Domingo
22 de Septiembre de 2019
Nuestro credo

Puede ser un buen comienzo

Autor: Mayra García Cardentey
Fotos: Ilustración de Carralero
Fecha: 6 de Septiembre de 2019
Nuestro Credo.  Puede ser un buen comienzo.  Ilustración de Carralero

«¿Cuánto voy a cobrar?», es la pregunta instantánea que muchos egresados tienen, una vez sabida su ubicación laboral. Y las respuestas no siempre fueron alentadoras, al menos lo suficiente para sentir satisfacción por cinco años de estudios y sacrificios.

Tres años o dos de Servicio Social, con apenas 300 pesos, mal redondeados, como salario básico, era una cifra triste y deprimente. En muchas ocasiones, este periodo venía a ser una prolongación de la Universidad, en cuanto a manutención familiar se trata. Poco o casi nada se podía hacer con ese dinero en Cuba. Peor: poco o casi nada podía hacer un joven, con ansias de crecer y creer, de mejorar y crear.

Por eso las fluctuaciones laborales; por eso la apatía de trabajar en el sector presupuestado; por eso la migración hacia formas de gestión privadas. Por eso, y por tanto más. Que tampoco todo es culpa del salario.

Pero hoy, quizás, el escenario puede ser otro. No solo para las y los recién graduados, sino para quienes apuesten por un estudio de enseñanza superior.

«¿Cuánto voy a cobrar?», hoy es una pregunta diferente, también con diferente respuesta. Por primera vez, en unos cuantos años, el reciente incremento salarial al sector presupuestado incluyó un aumento sustancial para los recién graduados, y una diferencia, ya necesitada, entre quienes ostentan título universitario y quienes no.

¿Cuánto vas a cobrar? En dependencia del área presupuestada donde trabajes durante tu periodo de Servicio Social, el salario rondará sobre los 720 CUP, más del doble de hace dos meses atrás.

Una vez terminado este ciclo, tu sueldo se duplica; si ocupas responsabilidades administrativas y cargos directivos, se triplica; y así hasta dónde decidas trabajar.

¿Cuál es la diferencia entre un graduado universitario y un egresado de nivel medio? La mitad. Desde hacía tiempo, el igualitarismo salarial debía ceder y premiar a quienes invierten años de estudio. Y aunque no es suficiente este incremento salarial, al menos sienta pautas. ¿Qué significa? Para ponerlo en cifras, un graduado de Periodismo, una vez terminado su Servicio

Social, puede ganar entre 1200 y 1400 cup; un trabajador de nivel medio en parecida plaza, solo 720.

¿Es justo? Sí. Cada quien debe recibir por sus capacidades, sus habilidades; en fin, para y por lo que estudió. ¿Un título debe marcar la diferencia? Sí. En todo el mundo es así. Si bien hay que demostrar en la práctica los saberes, una licenciatura o ingeniería debe pesar en la nominilla de fin de mes. Si no, para qué estudiar.

¿Es suficiente? Claro que no. Todavía no es un salario competitivo con el sector privado o con los precios actuales y de vida en Cuba. Todavía es insuficiente para jóvenes, con ansias de crecer y creer, de mejorar y crear.

Pero puede ser un buen comienzo.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)