Domingo
22 de Abril de 2018
Deporte

Pelota cubana. Talento joven en prisma de rendimiento

Autor: Harold Iglesias Manresa
Fotos: Tomada de http://www.radiosantacruz.icrt.cu
Fecha: 27 de Marzo de 2018
Pelota cubana. Talento joven en prisma de rendimiento.  Foto tomada de http://www.radiosantacruz.icrt.cu

Es cierto, una ola futbolera de dimensiones insospechadas ha intentado desvariar los intereses de la juventud hacia el béisbol, bien llamado la pasión de Cuba. Confieso que en algunos puntos lo ha conseguido.

Pero la pelota lucha, se aferra a talento que emana de cualquier provincia, como futbolistas se dan en Brasil, y lo que es mejor, continúa siendo, desde mi prisma, aquello por lo que nos identifican, por lo que merece la pena dejarlo todo en el terreno, desde que por vez primera vestimos una camisa de pelotero, a veces con apenas 56 años de edad.

La temporada 2017-2018 en materia de preservar esa cantera descollante fue bastante tranquila. No nos golpeó en demasía el fenómeno de las deserciones, de aquellos que reúnen características por encima de la media de calidad que ofrecen nuestros torneos en las distintas categorías y la Serie Nacional, e intentan probarse en otros escenarios más exigentes y lucrativos.

Este elemento, sumado a un ligero crecimiento en materia de nivel de las competiciones domésticas, se tradujo en un resurgir importante de la cantera. Esa que de seguro será la base de Cuba en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

De hecho, los gurúes del béisbol japonés han dirigido sus miradas hacia los portentos antillanos. Nombres como los de Oscar Luis Colás, Liván Moinello, Raidel Martínez, Leonardo Urgellés… se unen al del experimentado slugger Alfredo Despaigne en el país del Sol Naciente, con la intención de crecer en lo personal en la segunda mejor Liga beisbolera del mundo, y acumular experiencia, profesionalidad y habilidades que luego les abran las puertas de la selección nacional y una vez allí poder demostrar todo ese conocimiento adquirido.

Leonardo Urgelles.  Foto: bohemia.cu
Leonardo Urgelles.  Foto: bohemia.cu

Y no solo el interés proviene de la Liga nipona. Otras del continente asiático, la Can Am, y las del Caribe, igualmente se han mostrado interesadas en la contratación de jugadores de la Mayor de las Antillas, tanto de peloteros hechos, como de portentos en franco ascenso.

Sería muy interesante, luego de caer el telón de la 57 Serie con bastante protagonismo de jugadores jóvenes, de atestiguar el fracaso en el Premundial-sub 23 y de haber sentido ese fervor durante la Serie del Caribe de Jalisco, proyectar de cara a futuros compromisos internacionales relevantes, una selección competitiva, que pudiera plantarle cara a sus homólogas de otras latitudes con pedigrí y materializar un resultado a tono con el prestigio de nuestro béisbol. Falencias aparte, claro está, porque seguimos presentando considerables errores desde las categorías inferiores, tanto técnicos como tácticos y de pensamiento, que luego cuesta más erradicar a medida que se transita por la pirámide beisbolera.

Estar en la mira, he ahí la cuestión

Es inevitable, cuando se habla de pelota, no pensar en un posible roster titular, máxime cuando generacionalmente, la experiencia en Río de Janeiro arrojó  que más del 21 % de los campeones olímpicos eran menores de 23 años.

Montados en esa cuerda me aventuraré a proyectar hacia el futuro un plantel:

El matancero Ariel Martínez sería mi receptor. Lo avalan sus números, posee excelente biotipo y si bien debe pulir cuestiones relacionadas con su mecánica de bateo y discriminación de lanzamientos, es el máscara que mejor se vislumbra para sustituir o salvaguardar a Yosvany Alarcón, Frank Camilo Morejón y compañía.

Oscar Luis Colás y Norel González pujarían por defender el primer cojín, con Yorbert Sánchez en calidad de torpedero. Las restantes posiciones se las disputarían Roberto Acea, Ricardo Ramos, Rangel Ramos, Noel González y Rodoleisi Moreno, además de cualquier otro pelotero descollante que pudiera surgir —no debería despreciarse al ambidiestro villaclareño Juan Carlos López—.

Oscar Luis Colás.  Foto: cubadebate.cu
Oscar Luis Colás.  Foto: cubadebate.cu

Ojo: entre el Sub-23 y la primera ronda de la 57 SN, los hombres mencionados cometieron 85 errores en casi 2 000 lances alrededor del segundo saco y la antesala, cifra bastante elevada.

Víctor Víctor Mesa Jr, Pedro León y el propio Norel o Yoelkis Céspedes se encargarían de patrullar los jardines, mientras mi rotación abridora pasaría por los derechos Yariel Rodríguez, Josimar Cousín y Javier Mirabal, además del zurdo Ulfrido García, con Raidel Martínez y Moinello como taponeros, además de Yosber Zulueta, Alejandro Meneces y otros como relevistas intermedios.

Víctor V. Mesa.  Foto: giron.cu
Víctor V. Mesa.  Foto: giron.cu

 

Raidel Martínez.  Foto: juventudrebelde.cu

Por cierto, urge la necesidad de interiorizar la relevancia de la especialización del pitcheo, fundamentalmente desde la categoría juvenil, para profundizar luego en el escenario que constituye nuestro certamen sub-23.  

Como se dice en el argot popular, por ahí andan los truenos. Si bien la imagen dejada por nuestra armada sub-23 en el Premundial de Panamá no fue ni por asomo grata, culminaron en la quinta posición y sufrieron derrotas frente a Puerto Rico, Venezuela, Panamá, México y República Dominicana, también es real que ese grupo, junto a otros que vienen despuntando en las categorías sub-15 y sub-18, tiene madera para continuar creciendo, establecerse y triunfar.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)