los límites?

« ¡Qué divertidos tus amigos!» le decían varias muchachas a Adanys, nuestro contacto. «Debes invitarlos a la próxima».

***

-Somos casi 40. Sí, sí, casi 40.

-Ok, echen para acá-, creo que respondió ininteligible Oscarito desde el otro lado de la línea.

El grupo no solo era grande sino heterogéneo. Mientras caminábamos por la avenida 42 las carcajadas resonaban en la quietud mausoleica de las noches de un reparto al oeste de la vieja Habana.

Encontramos una casa parecida a la de la descripción telefónica y en la que el ambiente festivo estaba aderezado con una mesa de dominó. Los jugadores nos miraron asustados y no abrieron la inmensa puerta de hierro, rezago ornamental de la República. Sin darnos cuenta dimos un giro en la esquina incorrecta, supimos luego.

La sonrisa petrificada de Oscarito. El patio de la residencia, amplio, fresco y con déficit de asientos para los recién llegados.

Los nuevos invitados pidieron se cambiara la música por otra más movida, quizá dos o tres temas de digerible reguetón. Después, una rueda de casino se formó y sobrevivió durante tres canciones de Havana D´ Primera.

Poco a poco la euforia danzaria aminoró y la música mutó a disímiles y descentralizadas conversaciones. –Bajito caballero, bajito-, repetía el anfitrión.

Mientras tanto, los pomos de refresco se evaporaron y la variada gama de bebidas alcohólicas disminuía a la velocidad de la luz. El plato de abundantes croquetas no superó los tres pasos de vida fuera de la puerta de la cocina. Los cinco pudines y los seis flanes, junto al cake, se extinguieron con un chasquido de dedos.

-Bajito caballero, bajito. ¡¡Bajitooo!!

***

Casi un año después de aquel día de fiestas llegó de nuevo el aviso a otra celebración en Kohly.

-Pronto haremos algo en casa, y esta vez la invitación es personal e intransferible.

Les confieso, el festejo fue épico, pero esa, esa es otra historia que termina con un golpe de aire de mar y la serpenteante silueta del Malecón bajo las luces de la madrugada habanera.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)