Domingo
07 de Marzo de 2021
Opinión

Ordenamiento Económico: Interpretaciones de economistas

Autor: Damepa
Fotos: Cortesía de los entrevistados
Fecha: 18 de Enero de 2021

Parecen infinitos los temas, subtemas, problemas y preguntas que generan los cambios económicos en la Cuba de hoy.

Lo ratifican las mesas redondas, los intercambios, reportajes, entrevistas en los medios de comunicación, y los comentarios en la calle, en las escuelas, los trabajos, las esquinas, las casas…

La gente quiere saber, quiere entender, quiere despreocuparse. Por eso Alma Mater, junto a una serie de publicaciones sobre los pronunciamientos oficiales, trae a su público la interpretación de algunas voces bien entendidas en el tema.

Impacto en el sector privado:

Ileana Díaz, profesora de la Universidad de La Habana, explica:

«Aumentan los precios de los insumos y los salarios del sector estatal, no se ha mostrado, fundamentalmente, por qué solo deben incrementarse los precios 3 veces en este sector.

«No se ha expuesto con precisión si se modifican o no los impuestos (solo se habló de aceptar el 100% de los gastos y el límite de ingresos hasta donde se exceptúa el pago del impuesto progresivo).

«No hubo ninguna acción de orientación a los trabajadores por cuenta propia como se hizo con la empresa estatal. No se ha realizado ninguna mesa redonda para dicho sector.

«La estrategia económico-social habla de complementariedad de todos los actores, pero el ordenamiento está solo enfocado para el sector empresarial estatal».

¿Hacia dónde sopla el viento?

Leandro de la Torriente Guerra,licenciado en conomía, publicó en su página de Medium:

«La reforma económica en Cuba o como se le denomina eufemísticamente “Actualización del Modelo Económico Cubano”, iniciada a partir del año 2011 durante el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, ha sido un conjunto de ideas e intenciones — más que de acciones prácticas — para cambiar las reglas del juego de una economía en constante declive debido al agotamiento del modelo estalinista de planificación y asignación centralizada de recursos humanos, materiales y financieros existente en el país desde 1959.

«No es hasta 2016, a raíz del VII Congreso, con la aprobación de la Conceptualización del Modelo y la Estrategia de Desarrollo 2030, que comienza a avizorarse una suerte de estrategia que marca el norte a seguir por la proa del barco. Sin embargo, hizo falta un retroceso en las relaciones con los EE.UU., una pandemia que ha cobrado la vida de millones de seres humanos y cuatro años al pairo para impulsar el definitivo izado de las velas y zarpar a un incierto y nuevo rumbo, cargando con las esperanzas de los millones de tripulantes de la mayor de las Antillas.

«La (re)dolarización de un sector de la economía muy ligado al consumo de hogares, la eliminación del CUC con la correspondiente devaluación del CUP en el sector empresarial y la eliminación de muchos de los subsidios y gratuidades producto de estos ajustes conforman un proceso de reordenamiento monetario, imprescindible para intentar reequilibrar macroeconómicamente el país o, lo que es lo mismo, reparar la quilla del barco. Aunque,en realidad, por sí sola no resolverá todos los problemas existentes pues la reparación debe tener un carácter integral, que provoque un cambio estructural en la nave.

«Explicar por qué hacerlo sería redundar en lo abordado en medios oficiales, alternativos y las redes sociales por otros colegas quienes, como yo, reconocen que a pesar de que no se muestra ajena de costos sociales y políticos, la reparación de la quilla es condición necesaria para reparar el resto de la nave y así poder surcar las aguas convulsas e inciertas que nos rodean.

«En un contexto internacional de recesión económica, la caída del comercio, la baja del turismo, la disminución de las remesas y el recrudecimiento de las medidas de aislamiento económico por parte de los EE.UU., las aguas se tornan agitadas. Sumándole a lo interno el incumplimiento con los pagos de las deudas renegociadas con los grandes acreedores, los impagos a proveedores por conceptos de importaciones, las insuficientes exportaciones de bienes y su bajo nivel de valor agregado, los escasos niveles de inversión y su ineficiencia, las barreras legales al comercio internacional, nacional, intersectorial e interramal a los distintos actores económicos internos, las crecientes manifestaciones de corrupción y el mercado negro en apogeo ante la escasez de bienes de consumo; resulta una perfecta tormenta imposible de evadir y eso aumenta la incertidumbre con respecto al impacto de estas últimas medidas.

«Sin embargo, las mayores afectaciones, sin duda alguna, las tendrán aquellos sectores de menores ingresos y aquellos sin acceso a fuentes de ingreso en divisas, lo que traerá como consecuencia un crecimiento de la brecha social. Para los decisores se plantea el reto de timonear en la mar embravecida y, a toda costa, evitar el naufragio de la nave y sus tripulantes, sin discriminaciones de si están a babor, a estribor, en proa o en popa, si veneran al astro rey o las estrellas, somos cubanos todos por igual.

«La forma y dirección en que sopla el viento indica que los próximos cinco años serán muy difíciles y cruciales. La pérdida de confianza del cubano en su moneda nacional de conjunto a la limitación de oferta y el resto de características propias de nuestra economía ejerce una presión inflacionaria que puede agravar aún más la situación, augurando un fatídico trayecto como el de nuestros amigos del Gran Crucero del Orinoco.

«La llegada de Sleepy Joe como nuevo almirante de la flota de supercargueros autopropulsados que navegan enfrente nuestro, con un probable escenario de acercamiento entre ambas naciones, de conjunto a la esperanza de flexibilización de barreras legales existentes a lo interno para liberar las fuerzas productivas, sin importar el forma de propiedad ni la nacionalidad del capital desembolsado, son las constelaciones que en el cielo nublado iluminan a algunos marineros que dormimos en cubierta, con la esperanza de que llegue la mar en calma y sentir el grito del vigía al divisar tierra».

Qué pasará con el empleo

Tamarys L. Bahamonde, economista graduada en la Universidad de La Habana. Actualmente estudiante de doctorado en Urbanismo y Políticas Públicas en la Universidad de Delaware (USA):

«El empleo es una de las áreas que puede verse afectada con los cambios de política económica y social introducidos en Cuba con la Tarea Ordenamiento. La unificación cambiaria, con la consecuente devaluación del peso cubano, va a impactar a las empresas estatales que operaban con tipos de cambio favorecedores, como de 1x1, por ejemplo. En este nuevo contexto, algunas de esas empresas artificialmente eficientes, operarán en pérdidas. No sabemos aún a ciencia cierta cuál será su destino, pero podemos intuir que un grupo cerrará y otras serán fusionadas. Cualquiera sea el escenario, es de esperar que se comprometa el nivel de empleo. El cierre o la fusión de empresas vendrá acompañado de una masa de trabajadores que deberán ser reubicados o declarados desempleados (o disponibles, que en términos de política económica implica lo mismo).

«Si a ello sumamos el incremento de precios programado, más la inflación que pudiera resultar de la devaluación monetaria, y las medidas colaterales que acompañarán este proceso, podemos suponer que los costos de operaciones de muchas pymes de propiedad privada nacional verán un incremento significativo. La norma, en estos casos, casi siempre tiende a ajustar costos vía salarios. Eso significa que una parte de esas pymes podrían reducir el número de empleados para reducir costos. Ambos efectos combinados, en la empresa estatal y en las pymes privadas nacionales, podrán provocar crecimiento del desempleo en Cuba en el horizonte temporal más cercano.

«Ese potencial desempleo engrosará las filas de los ciudadanos cubanos que necesitarán subsidios y protección social, incrementando el peso del gasto público en seguridad social.

«Para evitar tal escenario, se recomendaría una estrategia que, en primer lugar, contemple la posibilidad de que ocurra y se prepare para enfrentarlo. De igual manera requerirá la revisión de la actual legislación sobre el ejercicio del trabajo por cuenta propia y la aprobación de legislaciones complementarias, como las actividades restringidas, tal como se había anunciado ya. De manera similar, el sistema empresarial estatal cubano requerirá un proceso de redimensionamiento y reevaluación que le permita integrarse con más éxito al entramado productivo nacional y a las pymes no estatales. Será necesario fomentar también tipos alternativos de propiedad, como las cooperativas, de forma más eficiente y expedita que como se ha estado llevando a cabo hasta este momento.

«La experiencia dicta que estos impactos casi siempre caen con mayor fuerza sobre los grupos poblacionales más vulnerables. Cuidar a los ancianos, las familias monoparentales encabezadas en su mayoría por mujeres en el país, y las comunidades menos beneficiadas, debe formar parte de esta estrategia para no deteriorar la equidad social, tan frágil en tiempos de crisis».

 

Le sugerimos...

De cada cual lo que nos toca

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)