Lunes
03 de Agosto de 2020
Deporte

Ricardo Ramos: el futuro desde el campo corto

Autor: Duanys Hernández Torres, especial para Alma Mater
Fotos: Jorge Luis Guibert y Miguel Rubiera Justiz
Fecha: 9 de Diciembre de 2019

Ricardo Ramos es uno de los jóvenes valores de la pelota cubana. El torpedero santiaguero ha mostrado una gran progresión, y con apenas 23 años se erige con un futuro promisorio.

Se ha ganado con su trabajo diario un espacio entre los inamovibles del mánager Eriberto Rosales. El muchacho nacido en Palma Soriano demuestra su calidad en cada salida al diamante y resulta una pieza clave en el accionar de las Avispas. Alma Mater conversó con el espigado atleta sobre su carrera deportiva.

Esta ha sido tu temporada consagratoria. ¿A qué se debe la mejoría?

«Me he preparado muy bien en Santiago de Cuba desde el sub 23. Después vine a la preselección nacional y los entrenadores Rolando Verde y Ángel Ortega me ayudaron mucho a mejorar el swing. Me exigían que le tirara para arriba a la bola y con más fuerza porque anteriormente el swing mío era más de contacto. También he seguido el trabajo con las pesas, diseñado por ellos y ahí están los resultados».

Entonces tu paso por la preselección nacional fue bien importante…

«Siento que me ha aportado mucho. El entrenamiento es parecido, pero con más exigencia y más personalizado. Y en mi caso ha sido fundamental ese trabajo que tuve antes de los Juegos Panamericanos con estos destacados entrenadores que mejoraron mucho mi técnica de bateo. Por eso han salido más conexiones fuertes e incluso más cuadrangulares».

Tuviste la oportunidad de trabajar con Germán Mesa el año pasado en la Serie Especial, y habló en varias entrevistas sobre tu notable mejoría a la defensa.

«Para mí es un gran orgullo que uno de los mejores torpederos en la historia del béisbol cubano tenga esa opinión. Trabajar con él fue una gran oportunidad que traté de aprovechar al máximo».

¿En qué aspectos basas tu trabajo para mejorar a la defensa?

«Mucho ejercicio de habilidades. Movimiento con las piernas. Mucho trabajo con el profesor Eriberto desde la categoría inferior. Y eso viene desde la base y el sub 23. Cuatro años con el trabajo diario en esa categoría han sido fundamentales a la hora de mejorar a la defensa».

Estuviste este año en el equipo Cuba que enfrentó a la selección nacional de Nicaragua. ¿Crees que puedas llegar al equipo grande?

«Espero que eso llegue pronto. Me siento en muy buenas condiciones y sé que va a llegar. Me estoy preparando para eso».

¿Santiago este año?

«Estamos muy motivados. Este año que cuenten con Santiago que saldrá adelante».

Ricardo Ramos recoge su guante y marcha a su puesto en la defensa. El campo corto de Santiago parece un consagrado del béisbol cubano, aunque apenas comienza su historia.

Cuba tiene en el palmero a uno de los mejores jugadores jóvenes del país. Esa es una verdad irrefutable, y Ricardo Ramos sigue patentizándola.

 

Le sugerimos…

UCCFD: Una universidad que aspira a la excelencia

Deje su comentario

*(Campos requeridos)