Lunes
23 de Julio de 2018
Cultura

¿Para Elisa?

Autor: Miriam Ancízar Alpízar
Fotos: Tomada de Wikipedia
Fecha: 6 de Abril de 2018
Casi todos conocemos la melodía «Para Elisa», de Ludwig van Beethoven y sus múltiples versiones. Pero… mientras casi todos conocen la melodía de esta partitura para piano en La menor, solo unos pocos se preguntan qué hay detrás de esa dedicatoria personal del gran músico de Bonn. Foto tomada de Wikipedia

Casi todos conocemos la melodía «Para Elisa», de Ludwig van Beethoven y sus múltiples versiones. Desde el hard rock hasta el jazz, pasando por los tonos para teléfonos móviles: «Para Elisa» es la quintaesencia de la popularización de la música clásica.

Pero… mientras casi todos conocen la melodía de esta partitura para piano en La menor, solo unos pocos se preguntan qué hay detrás de esa dedicatoria personal del gran músico de Bonn.

Siempre resultó un misterio. Un musicólogo alemán nos revela quién fue ella en realidad. Klaus Martin Kopitz cree haber descubierto la personalidad secreta de la Elisa de Beethoven. «He estado trabajando durante años en una publicación llamada Beethoven bajo la mirada de sus contemporáneos, la cual incluye en forma de extractos de diarios, cartas, poemas y memorias los reportes de gente que conoció al músico», dice Kopitz.

Elisabeth Röckel nació en 1793 y era la hija menor del cantante Joseph Röckel, quien interpretaba el rol de Florestan en la ópera Fidelio, de Beethoven. Elise (de Elisabeth, en alemán), tenía también inclinación por la música y era una excelente pianista, más tarde también se dedicó al canto y entabló una estrecha amistad con el músico.

En la primavera de 1810, Elisa viajó a Bamberg para actuar en el teatro, y según Kopitz, Beethoven dedicó la obra «A la memoria de Elisa» debido a la separación de ambos en esa oportunidad. A esas alturas ya Elisa y Beethoven se conocían bien. Ella misma documentó la relación en una carta donde relata los pormenores de una velada con Beethoven, junto al famoso guitarrista Mauro Giuliani y al compositor Johann Nepomuk Hummel, quien se convertiría en su marido. «Escribió que Beethoven, fiel a su atrevido carácter renano, no paraba de provocarla, y ella ya no sabía qué actitud tomar», comenta Kopitz…  Algunos días antes de la muerte del compositor, en marzo de 1827, Elisa lo visitó en su casa. Como recuerdo dejó en manos del famoso amigo uno de sus rizos y aceptó como obsequio una pluma fuente del genial músico.

Otros dicen que la pieza «Para Elisa» estaba dedicada a Therese Malfatti, a quien Beethoven propuso matrimonio en 1810. Bueeeeno, como siempre hay quien… «mete la pata» en este caso fue un antiguo alumno llamado Ludwig Nohl quien publicó una versión de la pieza con una dedicatoria a Therese Malfatti. Nohl dijo haber visto el original descubierto en la propiedad de Teresa. Tal manuscrito nunca fue hallado.

Elise era un nombre muy común en aquellos años. La dedicatoria podría haberse referido a una gran cantidad de mujeres. Pero... a lo que íbamos, ¿Cambiaría la música si supiéramos a quién estaba dedicada? ¡Definitivamente no!

Deje su comentario

*(Campos requeridos)