Sábado
24 de Julio de 2021
Opinión

Ordenamiento Económico: Un acto de justicia

La importancia que tiene resolver el dilema de la pirámide social invertida

Autor: Jorge Sariol
Fotos: Elio Mirand
Fecha: 2 de Febrero de 2021
La importancia que tiene resolver el dilema de la pirámide social invertida.  Foto de Elio Mirand

La importancia que tiene en el ordenamiento monetario resolver el dilema de la pirámide social invertida, pasa por rescatar el valor del trabajo, pero, sobre todo, por la variable salario: en la cúspide de un entramado social cubano, aparecían los que menos aportaban a la sociedad.

La variable salario es tal vez la más importante, no la única, desde luego. Ni siquiera lo es la variable remesa del exterior, por sí sola, sobre todo la venida desde Estados Unidos y mediada por un matiz político,que se empeña en estimular no solo la falta de interés por participar en la vida socioeconómica activa del país, sino además en la propagación de una imagen de Cuba como nación fallida.

Para unos cuantos, ni el trabajo ni el salario eran atractivos, ni la importancia de superación era una meta de la razón, ni la necesidad de aportar era un principio de la decencia. Una juventud desmotivada, desmovilizada, desideologizada, siempre ha sido un propósito de los que han gobernado durante décadas el vecino país del norte.

Sin embargo, si para muchos no lo era, para otros tantos la decencia, el trabajo, la superación y el deseo de aportar a la sociedad, siguió siendo un sentido de la vida, a pesar de los bajos salarios, de las limitaciones financieras, de las incapacidades organizativas y los errores estructurales de la economía cubana, que hemos padecidos y sabemos dónde están.

Siempre habrá de los que buscan ponerse de parte de las soluciones y no de los problemas. Eso ha hecho posible una Cuba que en toda circunstancia ha salido a flote. Y hace que enderezar la pirámide social sea, además de muchas otras cosas, también un acto de justicia.

No se trata de emprenderla contra las remesas; vengan de donde vengan; bien les sean a quienes las reciben, sino por la facultad que otorgó a unos cuantos de asumir que la vida es un carnaval y de hacer creer a otros, que lo sigue siendo y tenerlo como meta. Y, dicho sea de paso, Cuba NO está dentro de las primeras seis naciones latinoamericanas que mayor volumen de dinero reciben por esa vía y los seis primeros no han estado bloqueados ni acosados por la mayor potencia imperial de todos los tiempos, durante más de seis décadas.

La Pirámide Social, como representación de diferentes niveles de una sociedad y del lugar que ocupa cada quien, según los valores predominante de esa sociedad, presupone entre otras cosas, un status de prosperidad a nivel individual, familiar y de grupoy cambia según el país, el sistema político, el desarrollo económico y los patrones sociales, por solo citar tres de los más notorios ámbitos de la vida.

Y en ese aspecto el trabajo es,al decir de algunos teóricos, el principal criterio de distribución, reconocimiento y diferenciación social. Solo que Cuba no está en una burbuja, en total asepsia económica, política y socialmente, y ciertos partos exigen más dolor en el amor y es mucho más complejo de realizarse, cuanto más nos preguntamos lo que es bueno y lo que es justo.

El socialismo es imperfecto. Eso ya se sabe. Si es cierto, como dicen, que «es un proceso de deconstrucción y construcción al unísono de viejas y nuevas formas de relaciones y convivencias humanas», no es de extrañar que teoría y praxis demoren en demostrar convergencia.

El dilema de la pirámide social invertida y el parto difícil que significa ponerla como va, no es cuestión de conjuros o pétalos arrancados con éxtasis pueril.

La actualización de la vida nacional es obra compleja y a veces contradictoria, pero lleva implícito el aserto de que siempre será mejor arriesgarse enla dialéctica, que no hacer nada.

Y por algo se empieza.

 

Le sugerimos...

De cada cual lo que nos toca

Interpretaciones de economistas

Para que nada les falte

Deje su comentario

*(Campos requeridos)