Miércoles
15 de Julio de 2020
Humor

¿Quién le pone el cascabel al látigo?... El «ripierómetro»

Autor: Liana Cabrera Cruz, estudiante de 5to. año de Estomatología
Fotos: Ilustración de Alej&ro
Fecha: 24 de Junio de 2020
Ilustración de Alej&ro

Desde que se inventó el calendario maya, o quizás en tiempos más lejanos, decenas de profetas han anunciado este fenómeno sobrenatural que ocurre al menos una vez durante la vida universitaria y que genera augurios de guerra, traición y venganza, de generación en generación. Catástrofe que ni Rubiera hubiese predicho con sus equipos de última tecnología. Himno apocalíptico que atrae conflictos entre parejas, amigos, compañeros y familiares.

Yo me había mostrado incrédula a las profecías hasta hoy, en que he podido comprobar que el monstruo existe, y se acerca. Le llaman, burocráticamente, Escalafón de Integralidad para Internos; en cambio es conocido, tomándole la palabra a un queridísimo amigo, el «ripierómetro».

Lamento ser portadora de malas noticias, pero si eres universitario tendrás que prepararte para tan peculiar momento.

Próxima víctima de este proceso, he decidido desarrollar mis dotes, algo infantiles, de Sherlock Holmes y adentrarme en la investigación de este Escalafón en el que los estudiantes asumen tan distintos roles. No obstante, sugiero, para próximas indagaciones, conformar un equipo multidisciplinar, con psicólogos incluidos, para estudiar los orígenes de tan repentinos cambios en la personalidad. Les expongo los resultados de mi exploratoria social.

Tipos de estudiantes que encontrarás durante el proceso de establecimiento del escalafón:

  1. Estadísticos: sin pertenecer a la comisión de Internos, ni poseer habilidades matemáticas, tienen conocimientos de todas las posiciones de cada brigada, comparan unos con otros, conocen el grosor de cada expediente, pueden predecir el podio y son los más propensos a las reclamaciones. Son bases de datos parlantes, nadie dude de sus capacidades. Dicen ser los «justicieros sin capa».
  2. Aprendices de Harry Potter: se han pasado la carrera viviendo del cuento. Pudiesen ser considerados grandes deportistas,pero no precisamente por sus aptitudes atléticas,sino por el cúmulo de eventos «mundiales».En cambio, son magos ejemplares que hacen aparecer de la noche a la mañana un currículo intachable y eventos en los cuales nunca se les vio. ¿Habrán utilizado su capa de invisibilidad?
  3. PIO (parásitos intracelulares obligados): totalmente dependientes, siempre listos a coger mangos bajitos. La novia o el novio, los amiguetes o un trato con el diablo, los han colocado en trabajos de élite. Nadie esperaba su impecable expediente, pero que se le va a hacer.
  4. Fanáticos: abogados frustrados, periodistas amarillistas, amantes del conflicto. Realizan campañas a favor del objeto de obsesión (en la mayoría de los casos, un buen estudiante, el cual no tiene ni idea de lo que sucede). Harán cualquier cosa para que él o ella ocupe el deseado «trono de hierro». Estos personajes son los más abundantes y los más peligrosos.
  5. Apadrinados: no te hagas eldesentendido que tú sabes de quiénes hablo. Pero, en favor de la paz y de mi seguridad, mejor lo dejo a tu imaginación.
  6. Recolectores: son aquellos que —y entre los cuáles me incluyo— son miembros de la comisión y observan el proceso en todo su esplendor.
  7. Espectadores sin voto: dígase de estudiantes de otros años que no se encuentran inmersos en el asunto, pero, a fin de adquirir habilidades de supervivencia, observan la gesta. Sus opiniones crean guerras de pasillos, forman nebulosas y turbulencias, pero son inofensivos.
  8. Reguetoneros: van predicando que no les importa nada, oídos sordos al comentario general, pero,si les hieren el ego se transforman y te improvisan: «a ti lo que te duele… es que tú tienes picazón conmigo».
  9. Apáticos: realmente no les interesa el proceso. Son almas bondadosas,despistadas, capaces de verlo publicado y preguntarse si es el escalafón o solo el listado de algún encuentro comprobatorio.

Hasta aquí solo algunos de los especímenes que pude estudiar. Estoy convencida de la existencia de otros, aún más espectaculares. Si todo esto te provoca agobio prematuro, no te preocupes, ya librarás esta batalla en su debido momento. Quizás valdría pensarse una décima categoría para los que recién pasamos por ese proceso y no sufrimos daños psicológicos; ¿los sobrevivientes?, ¿los inmunes?, no sé, creo que mejor sigo investigando.

 

Le sugerimos...

 

Fa… de Fanmy

Osiel, con O

Deje su comentario

*(Campos requeridos)