Martes
12 de Noviembre de 2019
Deporte

Lucha cubana: grandes desbalances entre menores de 23 años

El Campeonato Mundial de Luchas para menores de 23 años ratificó la clase de este deporte para Cuba. Cuatro atletas consiguieron igual cantidad de medallas distribuidas en dos coronas y dos preseas de bronce.

Autor: Duanys Hernández Torres, especial para Alma Mater
Fotos: Tomadas de varios medios
Fecha: 6 de Noviembre de 2019
El espirituano Reineris Andreu se convirtió en bicampeón mundial para menores de 23 años en los 57 kilogramos del estilo libre en el Campeonato Mundial de Luchas. Foto tomada de United World Wrestling

El Campeonato Mundial de Luchas para menores de 23 años que se celebró en Budapest, Hungría, contó nuevamente con el protagonismo de los deportistas del patio. Esta disciplina se ratifica como un baluarte del Movimiento Deportivo Cubano.

Cuatro atletas tendrían la posibilidad de demostrar la fuerza de la lucha cubana en los colchones europeos. ¿El estilo libre borraría la imagen dejada en el pasado campeonato mundial de mayores? ¿Se mejorarían las dos medallas conseguidas en cada una de las dos ediciones precedentes?

Reineris Andreu, otra vez campeón

El espirituano Reineris Andreu se convirtió en bicampeón mundial para menores de 23 años en los 57 kilogramos del estilo libre, al repetir la corona alcanzada en Polonia 2017. En la cita del año pasado en Bucarest, Rumania, finalizó en séptimo lugar.

Reineris Andreu se convirtió en bicampeón mundial para menores de 23 años en los 57 kilogramos del estilo libre.  Foto tomada de United World Wrestling

Foto tomada de United World Wrestling

Para llegar a la final, el luchador espirituano derrotó en su debut con marcador de 7-3 al azerí Afgan Khashalov, subcampeón europeo de la categoría en la presente campaña.

Después en cuartos de final venció al chino Wanhao Zou (quedaron empatados a cinco, pero ganó por marcarle la última acción), medallista de bronce en el Mundial sub 23 del año anterior.

La semifinal fue ante el campeón ruso de 2019 Ramiz Gamzatov. Andreu usó un derribo, un agarre al brazo, y otro derribo de cuatro puntos para una fácil victoria de 8-2.

En la final no tuvo misericordia ante el medallista de bronce juvenil de 2019, y bronce en el mundial de cadetes 2017, el kazajo Adlan Azkarov, con fácil 10-0 en menos de dos minutos de combate.

Andreu y el iraní Mojtaba Goleij, de los 97 kilogramos, repitieron sus títulos universales de 2017, para convertirse en bicampeones en esta cita. El yayabero está de vuelta en su mejor versión.

Milaymis Marín, la joya de la lucha femenina cubana

Lucha cubana. Milaymis Marín, la joya de la lucha femenina cubana.  Foto tomada de United World Wrestling
Foto tomada de United World Wrestling

La jovencita Milaymis de la Caridad Marín Potrilllé se ratifica como una luchadora con un futuro brillante. La campeona olímpica de la juventud en Buenos Aires 2018 sumó a su palmarés durante 2019 dos títulos mundiales: el juvenil alcanzado en agosto, y el de menores de 23 años hace unos días.

Se esperaba mucho de ella en la cita mundial para mayores de Kazajistán, pero la inexperiencia le pasó factura en la primera pelea. Ya tendrá tiempo de desquitarse a ese nivel.

La capitalina mostró toda su fortaleza en la cita húngara. Venció en octavos de final a la india Naina Naina por superioridad técnica (13-3). En cuartos pegó a la rusa Evgeniia Zakharchenko, después de estar perdiendo 7-8, mientras en semifinales derrotó a la kazaja Zhamila Bakbergenova cuando ganaba 2-0, también por pegada.

Lucha cubana. Milaymis Marín, la joya de la lucha femenina cubana.  Foto tomada de United World Wrestling
Foto tomada de United World Wrestling

En la final comenzó perdiendo 0-2 ante la china Xiaoqian Wang, bronce en los 68 kg en el Mundial de mayores celebrado este año en Nursultán, y además bronce en el mundial para menores de 23 años del año pasado.

La antillana revirtió el marcador en el segundo tiempo para imponerse con un cómodo 6-2. Pero lo más impresionante es que Milaymis fue la única luchadora no asiática que alcanzó un título en esta justa. Todas las demás coronas (nueve en total) se las repartieron luchadoras chinas y japonesas. Sin duda, Milaymis de la Caridad Marín Potrillé es la joya de la lucha femenina cubana.

Daniel Grégorich, otro multimedallista

Lucha cubana.  Daniel Grégorich, otro multimedallista.  Foto tomada de radiococo.icrt.cu/

Foto tomada de radiococo.icrt.cu/

Daniel Gregorich, el único representante de la lucha greco, llegaba con el cartel de la medalla de plata en el mundial de la categoría del año anterior. El gladiador cubano se convirtió en el otro multimedallista de la reducida delegación.

Comenzó su recorrido en este mundial con cómoda victoria de 7-0 ante el kirguizo Melis Atibekov. Después se deshizo del húngaro Bertalan Papp con marcador de 5-0.

Su única derrota sería en semifinales ante el georgiano Gurami Khetsuriani con empate de 2-2, pero el rival fue el último en marcar. En la pelea por la presea de bronce derrotó (5-5 pero le tocó el triunfo por última acción) al ruso Vaag Margarian. Plata y bronce en dos mundiales consecutivos de la categoría. Un buen aval para el cubano.

Bastida con un buen bronce

Yonger Bastida, quedó en bronce en los 92 kilogramos. Foto tomada de radiotrinidad.icrt.cu/

Foto tomada de radiococo.icrt.cu/

El otro librista masculino, Yonger Bastida, quedó en bronce en los 92 kilogramos. En su debut solo pudo empatar a dos ante el polaco Michal Jan Bielawski, pero marcó la última acción para seguir con vida.

Paseó la distancia frente al armenio Sargis Hovsepyan por superioridad de 11-0. Apenas recibió resistencia en cuartos de final del húngaro Bendeguz Toth, a quien desbancó también por superioridad de 13-2. Quedó apartado de la final por el ruso Batyrbek Tcakulov con derrota de 1-6. Por la discusión del bronce se enfrentó al georgiano Demur Megeneishvili, y se colgó la medalla con éxito de 6-2. Buen bronce para el cubano de menos linaje en el cuarteto.

Cuba superó la actuación de los dos mundiales precedentes para menores de 23 años. En Budapest la cosecha fue casi perfecta con solo par de combates perdidos en toda la justa del orbe. Cuatro luchadores y cuatro medallas, incluidas dos coronas. Mejor resultado sería imposible pedir.

¿Será esta una gran clarinada rumbo a Tokio 2020?

 

Le sugerimos...

Béisbol internacional: miradas hacia el futuro

Deje su comentario

*(Campos requeridos)