Domingo
20 de Septiembre de 2020
Historia

Pensamiento militar en Martí

Autor: Maylín Betancourt Verdecia
Fotos: Archivo
Fecha: 27 de Enero de 2014
Pensamiento militar en Martí

Cuando se habla de José Martí Pérez pocos asociarían su persona a temas militares, incluso pudieran considerarlo un absurdo, debido a que su pensamiento militar es una de las facetas menos estudiadas, ignoradas y hasta no reconocidas por gran parte de los cubanos.

Aún hoy, se desconoce que alcanzó el grado de Mayor General. Mas, cuando se hace un detallado estudio de su obra, las cuestiones relacionadas con la guerra ocupan un lugar importante. Todo su talento fue dispuesto en la preparación de la Guerra Necesaria.

Al decir de la investigadora Nidia Sarabia: «Reconocer la existencia en Martí de un pensamiento militar puede resultar polémico debido a la costumbre de verlo como dirigente político». Pero su consecuencia lo lleva a descubrir a temprana edad el camino de la lucha como única vía posible para Cuba.

También es cierto que Martí no acumuló experiencia combativa, ni tuvo formación militar en academia alguna, lo cual no significa la inexistencia de un pensamiento militar, sino que su proceso de formación —según el estudioso de la obra martiana Fernando Rodríguez Portela— está marcado por varias particularidades:se produce de forma autodidacta, es desarrollado bajo el influjo de las exigencias de su praxis revolucionaria y sus cautelosas incursiones en este terreno, para no provocar celos y recelos entre los veteranos de la Guerra de los Diez Años, que, amparados  por su experiencia se arrogaban la exclusiva en cuestiones militares.

Las ideas de tipo militar en Martí se hallan dispersas en artículos periodísticos, cuadernos de apuntes, declaraciones en documentos del Partido Revolucionario Cubano (PRC), en el Periódico Patria y en cartas. Pero los primeros escritos estrictamente militares están ligados a su participación directa en la guerra; entre ellos destacan las circulares (Circular a los Jefes, Circular a los hacendados, Circular a los Jefes y Oficiales, etc).

Su pensamiento en esta esfera brotó libre de la influencia del pensamiento militar del siglo XIX, lo cual no significa que no se haya nutrido de fuentes. Se conoce que analizó profundamente las enseñanzas y experiencias de diversas guerras (La Guerra de los Diez Años, la Guerra de Independencia de las Trece Colonias, el proceso independentista latinoamericano (1810-1824), la Guerra de Secesión en los Estados Unidos(1861-65), la Guerra Chiquita, el plan Gómez-Maceo, la resistencia aborigen a la conquista española, las guerras de independencia de Hispanoamérica, la resistencia anamita a la colonización francesa, la guerra de independencia española contra la invasión napoleónica, la guerra franco-prusiana, y tuvo contacto con importantes jefes militares como el Mayor General Máximo Gómez.

Varias veces Martí recurrió a la Guerra de los Diez Años y se encargó de obtener datos acerca de la conducción de esta y su ordenamiento (combates, operaciones tácticas), visible en su cuaderno de apuntes. Contó con el testimonio de sus participantes, entre ellos Máximo Gómez, Calixto García, Serafín Sánchez, Carlos Roloff, Mayía Rodríguez, Enrique Collazo, Flor Crombet, entre otros.

Después de Cuba, los Estados Unidos fue el país en donde vivió más tiempo, su conocimiento era tanto que «Nadie ha escrito con mayor profundidad sobre la historia de los Estados Unidos, sus costumbres, sus aspectos positivos y negativos, como lo hizo José Martí», según expresó Armando Hart Dávalos.

A través de las crónicas sobre Rochambeu, Lafayette y De Grasse demostró verdaderos conocimientos sobre la Guerra de independencia de lasTrece Colonias, donde la personalidad de George Washington le llamó mucho la atención, tanto, que elogió sus méritos militares y el papel desempeñado para garantizar la subordinación de su ejército a la ley.

De la Guerra de Secesión El Apóstol creó análisis y comentarios muy profundos. Testigos de ello son las crónicas y artículos periodísticos, los cuales solo quien tuviera un avanzado pensamiento militar podía hacer, al reflejar estrategias y tácticas empleadas por ambos contendientes. Sí es necesario aclarar que el Maestro nunca se dedicó a escribir tratados militares, era un político consciente de la realidad cubana del siglo XIX.

Concibió la guerra como un procedimiento político, lo cual fue un importante paso de avance en el pensamiento militar cubano; y la necesidad de un partido político como vía oportuna para preparar la guerra era un principio desconocido hasta entonces.

Su expresión concreta fue la acción revolucionaria. Con el envío del Plan de Alzamiento el 8 de diciembrede 1894, Martí se involucra en la primera operación estratégica de la guerra y con la concepción del Plan de La Fernandina, alcanza un destacado lugar en la historia del pensamiento militar; pues estaba muy bien concebido; únicamente latraición pudo hacer que fracasara.

La Circular a los Jefes y Oficiales fue el último documento de carácter militar, redactado por José Martí el 14 de mayo de 1895. Desde entonces, ha sido punto de referencia obligadoa la hora de estudiar el pensamiento militar martiano, tanto así que elCentro de Estudios Militares de las FAR (CEMI), apunta que si los principios martianos de esta circular se hubieran convertido en la doctrina militar del ejército, habrían aumentadolas posibilidades del triunfo.

Según el Teniente Coronel Rodríguez Portela, la circular: «constituye la más elevada demostración acerca de cómo el pensamiento militar martiano floreció y alcanzó su más alto nivel, al calor de la guerra que había convocadoy organizado y a la que se incorporó como un soldado más de la Patria».

Su pensamiento militar alcanza mayor relevancia en el plano estratégico, donde realizó importantes aportes, entre ellos el reconocimiento del pueblo como la fuerza capaz de propiciar la victoria.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)