Martes
30 de Mayo de 2017
Nuestro credo

¿Moda?

Autor: Oday Enríquez Cabrera
Fotos: Tomada de www.radioangulo.cu
Fecha: 2 de Mayo de 2017
¿Cuántos hacen uso de signos y símbolos sin conocer sus significados, solo por considerarlos llamativos, o «porque se usan»?. Foto tomada de www.radioangulo.cu

Según definiciones, un símbolo es la representación de una idea, con rasgos asociados por una convención socialmente aceptada. Su utilización responde a esa necesidad humana de mostrar o sintetizar un pensamiento con una imagen, que deviene icono de acuerdo a su aceptación.

Los símbolos más frecuentes resultan de sectores culturales, religiosos y políticos. De ahí que sea frecuente el empleo de imágenes provenientes de estos en espacios públicos, objetos utilitarios, bisutería, vestimenta...

Su uso como un medio más de comunicación permite que sean empleados para identificar sentimientos, asumir un comportamiento, seguir un ideal, entre otras actitudes personales.

Sin embargo, ¿cuántos hacen uso de signos y símbolos sin conocer sus significados, solo por considerarlos llamativos, o «porque se usan»? ¿Cuántos se marcan la piel con tatuajes de una cruz invertida, la esvástica hitleriana o un pictograma egipcio, sin saber siquiera de dónde provienen esos «dibujos»? ¿Qué certeza tienen de que esas «letras chinas» signifiquen realmente algún concepto de ética, moral, o simplemente el nombre de quien lo posee?

En este sentido la cruz resulta una de las imágenes más utilizadas y reproducidas por el hombre. En la religión existen al menos dos formas de concebirla: para los católicos se acompaña de la imagen de Cristo crucificado, mientras los protestantes la prefieren sin imagen corporal. Sin embargo, muchas personas, ajenas a estas creencias, suelen llevarlas en collares, aretes y pulseras por el mero hecho estético, despojando este símbolo de su concepto original.

Otro tanto sucede con el uso de los símbolos nacionales, esos que representan la historia y los valores de un país, que reafirman un sentido de pertenencia. Si bien es frecuente la presencia de algunas banderas y escudos en los más disímiles objetos de la cotidianidad, muchas personas están en desacuerdo con tales prácticas, por considerarlas ofensivas y degradantes para dichos emblemas. Claro que se lleva con orgullo la bandera propia en un pulóver, pero, ¿es realmente necesario que esta adorne prendas interiores, bolsos o delantales de cocina?

En muchas ocasiones son jóvenes quienes emplean imágenes icónicas, sin conocer a qué aluden, qué significan en contexto. Lo llamativo de una forma, una síntesis formal, o el abigarramiento de elementos, seduce mucho antes de que su significado pueda ser investigado. A veces por moda, por presión de grupo…

Lo importante en cualquier caso es tener al menos una noción de lo que estamos llevando para no ser malinterpretados, o pasar la vergüenza de tener estampado de por vida en nuestro cuerpo la marca publicitaria de algún producto enlatado.

Comentarios

Noel Ascanio Montero (no verificado)
Imagen de Noel Ascanio Montero
10 Mayo 2017 - 9:27am
Ver en la actualidad a jóvenes y no tan jóvenes con símbolos, atributos y marcas extranjeras es tan común que pereciera que se pierde la identidad de aquellos que así actúan. Para muchos eso que ocurre es normal y no significa nada extraño o preocupante, pero más para otros, entre los cuales me cuento, es el resultado de la globalización cultural neoliberal y la pérdida sistemática de los principales valores de la nacionalidad cubana. No se trata de quedarse parados en el tiempo, ni perder las oportunidades de la "modernidad" y el desarrollo, sino de comprender que cuando se imita y se deja de ser original, se empieza a desaparecer como ente social y referente moral; el impero lo sabe bien y apuesta a esta carta con la esperanza de que hayan oídos receptivos entre nosotros. !Cuidado cubanos que Cuba es muy digna para que alguien la agreda con tan pobre erceta y no se haga algo honrado para evitarlo!

Deje su comentario

*(Campos requeridos)