Miércoles
13 de Diciembre de 2017
Sociedad

Siente lo útil... y participa

Autor: Jorge Sariol
Fotos: Jorge Sariol
Fecha: 11 de Agosto de 2017

La FEU va siguiendo la ruta de sus postulados. Y entre sus tareas prevé ir al intercambio con la gente, como factor de intervención social.

Va a un grupo de adultos mayores, a un área de montaña con escaso desarrollo económico. Su membresía actúa según sus perfiles académicos: como médicos, ingenieros, sociólogos, educadores o como cubanos que sienten su identidad y la viven; como veterinarios in situ, proceden para mantener la zoonosis en niveles adecuados en ­animales afectivos. Como cubanos van a los trances sociales con la alegría propia de la edad, desbordada y dueña del mundo.

Así va la FEU: a zonas urgidas de cambios sociales, para afrontar la violencia intrafamiliar; se implica entre la alegría de los niños de una comunidad en medio de la nada, apartada de las rutas usuales. Se adentra con igual intensidad en la prevención del alcoholismo, en la inserción de los jóvenes en las redes sociales —incluidas las virtuales— y en la participación de los estudiantes en la gestión ambiental.

A todas y más llega, como un modelo eficaz de entre muchos grupos sociales relevantes, no a llevar respuesta, sino a ayudar a encontrarlas en colectivo.

Y en la tarea se ayuda a sí misma a descubrir caminos y mover barreras. A veces los caminos se vuelven escabrosos ante demasiados obstáculos.

Es tanta la praxis acumulada, que se proponen desarrollar encuentros para intercambiar ideas. Y ya en mayo del 2017 celebraban la cuarta edición.

Taller de luces propias

Algo más de doscientos universitarios de todas las provincias del país participaron en el IV Taller Nacional de Tareas de Impacto Social. El escenario del encuentro fue la Universidad de Ciego de Ávila, Máximo Gómez Báez. Dentro de las actividades tuvo prioridad el trabajo en comisiones para debatir espacios complejos de la realidad cubana, ­en los que, de modo sostenido, han ­intervenido los universitarios.

Los puntos de intercambio de experiencias tuvieron que ver con la participación en centros de interés social; dentro de determinados grupos sociales y en comunidades necesitadas de atención especializada.

Del mismo modo se debatió acerca de retos y complejidades en la promoción y prevención de salud o en áreas de actividad económica, sobre todo en aquellas que intervienen en el ­desarrollo social o inciden en el entorno ambiental. Se nuclearon alrededor de ámbitos de ciencia y tecnología, pero descubren que es preciso apropiarse también de saberes ancestrales y de tradiciones.

Como parte del encuentro se realizan visitas a centros de interés económico de la provincia de Ciego de Ávila, como las empresas agroindustriales Cítricos Ceballos y de Cultivos Varios La Cuba. Allí conocen, en el terreno, dos ejemplos de empresariado eficiente y eficaz, en la cadena siembra-cosecha-producción-comercialización. Y surgen demasiadas preguntas.

En La Cuba hacen un minitrabajo productivo, como para no olvidar el axioma que encabeza estas páginas. Aunque es más simbólico que fructuoso, en el extenso papayal donde se adentran, dejan recogidas y listas para la industria muchas cajas con los apetitosos frutos del papayo.

Luego van proyectos de intervención social que atiende la Universidad de Ciencias Médicas avileña en la comunidad La Clementina. Los niños escenifican juegos de roles para promover adecuados hábitos de salud. El trabajo socialmente útil FEU/Ciencias Médicas parece ser, además de pertinente y útil, divertido.

La convención cerró con un encuentro con directivos del turismo, en razón de ser esta —en la extensa cayería Jardines del Rey— una actividad socioeconómica ­trascendental para la provincia, por el impacto que genera de modo diverso, tanto en el ámbito macrosocial como en los pequeños territorios y sus habitantes.

¡Ojo, pinta!

De los debates de esta IV edición del Taller Nacional de Tareas de Impacto Social nace la evidencia de que entender prioridades en la agenda país es urgente. Un plan de acción al que puedan llegar los universitarios cubanos, para gestionar análisis concretos en situaciones concretas.

Igualmente apremia aprender que ser parte de un sistema no significa usar mecanismos o estructuras sin tener claro actitudes, aptitudes, capacidades, energías, voluntades, compromisos y saberes científicos.

Los participantes se van del escenario con la impresión de haber asistido a uno los encuentros más significativos del año para la FEU, pero lo más importante vendrá a partir de ahora, con todas las experiencias procesadas, mejoradas y puestas en buenas praxis.

Siente lo útil… y participa, es el mensaje. Todo el que tenga algo que contar al respecto…  que lo cuente.

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)